Menú
Señales de que estás saturado/a
BIENESTAR EMOCIONAL

Señales de que estás saturado/a

La vida no siempre es fácil, pero cuando te la tomas a la tremenda es probable que te satures demasiado pronto y que tu calidad de vida empeore. Descubre algunas señales de que estás saturado/a.

Mª José Roldán Prieto

Es posible que sientas que la vida a veces es ir demasiada cuesta arriba. Las cosas te cuestan hacerlas y en ocasiones incluso, sientes tanta apatía que no te sale hacer las cosas bien. Ser adulto hoy en día requiere tener muchas responsabilidades. Por ejemplo, en el caso de la mujer signfiica en muchas ocasiones ser madre, mujer, esposa, jefa, empelada, novia, ama de casa, voluntaria, amiga, hija, etc (lo mismo en el caso del hombre). Si además eres un hombre o una mujer con hijos, además tendrás otras responsabilidades también muy importantes (las que más seguramente) que deberás cumplir.

Cuando se tienen tantas responsabilidades en la vida puede que te sientas saturado/aCuando se tienen tantas responsabilidades en la vida puede que te sientas saturado/a

Cuando se tienen tantas responsabilidades en la vida puede que te sientas saturado/a y que a causa de esto, el estrés y la ansiedad llamen a tu puerta. Si te sientes saturado/a de tantas responsabilidades, tareas o cosas que tienes que hacer cada día, entonces es necesario que estés atento a las señales para que de esta manera puedas buscar las mejores soluciones.

Tienes muchas tareas en la agenda

Si tienes una agenda o un calendario lleno de tareas, es probable que te satures con tan solo mirar esos trozos de papel con las responsabilidades marcadas. Quizá utilices un color diferente para marcar cada actividad que debes hacer y que marques asteriscos en aquello que te resulte más importante.

Es posible que cualquier calendario sea un buen momento para apuntar tus tareas. Realmente es bueno hacer esto para marcar tu organización diaria, es más, es mejor apuntarlo que tener todas las tareas en la cabeza sin ningún orden. Pero si tienes demasiadas tareas y no das abasto con todas, entonces lo ideal es que priorices las actividades más importantes y que si no te da tiempo a hacerlas todas, simplemente, que sepas que el mundo, seguirá dando vueltas.

No tienes vida social

Si no tienes tiempo para ti mismo/a ni tampoco para disfrutar con tus amigos o familiares, entonces deberás parar en seco y valorar qué está pasando en tu vida y qué cosas son las que te hacen sentir saturado/a cada día. Si tu vida social consiste en salir con los compañeros del trabajo en la hora del almuerzo o estar tumbado en la cama enviando whatsapps... Entonces deberás priorizar tu tiempo libre para poder encontrar tiempo para ti.

El tiempo libre y de ocio es fundamental para poder disfrutar de ti. Tu salud emocional necesita tener momentos de descanso de responsabilidades y pensar únicamente en disfrutar aunque sea solo un ratito al día.

El tiempo libre y de ocio es fundamental para poder disfrutar de tiEl tiempo libre y de ocio es fundamental para poder disfrutar de ti

Por la noche te duermes rápido o no duermes nada

Es posible que por la noche caigas rendido/a en la cama y te duermas al instante o que no duermas casi nada por tantas preocupaciones mal gestionadas en la cabeza. Pero en cualquiera de los dos casos es probable que al levantarte por la mañana te sientas cansado/a e incluso de mal humor.

Pero parece que tu vida se base en: hacer cosas o dormir. No te permites sentarte a descansar porque hay demasiadas cosas que necesitas tener hechas o que estén atendidas en ese momento y que solas no se pueden hacer. Este pensamiento solo conseguirá que se arruine tu bienestar.

Tu salud comienza a estar resentida

Cuando estás demasiado saturado/a de responsabilidades es más que probable que comiences a sentirse muy cansado/a todo el tiempo. Quizá tengas dolores de cabeza, dolores de espalda e incluso problemas estomacales. Quizá no has tenido tiempo para ir a visitar a tu médico, pero sabes que algo no está bien en tu salud.

Tu salud es riqueza y es fundamental para sentirte mejor. Las cosas que tienes que hacer pueden esperar, pero tu salud, no. Prioriza tu bienestar físico y emocional ya que salud, solo tienes una y debes cuidarla para estar bien.

Artículos recomendados

Comentarios