Menú
Si duermes mal puedes aumentar de peso
DORMIR MAL

Si duermes mal puedes aumentar de peso

Si no tienes una buena calidad de sueño y te faltan horas para dormir, es probable que aumentes de peso.

Mª José Roldán Prieto

La falta de sueño puede afectar a las hormonas de tu apetito y también a las de la saciedad. También puede afectar a las células de la grasa de tu cuerpo. Si eres una persona que quiere perder peso, tendrás que asegurarte que duermes lo suficiente. La mayoría de personas saben que si se quiere perder peso se deben reducir las calorías diarias y hacer más ejercicio para poder quemar más de lo que se come.

Pero lo que las personas no tienen en cuenta es que la cantidad de sueño y la calidad, es muy importante para poder perder peso y para en general, tener una buena salud. El sueño insuficiente promueve el hambre y aumenta el apetito, por lo que puede provocar una ingesta excesiva de alimentos y por lo tanto, un aumento de peso.

La privación del sueño probablemente afecta a todos los procesos del cuerpoLa privación del sueño probablemente afecta a todos los procesos del cuerpo

La privación del sueño

La privación del sueño probablemente afecta a todos los procesos del cuerpo. El cuerpo está preparado para dormir bien y en ningún caso para no poder descansar en condiciones. El ser humano es el único mamífero que hace esto (no descansar lo que realmente necesita). Las personas que tienen privaciones crónicas del sueño tienen sobrepeso. Suele ocurrir sobre todo en estudiantes universitarios, nuevos padres o trabajadores que hacen turnos nocturnos.

Los estudios demuestran que cuando las personas no duermen lo suficiente:

-Aumentan los niveles de la hormona del hambre (ghrelina) y disminuyen los niveles de la hormona de la saciedad (leptina). Esto puede hacer que comas en exceso y que aumentes de peso.

-Consumen alrededor de 300 calorías por día más que cuando se está bien descansados. Normalmente la mayoría de las calorías adicionales provienen de alimentos con un alto contenido en grasas.

-Comen más y se mueven menos.

-Comen más de lo que necesitan para cubrir la falta de energía de permanecer más tiempo despierto, sobre todo por la noche, lo que puede hacer que tengan más hambre a altas horas de la madrugada.

En un estudio, los participantes que no dormían lo suficiente durante 5 días, comían más carbohidratos y engordaban más de 2 kilos. Cuando las personas tienen sueño, toman malas decisiones alimentarias y es probable que coman más de lo que necesitan. En cambio, cuando las personas duermen lo suficiente comen menos carbohidratos y menos grasas en su dieta.

Otra investigación muestra que dormir demasiado también puede tener estragos en las células de grasa, lo que podría generar un aumento de peso y tener diabetes de tipo 2. Es importante que te asegures de dormir lo suficiente, sobre todo si tienes una predisposición genética a aumentar de peso.

La falta de sueño afecta al cuerpo de muchas maneras diferentesLa falta de sueño afecta al cuerpo de muchas maneras diferentes

Cómo afecta la falta de sueño

La falta de sueño afecta al cuerpo de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, activa una pequeña parte del hipotálamo, la región del cerebro que también está involucrada en la regulación del apetito. Además de la grelina y la leptina, hay muchas otras hormonas involucradas en la regulación del apetito que la privación del sueño puede afectar. Parece que también aumentan los endocannabinoides, que se incrementan por la tarde en personas privadas de sueño. Estas hormonas promueven la alimentación por placer, lo que se denomina 'alimentación hedónica'.

Otro descubrimiento reciente muestra que no dormir lo suficiente reduce la capacidad de las células grasas para responder adecuadamente a la hormona insulina, que es crucial para regular el almacenamiento y uso de la energía. Además, la insulina promueve la liberación de leptina, por lo que si tus células grasas son menos sensibles a la insulina, obtendrás menos leptina, lo que se asocia con un aumento en el consumo de alimentos y el aumento de peso. La insulina y la leptina contribuyen de forma independiente a la ingesta o almacenamiento de grasa.

Artículos recomendados

Comentarios