Menú
¿Son nocivas las bebidas energéticas?
BEBIDAS ENERGÉTICAS

¿Son nocivas las bebidas energéticas?

Te contamos todo lo que debes saber sobre este tipo de bebidas y si es cierto todo lo que se dice sobre ellas.

Héctor Félix Lasheras Diez

En 2013, un informe de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria publicaba los datos de consumo de bebidas energéticas en la población de los más de 16 países de la Unión Europea. Las conclusiones plasmaron la realidad que muchos de nosotros ya sospechábamos y es que el aumento del consumo de este tipo de bebida energética, con altos contenidos de cafeína, taurina y con efectos estimulantes se ha disparado entre todas las franjas de edad pero especialmente entre los más jóvenes.

Estas bebidas diseñas en un principio para potenciar los efectos energéticos en deportistas aportando grandes cantidades de cafeína y taurina rápidamente se han trasladado a los jóvenes, hagan o no deporte de élite.

Casi el 88 por ciento de los jóvenes de 10 a 18 años consumen este tipo de bebida energética habitualmente, e incluso, un 12% afirman que consumen más de 7 litros mensuales e incluso un litro de esta bebida en una sólo día.

Otro dato, quizás incluso más alarmante sobre la bebida energética, es que los niños pequeños de 3 a 10 años también consumen estas bebidas, en menor cantidad, sobre unos cuatro litros al mes, pero suponiendo un gran riesgo para su salud debido a su juventud biológica.

Uno de los primeros problemas a los que nos enfrentan con la bebida energética es definir cuáles lo son y cuáles no, es por eso que de modo más o menos oficial, se catalogan a las que contienen sustancias como cafeína, taurina, carbohidratos, vitaminas e incluso a las que añaden plantas medicinales, como puede ser ginseng o guaraná. Estas diferencias tratan de poner una barrera entre lo que son bebida energética y las que son bebidas para deportistas de alta actividad física.

Es preocupante la cantidad de niños y adolescentes que consumen este tipo de bebidas, suponiendo un gran riesgo para su saludEs preocupante la cantidad de niños y adolescentes que consumen este tipo de bebidas, suponiendo un gran riesgo para su salud

Las estimaciones, pues cada compañía varia la formula y las cantidades, estipulan que una lata contiene aproximadamente la cafeína equivalente a cuatro tazas de café.

Como apuntábamos en otro artículo sobre el café, el consumo aceptable para un adulto medio sano ronda los 200 miligramos por día, cantidad que se ve superada por una sola lata de este tipo de bebidas llegando al máximo aceptable. Los expertos señalan que llegados a este punto el problema es la cronicidad, es decir, el consumo puntual de dosis superiores a 400 miligramos no entraña un riesgo para la salud, lo que si lo hace es prolongar en el tiempo este tipo de consumas.

Algunos de los efectos más graves del abuso de la bebida energética es asociarla con alcohol. Problemas como: las taquicardias, palpitaciones, aumento de la presión arterial y falta de coordinación motora, son algunos de los síntomas manifiestos de esta explosiva mezcla.

Otros estudios se centran en los efectos negativos sobre nuestro corazón, la bebida energética con altas dosis de cafeína y taurina, a corto plazo ya muestran impacto sobre esto órgano, manifestándose en forma de arritmias.

Aunque al principio ya apuntamos la diferencia entre bebida energética y tónico para deportista, es cierto que algunos deportistas de elite consumen este tipo de bebidas y los resultados señalan un rendimiento de entre el tres y el siete por ciento de mejoría. Pero esta mejoría se paga sufriendo con más frecuencia episodios de insomnio nerviosismo.

Otro de los resultados que manifestaron estos estudios, es que la bebida energética, aunque aporta cafeína y taurina, así como vitaminas del grupo B, no aporta más energía que cualquier otro tipo de bebidas como los refrescos, lo que provoca es un efecto energizante.

Todo este escenario ha llegado a crear bastante polémica sobre su consumo a raíz de la muerte de algún joven por el exceso de consumo de bebida energética, pero como ya señalamos en muchos casos, son diversos factores los que operan para llegar a casos tan dramáticos, tales como: un abuso excesivo puntual de más de 4 litros en un día, o problemas cardiovasculares previos.

La realidad es que existen muchos mitos en torno a este tipo de bebidas, algunos verdaderos y otros falsos.

Mitos Falsos

Las bebidas energéticas tienen sustancias prohibidas. Nada más lejos de la realidad, si los tuvieran no las venderían, lo que contienen son taurina cafeína, ginseng y vitaminas.

Las bebidas energéticas son malas consumidas todos los días. Las cantidades de cada lata rozan los limites recomendables de cafeína y taurina diarias, en caso de tomar café, té o más bebidas entonces si nos estamos sobrepasando.

Las bebidas energéticas relajan. Este mito quizás es uno de los más disparatados, nada más lejos de la realidad, pueden generar ansiedad o ataques de pánico en caso de consumir en exceso.

Estas bebidas están diseñadas en un principio para deportistas de alto rendimientoEstas bebidas están diseñadas en un principio para deportistas de alto rendimiento

Verdades

No son aptas para niños. Efectivamente como hemos visto hablamos de cantidades recomendadas para un adulto y por eso no deberían de ser consumidas por niños pequeños e incluso mayores con moderación.

Mezclarlas con alcohol es mala idea. Los efectos dependen de la cantidad y el tipo de alcohol pero desde luego su combinación resulta muy dañina para el organismo en general.

Las bebidas energéticas no hidratan. Aunque su base es el agua, el exceso de consumo invita a tener que orinar los compuestos que acabos de tomar, es por eso que no es en ningún caso sustituto del agua y otras bebidas.

Todos estos mitos y polémicas suscitadas han llegado a algunos países a tratar de prohibir su venta o regularizarla, al mismo tiempo que las compañías y multinacionales que fabrican este tipo de bebidas, cientos diferentes a lo largo de todo el mundo, han sacado líneas de consumo más light para tratar de paliar los problemas creados.

Sea como fuere, las bebidas energéticas consumidas con moderación y sensatez no suponen ningún problema, por el contrario combinarlas con más estimulantes, diferentes bebidas o incluso sustancias puede generarnos problemas crónicos. Del mismo modo en caso de padecer algún tipo de enfermedad cardiovascular también debemos de estar atentos al consumo de estas bebidas, al igual que haríamos con cualquier otro tipo. El consumo responsable es la clave, conocer las capacidades de nuestro cuerpo y las cantidades de cafeína y taurina recomendadas para nuestro cuerpo al día, serán las claves para tener un consumo ajustado de este tipo de bebidas. Recuerda leer siempre la etiqueta y tener presente los porcentajes de sustancia por unidad de consumo.

Artículos recomendados

Comentarios