Menú
Suicidio: ¿tema tabú en la sociedad?
SUICIDIO

Suicidio: ¿tema tabú en la sociedad?

En España se suicidan cerca de 4000 personas anualmente, pero no se habla de ello, ¿por qué? ¿Es un tema tabú?

María Isabel Baena González

En España se suicidan de forma anual cerca de 4.000 personas. Haciendo cuentas, y si todo esto funcionara de forma estadística, hablaríamos de más de diez suicidios de forma diaria. Si en lugar de hablar de España abrimos nuestras fronteras y vamos más allá, veríamos que cada cuarenta segundos se produce un suicidio. Los motivos son muy distintos, aunque todos acaban radicando más o menos en lo mismo: la persona que se suicida no ve una alternativa, no ve una solución, y cree que lo mejor es acabar con todo.

La problemática es tal que en España el suicidio se ha convertido en la primera causa de muerte no natural y, sin embargo, no se habla de ello. Ni en prensa escrita, ni en televisión, ni en radio; nadie habla de las cerca de diez personas que se suicidan diariamente, a menos que estas sean famosas (como Chester, el cantante de Linkin Park). ¿Por qué? Según algunos expertos, hablar abiertamente de suicidios acaba provocando un efecto contagio, como si de una pandemia se tratara. Es por eso que, a menos que una persona conocida se haya suicidado, se procura hablar lo menos posible de esto; hace poco, en Córdoba se dieron dos suicidios muy seguidos. Pero en los medios de comunicación se habló de "muertes", sin más. Incluso se llegó a usar el término de "autólisis" para hablar de suicidio. Para el que no lo sepa, autólisis es un sinónimo poco usado de suicidio, que significa también "degradación de las células por sus propias enzimas".

El suicidio se ha convertido en la primera causa de muerte no naturalEl suicidio se ha convertido en la primera causa de muerte no natural

Hablar de suicidio es muy conflictivo, porque se ha repetido en muchas ocasiones que puede provocarse una ola de suicidios si se habla mucho de ellos. No obstante, quizás esto pueda ser considerado un error. Porque hacer de un tema algo tabú lo único que consigue es que no se puede hablar de este. Si una persona se encuentra en una situación conflictiva, si no sabe cómo reaccionar a algo que acaba de suceder, y el suicidio le pasa por la cabeza, no tendrá nadie con quien hablarlo abiertamente. Porque el tema será un tabú.

Eliminar tabúes para salvar vidas

Muchos expertos están abogando ahora mismo por todo lo contrario, por hablar claramente del suicidio, de lo que siente una persona cuando se encuentra en ese estado de depresión. De esta forma, se podría hablar también de todo lo que hay después, de que la depresión se puede superar y todo puede llegar a tener solución en esta vida.

Al hablar abiertamente de algo, la gente comienza a tener más conocimientos y empieza a saber cómo lidiar con un tema en concreto. Es capaz de comprender, por ejemplo, que no es algo que les pase solo a ellos; que ese sentimiento de desesperanza se puede pasar en un momento dado, que no es necesario tomar ninguna medida tan drástica. Porque todo puede ir superándose en la vida, y solo hay que dejar pasar el tiempo.

Estamos hablando de que, anualmente, hay cerca de un millón de suicidiosEstamos hablando de que, anualmente, hay cerca de un millón de suicidios

Estamos hablando de que, anualmente, hay cerca de un millón de suicidios, y la cifra continúa creciendo. La única forma de prevenir esta situación es informar a la población de que esto es algo que puede suceder, que esa desazón no es eterna, y que de la depresión también se sale. Es fundamental que sepan que tienen a donde acudir si necesitan ayuda. Convertir el suicidio en un tabú no hace más que perjudicarnos a todos.

En un estudio llamado "No hablemos de ello", que tuvo lugar en California, se demostró que los especialistas a veces tienen problemas para tratar con personas que pretenden suicidarse. Se entrenó a algunas actrices para que se comportaran como si tuvieran depresión severa, y tan solo en el 27% de los casos los médicos fueron capaces de averiguar si estas pacientes se habían planteado el suicidio. Además, durante las pruebas, se demostró que algunos de los médicos incluso se mostraban incómodos, porque temían que, al hablar del tema, se estimularan estos intentos de suicidio. Quizás deberíamos cambiar esto, deberíamos hacer del suicidio un tema alejado del tabú. De esta forma, puede que los suicidios sí que comenzaran a ralentizarse. Porque suceden diariamente, aunque no hablemos de ellos.

Artículos recomendados

Comentarios