Menú
¿Tengo el Síndrome de Fatiga Crónica?
CANSANCIO

¿Tengo el Síndrome de Fatiga Crónica?

El Síndrome de Fatiga Crónica provoca síntomas de cansancio y agotamiento en el paciente aunque esta tenga hábitos de vida saludable y no realice grandes esfuerzos.

Irmina Merino Vidal

Seguramente muchas veces nos hemos sentido el agotamiento o el sueño durante días, sin ganas ni fuerzas para hacer nada, pero estemos siguiendo una alimentación adecuada y unos hábitos de vida sanos. Aunque en muchos de los casos estos síntomas remitirán en poco tiempo, existen personas a quienes les persisten y se sienten constantemente bajo el agotamiento. A esta enfermedad se la conoce con el nombre del síndrome de fatiga crónica y afecta a muchas más personas de las que nos imaginamos.

Probablemente te hayas sentido tremendamente cansado en los últimos días y te preguntes si puedes estar sufriendo esta enfermedad. En Bekia te contamos qué es el síndrome de la fatiga crónica, cuáles son sus síntomas, sus posibles causas, su diagnóstico, su tratamiento y te daremos algunos consejos para que puedas sobrellevar mejor esta dolencia.

Qué es el síndrome de la fatiga crónica

El síndrome de la fatiga crónica, también conocido como SFC, es una enfermedad crónica que se presenta con grandes síntomas de agotamiento, cansancio y fatiga constante en la persona que la padece. Aunque tenga unos hábitos de vida saludables y no haya realizado grandes esfuerzos durante los últimos días aquel que esté enfermo del síndrome de la fatiga crónica se sentirá constantemente cansado. La única manera de aliviar este cansancio o agotamiento será durmiendo y descansando durante mucho rato, pero el paciente será incapaz de comprender porqué se siente de este modo.

Esta enfermedad puede afectar a cualquier persona, indiferentemente de su edad o sexo, y suele ser crónica, por lo que tendrán que aprender a vivir con ella para el resto de sus vidas.

Síntomas del síndrome de la fatiga crónica

Este cansancio no será solamente físico, sino que también puede ser mental. Las personas que padecen esta enfermedad empezarán a notar que no pueden concentrarse en según que tareas, se sienten deprimidos y sin ganas de hacer nada porque su cuerpo no les responde con toda la energía que necesitan para afrontar el día a día.

Además se sentirán cansados físicamente aunque no hayan realizado ningún ejercicio físico extremo. Pese a sentirse muy cansados, tampoco podrán descansar bien durante las horas de sueño, por lo que cada vez se sentirán más ansiosos y cansados.

Todo esto puede generarle una bajada de defensas en el organismo y hacer que coja enfermedades virales con más facilidad que una persona sana. Por eso, no es de extrañar que aquellos que padecen el síndrome de la fatiga crónica padezcan resfriados, faringitis, eczemas en la piel o alergias más a menudo que personas que no padecen esta enfermedad.

Si crees que estás sufriendo todos o algunos de estos síntomas lo mejor es que acudas al médico lo antes posible con tal de que pueda determinar si realmente estás padeciendo el síndrome de la fatiga crónica y para que pueda recomendarte el mejor tratamiento con tal de mejorar tu situación y tu calidad de vida actual.

Los que padecen esta enfermedad se sienten cansados en extremo aunque apenas hagan esfuerzo físico o mentalLos que padecen esta enfermedad se sienten cansados en extremo aunque apenas hagan esfuerzo físico o mental

Tratamiento para el síndrome de la fatiga crónica

Una vez el médico te haya diagnosticado la enfermedad procederá a recomendarte el mejor tratamiento para cada caso en concreto. Aunque no existe una medicación concreta para curar este síndrome el médico te aconsejará que cambies algunos de tus hábitos de vida con tal de sentirte menos cansado a diario.

El síndrome de la fatiga crónica es una enfermedad crónica que no tiene cura, pero las personas afectadas pueden aprender a vivir con ella. Sabiendo que según que tipo de ejercicio o acciones realicen se sentirán más cansados tanto física como psicológicamente deberán aprender a evitarlo. Del mismo modo, si necesitan más horas de reposo que otras personas no tienen porqué sentirse deprimidos. Cada uno tiene unas necesidades vitales distintas y, poco a poco, el enfermo entenderá que este es el mejor modo de vivir con esta enfermedad.

Finalmente, si la persona afectada con el síndrome de la fatiga crónica tiene dificultades para dormir lo mejor será que acuda a una clínica del sueño o a un psicólogo para que le ayuden a encontrar los mejores remedios y técnicas con tal de mejorar la calidad y la durabilidad de su sueño, sintiéndose así más despiertos y enérgicos por las mañanas, pese a su enfermedad crónica.

Consejos para vivir con el síndrome de la fatiga crónica

Seguramente que si visitas a un psicólogo y sigues una terapia conductual te recomendará algunos de los consejos que vamos a darte a continuación, no solo porque son buenos para mitigar los síntomas de tu enfermedad, sino porque toda persona que quiera sentirse sana y feliz debería seguirlos:

Comer más fruta y verdura y evitar las grasas ayuda a sentirse con más energíaComer más fruta y verdura y evitar las grasas ayuda a sentirse con más energía

-Mejora tu dieta. Es probable que no tengas una dieta equilibrada. A los pocos días de dejar de consumir alimentos altos en grasas y fritos te sentirás mucho más enérgico y ligero. Intenta comer las cantidades que tu cuerpo necesita, comer de más o de menos puede hacerte sentir pesado o extremadamente débil. Además deberás incorporar a tu dieta cinco piezas de frutas o verduras al día y eliminar bebidas gaseosas. El alcohol y el tabaco pueden incrementar esta sensación de cansancio y no te ayudarán en absoluto a combatir el síndrome de la fatiga crónica.

-Cambia tu forma de trabajar. Puede que hasta el momento hayas sido un tipo de persona a quien le guste hacer todo el trabajo duro de una vez para posteriormente poderte centrar en otras tareas. Sin embargo, si has enfermado de fatiga crónica deberás aprender a intercalar las tareas con el descanso. Si fuerzas demasiado tu cuerpo, tanto física como psicológicamente serás incapaz de concentrarte y no podrás rendir tanto como te gustaría. Además de este modo te tomarás la vida de un modo más relajado y, en cuanto hayas aprendido a trabajar bajo esta metodología, te sentirás mucho menos nervioso, más relajado y feliz.

-Por último, queda con tus amigos y realiza actividades que te hagan sentir bien. Quizás ahora no puedas ya realizar muchas horas de deporte, pero si puedes salir a dar un corto paseo mientras descansáis tomando un café o ir al cine. Intercalando de nuevo actividad con descanso podrás vivir con este síndrome y sentirte a gusto contigo mismo y con quienes te rodean.

Artículos recomendados

Comentarios