Menú
Qué es azitromicina y para qué se utiliza
MEDICAMENTOS

Qué es azitromicina y para qué se utiliza

La azitromicina es un antibiótico que se suele usar habitualmente, pero, ¿para qué se utiliza exactamente? ¿Cuáles son sus contraindicaciones?

Sergio Gallego Uvero

La azitromicina es un antibiótico que se suele usar habitualmente con el fin de tratar diferentes infecciones respiratorias, enfermedades de transmisión sexual y otro tipo de infecciones como puede ser la neumonía o la otitis. La azitromicina es un antibiótico bastante popular entre la población debido a su posología ya que es bastante cómoda, en concreto se debe tomar un comprimido al día durante una semana más o menos para tratar dicha infección. Se trata de un antibiótico bastante eficaz y rápido ya que en unos días la infección desaparece por completo. A continuación te hablamos un poco más de la azitromicina y de sus posibles contraindicaciones y efectos secundarios.

Para qué se usa la azitromicina

La azitromicina es un antibiótico que se suele usar para tratar diversas clases de infecciones como pueden ser:

- El dolor de garganta o amigdalitis.

- Problemas en la piel del rostro como es el caso del acné o las espinillas.

- El dolor de oído u otitis.

- Enfermedades de transmisión como es el caso de la gonorrea.

- Problemas digestivos o estomacales como la diarrea.

La azitromicina se puede encontrar en comprimidos de 500 mg o de 1000 mgLa azitromicina se puede encontrar en comprimidos de 500 mg o de 1000 mg

Posología de la azitromicina

La azitromicina se puede encontrar en comprimidos de 500 mg o de 1000 mg, además de poder tomarla en forma de jarabe. Lo normal es que se tomen comprimidos de 500 mg aunque en algunos casos se permite la ingesta de comprimidos de 1000 mg cuando se trata de una infección bastante severa. Se trata de un fármaco que sólo se puede tomar una vez al día ya sea con el estómago vacío o después de haber comido.

Como ocurre con la mayoría de los antibióticos, es importante guardarla en un lugar de la casa que sea seco y lejos del calor para que no se estropee. La posología más común de la azitromicina es de de un comprimido de 500 mg al día durante unos 4 o 5 días como mucho. En el caso de padecer faringitis lo aconsejable es tomar 500 mg durante el primer día y la mitad de un comprimido durante 5 días.

Si la persona padece clamidia o gonorrea la dosis cambia y es que es recomendable el tomar 1000 mg durante el primer día y 500 mg durante los 4 días siguientes.

Cuáles son las contraindicaciones de la azitromicina

La popularidad de la azitromicina se debe entre otras cosas a los inexistentes efectos secundarios que provoca su consumo. Es rara la persona que sufre vómitos, naúseas o diarrea aunque se pueden dar en un tanto por ciento muy bajo. Si el paciente tiene problemas en el hígado como la cirrosis se desaconseja absolutamente su uso ya que podría agravar dicho problema hepático. Lo mismo ocurre con la insuficiencia cardíaca ya que el consumo de dicho antibiótico puede provocar algún que otro problema relacionado con el corazón.

Las embarazadas tampoco pueden tomar dicho antibiótico Las embarazadas tampoco pueden tomar dicho antibiótico

Las embarazadas tampoco pueden tomar dicho antibiótico debido a que puede llegar a provocar diversas malformaciones en el feto y complicar el embarazo. Si la mujer es lactante tampoco es recomendable su consumo ya que puede provocar problemas en el recién nacido a la hora de tomar la leche materna. Como puedes comprobar la azitromicina apenas tiene efectos secundarios y contraindicaciones para la persona que decide tomarla por lo que es un gran punto a favor de este conocido antibiótico.

Debido a su gran eficacia a la hora de tratar diferentes infecciones, la azitromicina es realmente aconsejable si lo que quieres es acabar con dicha infección que puede ser de neumonía a otitis. Si tienes algún tipo d enfermedad infecciosa no dudes en acudir al médico para que te prescriba este antibiótico que te ayude a acabar con tal infección.

Artículos recomendados