Menú
Factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama

CÁNCER DE MAMA

Factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama

Hay una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama, pero presentarlos no supone que vayamos a desarrollara.

Sara Menéndez Espina

Al igual que con otros tipos de enfermedades y, concretamente, de cánceres, hay una serie de factores que hacen a una persona más propensa a padecer cáncer de mama. Esos factores de riesgo no implican que se vaya a desarrollar la enfermedad, son cuestiones de probabilidad, incluso, tal y como informa la Asociación Española Contra el Cáncer, en la mitad de los casos de cáncer de mama no se presentaban factores de riesgo.

Algunos de los factores son modificables, es decir, podemos controlarlos para reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama. La cuestión es intentar minimizar aquellos que podamos para compensar los posibles riesgos inevitables que podamos tener. Aunque existen otros y más concretos riesgos, estos son los principales riesgos que nos interesan conocer.

El sexo

Aunque parezca evidente que el cáncer de mama se da sólo en mujeres, también es una enfermedad que pueda afectar a los hombres, aunque se da con una frecuencia 100 veces menor que en las mujeres.

La edad es un factor de riesgo para el cáncer de mamaLa edad es un factor de riesgo para el cáncer de mama

La edad

El riesgo de padecer cáncer de mama aumenta con la edad, pero a partir de los 75 años disminuye. Más del 75% de los casos se diagnostican en mujeres mayores de 50 años, y el 18% entre los cuarenta y cincuenta años.

Tener antecedentes familiares

No importa que sea en la rama materna o paterna de la familia. Este riesgo aumenta si dos o más miembros de la familia de primer o segundo grado han tenido cáncer de mama, y lo mismo ocurre si ha habido casos masculinos. Sin embargo, más del 85% de los casos ocurren en mujeres que no han tenido antecedentes familiares.

Mutaciones genéticas

Hay una serie de genes que si presentan alguna mutación, es decir, se modifica su estructura natural. Se tratan de mutaciones raras y, por tanto, explican pocos casos de cáncer de mama, es más común haber heredado esa mutación. Los genes que con más frecuencia provocan cáncer de mama por su mutación son los genes BRCA1, BRCA2 y TP53. Estos genes, en su funcionamiento normal, hacen que las células produzcan proteínas que evitan el crecimiento anormal de las células, y si presentan una mutación, el riesgo de cáncer aumenta en un 80%.

La raza

Las mujeres de raza blanca tienen más propensión a padecer cáncer de mama, sin embargo, las de raza negra tienen más riesgo de morir a causa de la misma. Éstas, junto con las asiáticas, son las que menor riesgo presentan de desarrollar la enfermedad.

Haber tenido afecciones benignas en el seno

Las mujeres que hayan tenido alguna enfermedad en el pecho benigna, pero caracterizada por una proliferación o crecimiento atípico de células, ven aumentado ese riesgo. Así mismo, el haber recibido algún tipo de tratamiento de radioterapia también tendrán mayor riesgo.

Menarquía tardía y menopausia temprana

El tener más ciclos menstruales a lo largo de la vida suponen un aumento de la exposición a niveles altos de estrógenos, que aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama. Por ello, las mujeres que han tenido la primera menstruación a edades más tempranas, antes de los 12 años, y la menopausia más tarde de los 55 años, tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad.

La terapia hormonas tras la menopausia

Este tipo de terapia, utilizada para disminuir los síntomas de la menopausia, puede llevarse a cabo sólo con estrógenos o con una combinación de estrógenos y progesterona. La primera solo se utiliza en mujeres cuyo útero haya sido extirpado en el pasado, pues aumentaría el riesgo de padecer cáncer de útero, pero no parece hacerlo con el de mama. Sin embargo, la segunda, la más empleada, sí incrementa las posibilidades de tener cáncer de mama.

El tener más partos y desde más joven reduce el riesgo de cáncer de mamaEl tener más partos y desde más joven reduce el riesgo de cáncer de mama

Factores relacionados con el parto y la lactancia

Las mujeres que no han tenido hijos presentan mayor riesgo de padecer cáncer de mama, y este riesgo va disminuyendo a medida que se tienen más hijos. También ocurre que si el primer parto tiene lugar a una edad más tarde de los 35 años, también aumenta el riesgo, y cuanto más temprano en edad ocurra, menos peligro hay.

Respecto a la lactancia, se ha visto que dar de mamar reduce el riesgo, sin embargo, otros estudios afirman que este riesgo disminuye si el período de lactancia se prolonga durante más de un año. La causa sería que un período de lactancia más amplio supone menos ciclos menstruales.

Obesidad y consumo de alcohol

Este tipo de factores suele determinar muchos de los casos de cáncer de mama, ya que son modificables. Entre ellos se encuentra el sobrepeso y el consumo de alcohol. El alcohol aumenta ligeramente el peligro, pero también es cierto que su consumo habitual aumenta las posibilidades de desarrollar tanto este como otros topos de cáncer.

Respecto a la obesidad, según la American Cancer Society, la relación es compleja, pues hay indicios de que este riesgo aumenta en mujeres que adquieren sobrepeso de adultas, pero no en las que son propensas desde niñas. Además, estaría también relacionado con las células del tejido adiposo (grasa) de ciertas zonas del cuerpo, como las caderas, que son diferentes a las células del tejido adiposo de otras zonas del cuerpo.

Este aumento del riesgo se da de mayor manera tras la menospausia, pues la mayor parte de los estrógenos son formados a partir del tejido adiposo (al no fabricarse en los ovarios), y un exceso de este tejido aumenta la concentración de estrógenos y, por tanto, el riesgo de cáncer de mama.

Artículos recomendados