Menú
17 preguntas para saber si eres una persona estresada

ESTRÉS

17 preguntas para saber si eres una persona estresada

El estrés mantenido en el tiempo es una de las situaciones más dañinas para nuestra salud.

Sara Menéndez Espina Sara Menéndez Espina Doctora en Psicología

En temas de salud es común escuchar una serie de recomendaciones para prevenir enfermedades, evitar que se agraven o ayudar a que remitan: no fumar, no beber, no llevar una vida sedentaria y, muy importante, evitar el estrés. Realmente, el estrés es uno de los factores o situaciones más dañinas para nuestra salud, tanto física como emocionalmente. Como bien sabemos, el estrés es positivo en cierta medida, nos ayuda a estar activos, despiertos, concentrados y saber actuar. Pero si se da de manera muy continuada o muy fuerte, sus efectos son completamente los opuestos.

Respecto a sus consecuencias a nivel físico, estas son debidas en mayor parte al cortisol. Esta es una hormona a la que se le llama "hormona del estrés", porque, como ya decimos, en situaciones de mucha tensión se libera en gran cantidad. Liberar cortisol es beneficioso para nuestro cuerpo y nuestra salud, pero nada es bueno en exceso, y esta no es una excepción: los altos niveles de cortisol son muy perjudiciales a largo plazo.

Los síntomas del estrés, o más bien las señales de alarma de que nos encontramos en una situación continuada de estrés, son más bien las consecuencias del mismo. Estas consecuencias también tienen que ver con la ansiedad, en realidad son dos situaciones que tienden a ser confundidas porque están muy relacionadas, pero hay una diferencia muy importante y sobre la que debemos reflexionar: las situaciones de ansiedad son fácilmente identificables, porque sentimos miedo, nos vemos atrapados, tenemos dificultades para respirar... incluso cuando se trata de ansiedad mantenida en el tiempo, estamos constantemente en un estado de preocupación.

El estrés dificulta la concentración y la organizaciónEl estrés dificulta la concentración y la organización

Sin embargo, el estrés se convierte en parte de nuestra vida. No lo vemos, no lo identificamos, porque nuestra atención está puesta en la situación que precisamente lo provoca, así que no atendemos a nuestro cuerpo. Sabemos que algo no va bien, pero seguimos adelante, aunque sea con más dificultad. Y sin darte cuenta, el estrés es parte de tu personalidad. ¿Cómo saber si nos pasa eso? Pues debes de responder a las siguientes preguntas:

1. ¿Tardas más en conciliar el sueño?

No hay noche que no vengan a acompañarte los fantasmas: el agobio, pensar lo que tienes que hacer, ver las situaciones más negativas de tu vida, el miedo, las ganas de que desaparezca todo lo negativo y, sobre todo, ese pensamiento de "¡A ver cuando me duermo ya!".

2. ¿Aunque hayas dormido del tirón te sientes cansado todo el día?

Da igual que descanses o que no, no puedes con el alma.

3. ¿Se te olvidan la mitad de las cosas que tenías que hacer o que te han pedido?

Y te sientes culpable por tu ineptitud, lo cual aumenta el estrés, la ansiedad y la irritabilidad.

4. ¿Sientes una irrefrenable necesidad de atiborrarte de dulces?

Y claro, después te sientes culpable por haberte empachado tanto, por haberte metido por el alma tanto azúcar, por hacer daño a tus dientes o, simplemente, por dejarte llevar por el impulso. Y ya no decimos cuando fumamos.

5. ¿Te sientes más irritable de lo normal?

Típica situación en la que cada vez que alguien te dirige la palabra le sueltas un grito. Quizá no te des cuenta, pero seguro que te lo han reprochado muchas veces.

6. ¿Te irritan cosas que no te habían molestado hasta ahora?

Esa ventana que no cierra bien, tu vecino sonándose la nariz, el desorden de la estantería, etc.

Los dolores de espalda son comunes en las personas con estrésLos dolores de espalda son comunes en las personas con estrés

7. ¿Te levantas sin ganas de enfrentarte a todas tus obligaciones?

Más aún cuando no has dormido bien. ¿Cómo vas a querer levantarte y tener otro mal día lleno de agobios? Cierto es que una vez que te tomas el café no lo lamentas tanto. Aun así, tiendes a sentirte más triste y abatido de lo habitual.

8. ¿Han disminuido o desaparecido tus relaciones sexuales?

Esto te traerá problemas con tu pareja, que aumenta la culpabilidad y el estrés.

9. ¿Cuando te pones a hacer todo lo que tienes pendiente ni siquiera te acuerdas de qué es lo primero con lo que te deberías poner?

Si el estrés proviene de tu trabajo o los estudios, tendrás toda la mesa llena de post-its, pero ¿alguna vez los has leído?

10. ¿Si te pones enfermo no hay manera de curarte, ni con todos los medicamentos de la farmacia?

Esto es porque el cortisol afecta a tu sistema inmunológico, y provoca que tus defensas bajen muchísimo. También es común que si eres una persona con alergia, los síntomas se te agudizarán y pasarás la peor primavera de tu vida.

11. En caso de que seas mujer y no tomes la píldora... ¿la menstruación viene cuando quiere y si quiere?

La píldora anticonceptiva tiende a regular la menstruación, por eso si la tomas quizá no lo notes. Pero algunos meses tienes retrasos y te asustas, lo cual te estresará más y aumentará el retraso. Pero tranquila, es el estrés (¡si hace semanas que no tienes relaciones sexuales!).

12. ¿Tienes problemas de estómago?

Malas digestiones, dolor, estreñimiento, tendencia a la diarrea... el caso es que hay algo que no funciona bien.

Discusiones, ausencia de deseo sexual, irritación... el estrés afecta a nuestra vida en parejaDiscusiones, ausencia de deseo sexual, irritación... el estrés afecta a nuestra vida en pareja

13. ¿La espalda te está matando?

Se juntan varios factores, pero principalmente se debe a la tensión muscular propia de la respuesta del estrés. Además, seguro que no cuidas tus posturas, no descansas bien, haces esfuerzos nada recomendables...

14. ¿Tienes problemas para concentrarte?

Justo cuando más necesitas concentrarte, recordar bien las cosas y ser productivo. ¡Qué mala suerte! Eso favorece los olvidos y los despistes.

15. ¿Tienes miedo al fracaso a corto o largo plazo?

A no cumplir tus expectativas laborales y/o personales, a no evolucionar, o, simplemente, a no terminar hoy lo que tienes pendiente.

16. ¿Tu pelo tiende a caerse, se muestra seco y sin vida, y tu piel empieza a tener granos, sequedad, etc?

Las hormonas se desequilibran y nuestro cuerpo lo paga, tanto por dentro como por fuera.

17. ¿Tienes que estas justificando constantemente que estás bien, que no trabajas tanto y que por favor te dejen cumplir tus obligaciones en paz?

No necesitas más razones para saber que estás estresado, y además de estar causándote problemas a nivel de salud y emocional, también está afectando a tu vida social.

Si has respondido sí a varias de estas preguntas, es muy probable que estés estresado/s, y cuantos más síes tengas, más estresado/a te encontrarás, quizá sin saberlo. En tal caso, evita que la situación vaya a más antes de que sea demasiado tarde, eliminando la fuente de estrés. En Bekia tenemos un artículo que te puede ayudar a organizar tu vida para que las situaciones más agobiantes no te superen tanto. También puedes consultarlo con tu médico o un psicólogo, ambos te ayudarán a eliminar el estrés de tu vida.

Artículos recomendados