Menú
¿Pueden el aire acondicionado afectar a nuestra salud respiratoria?
AIRE ACONDICIONADO

¿Pueden el aire acondicionado afectar a nuestra salud respiratoria?

Te contamos por qué el uso del aire acondicionado debe ser moderado.

Irmina Merino Vidal

Muchas veces hemos oído que el aire acondicionado puede ser nocivo para nuestra salud respiratoria.

Sin embargo, debemos tener en cuenta muchas cuestiones antes de afirmar dicha idea. En Bekia te contaremos cómo puede afectar el aire acondicionado a nuestra salud respiratoria y por qué. Además, sabremos que no siempre es malo y que, utilizado con prudencia, no debe tener ningún problema con nuestra salud general y, concretamente, la respiratoria.

La leginelosis

La leginelosis es una de las enfermedades e infecciones más peligrosas que se conocen relacionadas con el aire acondicionado. Cierto es que este es un gran invento y que ha hecho nuestra vida más fácil en los países en los cuales hace tanto calor que sería imposible poder trabajar al mediodía en pleno verano o dormir por las noches. Por lo tanto, el invento en sí es un gran avance y le debemos mucho a la tecnología por crearlo, pero es el uso diario y la falta de higiene del mismo lo que puede generar que contraigamos esta peligrosa enfermedad.

Así pues, al no limpiar el aparato en sí ni los conductos por donde pasa el aire, estamos expuestos de manera máxima a las bacterias y la humedad que en ellos se generan. Estas se esparcen por el aire cada vez que encendemos el aire acondicionado y pueden generar una enfermedad infecciosa en nuestro sistema respiratorio, la leginelosis. Esta infección también es conocida como la enfermedad del legionario, cuando se presenta en su forma más grave, generando no solo molestias en la respiración del paciente, sino también fiebres muy altas. Muchas otras enfermedades pueden trasmitirse por el aire condicionado si no se encuentra en higiénicas condiciones, puesto que funciona con agua y ésta al estar sucia y estancada la humedad puede generar multitud de infecciones.

Lo más adecuado es, entonces, hacer un uso moderado del aire acondicionado, pero asegurándonos de que el aparato pasa regularmente los controles de limpieza y de calidad para evitar que se generen bacterias y puedan reproducirse y esparcirse por el aire, haciendo que la gente que está bajo ese mismo techo termine contrayendo una enfermedad leve o una más grave como la leginelosis. Estas dolencias deberán ser vistas por un médico quien recomendará la medicación necesaria para cada caso y te podrá aconsejar el correcto uso del aire acondicionado.

Una mala limpieza del aire acondicionado puede provocar legionelosisUna mala limpieza del aire acondicionado puede provocar legionelosis

La necesidad de usar moderadamente el aire acondicionado

El aire acondicionado es un gran invento, como ya hemos contado, y lo debemos mantener siempre en perfecto estado. Aparte de eso, también deberemos hacer un uso moderado del mismo, es decir, no dejarlo encendido todo el día, ni tenerlo a temperaturas muy bajas, ni mucho menos dejarlo prendido toda la noche.

Si estás en la calle y hace mucho calor y de golpe entras en un espacio cerrado donde el aire acondicionado está muy fuerte, tienes muchas posibilidades de enfermar. Eso es por el cambio brusco de temperatura y porque, seguramente, estarás sudado y esta humedad pasará a estar fría derepente, generando posibles infecciones. Si llegas a casa después de un día muy caluroso lo mejor será que vayas bajando la temperatura del aire acondicionado gradualmente. No hay que abusar del aire acondicionado, porque además no es bueno para el medio ambiente, por lo que debe ser utilizado siempre con mucha medida. En las oficinas suele ocurrir que algunos tienen frío y otros muchos calor, causado principalmente por el tipo de ropa que utilizan: unos van más abrigados (por ejemplo, de traje) y otros más ligeros (por ejemplo, una mujer que lleva un vestido), y entonces los segundos se exponen a un frío innecesario en verano y de ahí que haya muchos resfriados en estos ambientes.

Lo mismo ocurre en los cambios de estación, cada persona siente el frío o el calor de una manera distinta.

Por lo tanto, debería ponerse una normativa en todas las oficinas por la cual no sea posible bajar el aire acondicionado a menos de 20 grados en verano cuando hace mucho calor fuera, puesto que nos estamos exponiendo a un frío innecesario y la gente podrá resfriarse con más facilidad. Aquellos que se pasan el día debajo de la salida del aire acondicionado suelen notar dolor de garganta y una brisa constante que no es nada saludable para su salud.

Así pues, es conveniente tener aire acondicionado en aquellos espacios donde hace mucho calor, pero hay que hacer un uso moderado del mismo. La máquina debe pasar sus controles, mantenerse limpia y siempre en buen estado. La humedad será fuente de infecciones, así que en el caso de que alguien contraiga una enfermedad respiratoria por culpa del mismo, deberemos averiguar cuál ha sido la causa y frenar su uso hasta que esté el problema solucionado si no queremos que más personas contraigan la misma enfermedad.

Artículos recomendados

Comentarios