Menú
¿Qué es la gingivitis?
GINGIVITIS

¿Qué es la gingivitis?

Si notas que tus encías sangran o tienes las encías inflamadas, puedes padecer gingivitis. Te contamos cómo evitarla y reconocer sus síntomas

Sara Poyo Lorenzo

La gingivitis es una enfermedad dental que consiste en la inflamación de las encías, el tejido que se encuentra alrededor de los dientes y los sujeta. Es una de las enfermedades más comunes en el mundo y no nos damos cuenta de que la tenemos hasta que se agrava, que es cuando la encía empieza a sangrar. Las personas que se quejan de que sangran cuando se lavan los dientes es porque tienen inicio de gingivitis.

Hay muchos tipos de gingivitis (leves o graves, agudas o crónicas) pero la más común es la producida por la placa bacteriana que diariamente se acumula en nuestras encías y dientes. La encía que rodea los dientes se inflama pudiendo abarcar solo algunos dientes o expandiéndose a toda la boca. Los síntomas más frecuentes son:

-Sangrado de las encías, tanto con el uso de seda dental como con cepillado suave.

-Encías inflamadas. Si te miras al espejo las verás rojas, algunos con un aspecto casi purpúreo.

-No tienen porque doler aunque si puedes notarlas sensibles si las tocas.

-Aliento desagradable. La sensación de frescor tras el cepillado te dura poco.

¿Por qué se produce?

El causante principal de la gingivitis es la placa bacteriana. Es como un film transparente que se pega en los dientes, muelas y encías. Está básicamente formada por restos de azúcares y bacterias provenientes de las comidas y es una de las principales causantes de las caries. Si esta placa dental no se retira a diario mediante un buen cepillado se facilitará la aparición de sarro. El sarro se forma por las sales minerales que tenemos en nuestra saliva, que todo el mundo tiene. En este sentido la placa bacteriana hará la función de pegamento y atraerá esas sales. El sarro es el conjunto de la placa bacteriana y las sales de nuestra saliva. A su vez, cuanto más sarro acumulemos en los dientes más fácil será en el futuro seguir acumulando más placa porque el sarro formará una superficie pegajosa que dará lugar a una mayor proliferación de las bacterias. La gingivitis se puede prevenir a tiempo controlando la eliminación de la placa. El problema es cuando se descuida la higiene bucal y la gingivitis deriva en periodontitis, comúnmente llamada piorrea. Aquí ya no solo se inflama las encías si no que hay una infección de los huesos y ligamentos que rodean los dientes. Al perder los ligamentos que los sujetan, los dientes empezarán a moverse, flojear y caerse. Es debido a que la placa que se posa en los dientes no se retira y se acumula sarro entre las encías y dientes, se crean pequeñas bolsas de bacterias y pus produciendo infecciones que se extienden a los tejidos.

Es fundamental una buena y frecuente higiene dentalEs fundamental una buena y frecuente higiene dental

La solución: una buena higiene bucal

¿Te has sentido identificado con los síntomas arriba expuestos? Pues no te preocupes porque aun estás a tiempo de evitar que la gingivitis derive a algo peor. La solución la tienes en tus manos: el cepillo de dientes y la seda dental.

Hay personas que se quejan porque al cepillarse los dientes sangran por las encías, que las tienen muy sensibles. Entonces la solución que ellos encuentran es no cepillarse, o muy por encima. También puede que la encía no te sangre al cepillarte pero si al pasarte el hilo dental. Es debido al mismo problema. Si la encía sangra es porque está congestionada, hay placa y residuos entre las piezas y la encía. Hay que liberar a la encía de toda esa placa y hasta que no se haga vas a seguir sangrando. La solución no es dejar de cepillarse los dientes "porque duele", así solo agravas el problema.

Uno de los peores síntomas de la gingivitis (aparte del dolor y el riesgo de sufrir piorrea) es la halitosis que se deriva. La mayoría de las personas que tienen mal aliento es por una mala higiene bucal, que no quiere decir que no se cepillen los dientes, puede que simplemente lo hagan mal o que no utilicen hilo dental, ese gran desconocido.

Entonces, ¿qué hacer si sufres gingivitis?

1- Ve al dentista para que te haga un diagnóstico y te elimine el sarro, acumulaciones y te diga si hay zonas en tu boca en las que es más fácil que se acumulen las bacterias. Por ejemplo, un hueco en la encía debido a una muela extraída.

 Es importante realizarse limpiezas dentales en el dentista para evitar la acumulación de sarro Es importante realizarse limpiezas dentales en el dentista para evitar la acumulación de sarro

2- Un cepillado correcto es la base. Una vez que el dentista te ha hecho una primera limpieza es tu deber mantener la boca limpia y cuidada. La gingivitis solo se cura con una buena higiene diaria. Es importante que el cepillado sea el correcto porque si no, nos estaremos dañando las encías. Tiene que ser de arriba a abajo y empezando desde la encía que es donde realmente está el problema, si no cepillas la encía no estás haciendo nada.

El cepillado tiene que ser suave con un cepillo especial para encías sensibles, lo importante para limpiar bien los dientes es la técnica y no la fuerza que empleas. Cuanto más te sangren las encías más deberías cepillártelas porque es signo de que tienes las encías congestionadas. Si sigues insistiendo, a los dos o tres días dejarán de sangrarte porque poco a poco irás eliminando el exceso de placa.

3- El hilo dental. Con el cepillado no basta porque apenas eliminamos la mitad de la placa que se pega en los dientes. Limpiamos las caras de los dientes pero no los huecos que hay entre diente y diente que es donde generalmente se producen las caries y se acumula más placa. Y lo que es más importante, los huecos entre encía y diente (ahí no llega el cepillo). La gente lo desconoce y pocos acostumbran a utilizar la seda "porque duele". Es lo de siempre, la única forma de descongestionar la encía es pasando el hilo, si duele es porque hay congestión. Igual que con el cepillado. A los dos o tres días de pasar el hilo (aunque sangren al principio) dejarán de hacerlo.

4- ¿El enjuague bucal es suficiente? Los colutorios son un gran complemento para completar la higiene bucal, te dejan frescor en la boca y los anticaries contienen flúor para fortalecer los dientes. Sin embargo, no podemos pretender usarlos como el único método de limpieza, no deben reemplazar nunca al cepillado ni al hilo dental.

Artículos recomendados

Comentarios