Menú
Por qué tienes que reducir la sal en tu dieta
DIETAS

Por qué tienes que reducir la sal en tu dieta

La sal es necesaria para la salud pero pasarse puede afectarte negativamente, por eso, descubre cómo reducirla en tu dieta.

Sara Poyo Lorenzo

¿Sabías que en España el 80% de las personas sobrepasan la cantidad diaria recomendada de sal por la OMS? El español medio consume 9,8 gr de sal al día, el doble de lo recomendado. Esto ha puesto en alerta a las sociedades sanitarias nacionales porque los estudios han demostrado que casi el 45% de los infartos de corazón y la mitad de accidentes cerebrovasculares están vinculados a la hipertensión, y como bien se sabe una de las causas es el consumo de sal.

Es evidente que cuanto menos sal menos muertes por hipertensión. Por eso, lo ideal es que cada uno de nosotros rebaje esos casi 10 gr a 5 gr. No nos será difícil si lo hacemos de forma progresiva, ya que el gusto por la sal es adquirido.

Por otro lado, aunque es bueno que reduzcamos la sal no es aconsejable eliminarla definitivamente porque también tiene un papel importante en el organismo. Nuestro cuerpo también necesita tener unos niveles mínimos de sodio.

El papel del sodio en nuestro cuerpo

Primero hay que aclarar que la sal y el sodio no son lo mismo. La sal de mesa que comúnmente usamos (cloruro sódico NaCl) contiene un 40% de sodio y un 60% de cloro, es decir que si nosotros consumimos 1 gr de sal realmente 0.40 son solo de sodio. ¿Y qué papel tiene en los seres humanos?

El sodio se encarga de regular la presión arterial y el volumen de la sangre, además gracias al sodio nuestros nervios y músculos respondan rápido y correctamente, por eso los deportistas suelen necesitar niveles más altos de este elemento. Una deficiencia de sodio en nuestra dieta también producirá daños cardiovasculares. Y dejando el tema de la tensión arterial de lado, reducir el sodio de forma drástica perjudica otros parámetros de nuestro cuerpo como los niveles de trigliricéridos o la resistencia a la insulina.

 No debemos eliminar totalmente el sal de nuestra dieta No debemos eliminar totalmente el sal de nuestra dieta

Equilibrio entre sodio y potasio

¿Sabes por qué a los seres humanos nos gusta tanto? Porque al principio nuestros antecesores tenían deficiencia de sodio y por eso cada vez que lo tomaban en algún alimento nuestro cerebro nos recompensaba como una forma de supervivencia, por eso ahora nos gusta tanto, el mecanismo evolucionó de una forma parecida al gusto por las grasas y azúcares que tenemos ahora en nuestra dieta.En realidad el problema no es la cantidad de sodio en si, si no el desequilibrio que hay entre el sodio y el potasio, al igual que antes nuestras dietas eran ricas en potasio y bajas en sodio (que no era nada bueno) hoy en día ocurre exactamente lo contrario, son ricas en socio y bajas en potasio. Lo ideal es buscar un equilibrio entre ambos. Por otro lado, las personas hipotensas no deberían reducir el consumo de sal, aunque tampoco usar la hipotensión como excusa para pasarse con su uso.

La solución por tanto no está en reducir el sodio en si, si no en buscar un equilibrio entre nuestros niveles de sodio y potasio. Una dieta baja en sodio puede ser más peligrosa que una dieta normal en sodio (según los niveles de la OMS) en personas que tienen hipertensión. Consumir una adecuada cantidad de potasio y mantener los niveles de sodio mediante las recomendaciones diarias es la mejor alternativa.

7 recomendaciones para reducir la sal sin eliminarla totalmente

Como hemos visto, no debemos eliminar totalmente el sal de nuestra dietaaunque si reduciéndola hasta unas cantidades adecuadas.

1- Huye de los alimentos procesados

Hoy en día la mayor parte de los alimentos que están procesados tienen grandes cantidades de sodio, más del 70% de sodio que consumimos provienen de los alimentos procesados que comemos. Hay que tenerlo en cuenta porque cuando nosotros cocinamos podemos "controlar" la cantidad de sal que echamos, pero no ocurre igual con los alimentos envasados, sabiendo esto sale más a cuenta reducir la cantidad de alimentos procesads que tomamos y no tanto la sal de mesa.

2- Usa sal baja en sodio

La sal baja en sodio contiene la mitad de sodio que la sal de emsa comñun. Por otro lado la sal marina tiene un sabor más potente, por lo que se puede agregar menos sal a la hora de potenciar el sabor.

3- Sazona con especias

Si usamos especias para condimentar los platos estaremos reduciendo el consumo de sodio a la vez que incluimos nuevos sabores en ella, es la mejor y más sana forma manera de potenciar el sabor del alimento sin dañar nuestras arterias.

4- Aprende a añadir el sal en el momento oportuno

-En los cocidos es mejor no echar sal hasta el final.

- En los guisos se puede añadir una pizca al principio para que las fibras de la carne se rompan y puedan mezclarse los jugos, sin embargo, no añadiremos más sal hasta el final.

-En el caso de filetes o piezas pequeñas de carne y pescado es mejor condimentar al final, quedarán más jugosos con menos cantidad de sal.

-Los potajes son platos con una gran intensidad de sabor porque se debe dejar reposar un tiempo, por eso, es mejor no echar sal hasta que se vaya a servir. Lo mismo ocurre con platos que se dejan en la nevera para el día siguiente, el frío potencia el sabor de los alimentos y es mejor rectificar de sal en la mesa.

Hay alimentos de uso diario que contienen bastante sodioHay alimentos de uso diario que contienen bastante sodio

5-Cocina los platos al vapor

Con esta técnica el alimento no entra en contacto con ningún otro por lo que se mantiene el contenido de sodio del propio alimento y no resulta tan soso.

6- Elige la fruta para comer entre horas

No tienen sodio y son mucho más saludable que cualquier alimento procesado. Por otro lado, las frutas secas en láminas tipo aperitivos son una fuente de sodio, huye de ellas y opta siempre por las frutas frescas.

7- Ojo con algunos alimentos

Hay alimentos de uso diario que contienen bastante sodio y que nunca imaginaríamos que tendrían tanto como realmente tienen. Un ejemplo de ellos es el pan, es un alimento de casi obligado consumo pero su contenido en sal es alto en comparación con otros, puedes optar por el pan bajo en sal. Por otro lado, aunque no los comas a diario debes vigilar los embutidos y los quesos, puedes encontrar alternativas bajas en sal en cualquier supermercado.

Artículos recomendados

Comentarios