Menú
DAÑOS EN EL HÍGADO

¿Qué es la cirrosis?

Solemos creer que solo produce cirrosis un consumo excesivo de alcohol prolongado en el tiempo. Te desvelamos otras causas y prevención de esta enfermedad.

Jesús Castaño Pérez

La cirrosis es la enfermedad ocasionada por el daño del hígado continuado en el tiempo, es decir, un paciente con una hepatopatía crónica, acabará teniendo una cirrosis hepática, la cirrosis hepática al fin y al cabo son las cicatrices causadas en el hígado, alterando su estructura y función. Estas cicatrices hacen que el hígado se inflame, comprimiendo la vena porta, que a su vez producirá varices esofágicas con todas sus complicaciones.

En España la cirrosis afecta a 4 de cada 10000 personas, casi la mayoría producida por el alcoholismo.

¿Por qué se produce la cirrosis?

El hígado es el órgano que nos va a limpiar la sangre de las toxinas, va a almacenar el glucógeno, sintetizar proteínas, etc., es un órgano indispensable para la vida humana. Ya que toda la sangre del organismo pasa por el hígado es más frecuente que se dañe.

El consumo elevado de alcohol es un factor muy importante en la aparición de la cirrosis. Esto junto al virus de la hepatitis b y c constituyen el 90% de las causas de la cirrosis hepática; aunque existen más enfermedades que causan cirrosis hepática pero las más importantes son las anteriormente mencionadas.

 La cirrosis se produce por un daño continuado al hígado La cirrosis se produce por un daño continuado al hígado

¿Cuáles son sus síntomas?

La cirrosis hepática es una enfermedad que va evolucionando con el tiempo, por lo tanto los síntomas no se irán notando hasta que la enfermedad avance.

Por tanto no se suele diagnosticar de primeras, tal vez con suerte en algún control rutinario analítico , se observará la función hepática alterada. De tal manera, deberíamos pasar por nuestro centro de salud al menos, una vez al año, en él nos guiaran en el cuidado de nuestra salud, porque cuidarnos no cuesta nada. Lo que cuesta es lo que viene después, el tratamiento de una enfermedad larga y agónica.

Entre sus síntomas destacan:

- Cuando la cirrosis esta avanzada es la ictericia, piel y ojos con una pigmentación amarillenta.

- También lo son las venas del abdomen hinchadas debido al aumento de la presión sobre la vena porta del hígado inflamado.

- Cansancio

- Perdida de apetito.

- Bajada de peso.

- Molestias en la parte anterior del abdomen, debajo de las costillas del lado derecho.

- A la palpación se nota un aumento del tamaño del hígado.

- En la piel suelen aparecer arañas vasculares, son como telas de araña de vasos sanguíneos diminutos.

 Uno de los causantes de la cirrosis más conocido es el consumo excesivo de alcohol de manera continuada Uno de los causantes de la cirrosis más conocido es el consumo excesivo de alcohol de manera continuada

Otro síntoma es las varices esofágicas y sus complicaciones, son muy peligrosas, ya que un sangrado de ellas puede provocar un shock hipovolémico en minutos.

¿Cómo evitarla?

Para evitar la cirrosis hepática, lo fundamental es evitar el alcohol, mantener una dieta equilibrada, evitar drogas, plantas medicinales, productos de herboristería y realizar ejercicio diario al menos de 35 minutos caminando.

Además de estas recomendaciones, como decíamos anteriormente, la cirrosis hepática puede venir causada de una hepatitis b o c, por tanto debemos de tener las precauciones universales de higiene y contacto con los demás, es decir protección en las relaciones sexuales, protección al contacto con fluidos corporales de otras personas etc.

Tratamiento

En primer lugar como ya he repetido varias veces, el mejor tratamiento es dejar el alcohol, mantener una dieta pobre en grasas y sal.

El tratamiento de la cirrosis se basa en aliviar las descompensaciones que produce la cirrosis, tales como el acumulo de hierro, reducción de la inflamación del hígado, etc. Si la cirrosis esta producida por una hepatitis, el tratamiento será dirigido a tratar esos virus. El tratamiento de última elección es el tratamiento quirúrgico, con trasplante de hígado.

Pero como siempre digo el mejor tratamiento es la prevención, junto con el sentido común, estas dos máximas, nos ahorraran muchísimos problemas en el futuro, tu cuerpo es tuyo y solo tenemos uno, no hay mas recipientes para cambiarlo, así que cuidate y cuidales.

Artículos recomendados

Comentarios