Menú
Cómo funciona el Sovaldi, la cura de la hepatitis C

SOVALDI

Cómo funciona el Sovaldi, la cura de la hepatitis C

El Sovaldi o Sofosbuvir es un medicamento antiviral para la hepatitis C que evita que el virus se multiplique.

Héctor Félix Lasheras Diez

La hepatitis C es una enfermedad causada por un virus que se transmite de forma sanguínea. Tiene cura, pero en algunos casos tiende a cronificarse, y puede acabar en cirrosis o cáncer de hígado, con resultado de muerte.

El Sofosbuvir, o Sovaldi en su nombre comercial, es un medicamento novedoso antiviral que previene que las células del virus de la hepatitis C se multipliquen en el cuerpo. Generalmente se combina con otros medicamentos antivirales, ya que no debe ser usado solo. Sofosbuvir es administrado a los pacientes junto con Ribavirin (Copegus, Rebetol, Ribasphere, RibaTab) con o sin peginterferon alfa (Pegasys, PegIntron).

El Sovaldi evita que el virus de la hepatitis C se multipliqueEl Sovaldi evita que el virus de la hepatitis C se multiplique

La forma en que funciona el medicamento es inhibiendo el funcionamiento de una enzima llamada ARN polimerasa en el virus de la hepatitis C. Esta enzima permite que el ADN del virus pueda replicarse y, por tanto, este se multiplique en las células que infecta. El medicamento, como inhibe la acción de esa enzima, hace que el virus no se pueda multiplicar, acortando así los períodos de tratamiento mediante los otros medicamentos de la hepatitis C y favoreciendo, entonces, la erradicación del virus. Por tanto, se trata de un medicamento que ayuda a que el resto de fármacos tengan una mayor eficacia, y no debe utilizarse como tratamiento exclusivo.

El mejor pero no el único

Aunque ya existen otros tratamientos contra la hepatitis C, como puede ser Simeprevir, la ventaja de Sovaldi es que es efectivo en un 90% de los casos, posicionándolo como la mejor opción. Simeprevir es un tratamiento que, desde el 1 de agosto de 2014, los médicos españoles pueden recetar, tras llegar a un acuerdo con la multinacional que lo comercializa. El problema es que no funciona con todos los pacientes y en determinados casos, como en Alemania, en la que ya se lleva aplicando algún tiempo, se han identificado resistencias al medicamento por parte del virus en enfermos de hepatitis C.

Dado que la hepatitis C es una enfermedad grave y mortal, siempre estaremos informados y diagnosticados por nuestro médico, pero existen una serie de contradicciones genéricas a la hora de tomar el Sofosbuvir. Por ejemplo, necesitamos conocer el estado de nuestro hígado y nuestros riñones, también puede generar deformidades e incluso la muerte de bebes nonatos, por lo que en caso de embarazo no está aconsejado su uso. Incluso si la mujer está embarazada y el hombre toma Sovaldi, se desaconseja mantener relaciones sexuales sin protección. También se desconoce si este tratamiento traspasa a la leche materna y si esto puede causar problemas al recién nacido, por lo que tampoco es recomendable tomarlo durante la lactancia.

Referente al consumo del mismo, dado que cada tratamiento esta individualizado y combinado con otros medicamentos, se realiza de forma diferente. No obstante, de forma genérica no se recomienda el consumo de más de 400 miligramos de Sofosbuvir diarios, que corresponde a una pastilla al día.

La comercialización del Sovaldi ha acarreado mucha controversiaLa comercialización del Sovaldi ha acarreado mucha controversia

La polémica en torno al Sovaldi

Dada la novedad del tratamiento, el Sovaldi ha suscitado la polémica estos días en todo el mundo, pero especialmente en España.

La primera polémica ha venido asociada al precio del medicamento. Diversos estudios afirman que el coste de producción máximo se estima en unos 115 euros, pero la farmacéutica Gilead lo vende 180 veces más caro, es decir a unos 20.800 euros. Pharmaset era la empresa poseedora de la patente del Sofosbuvir, conocida también como PSI-7977, su número de patente, pero Gilead Science compró la compañía por 8.800 millones de euros, cuando los estudios estaban a punto de finalizar, por lo que pasaron a ser de su propiedad y dándoles derechos sobre la licencia hasta el 2029 para usar en exclusiva la patente.

Aun así, Gilead permitió a un total de siete plantas producir el fármaco a bajo coste, pero en exclusiva para países en vías de desarrollo. El caso saltó a primera plana cuando se descubrió que una de esas plantas afincadas en la India producía el Sovaldi, 40 veces más barato que los laboratorios europeos, dejando el coste del tratamiento de 12 semanas en unos escasos 700 euros. La razón que argumentaba la compañía para justificar el coste es que solo un tercio de los medicamentos que produce generan beneficios por encima del coste en I+D invertido, y por eso necesitan compensar los gastos de investigación con aquellos medicamentos con mayores índices de éxito, como es el caso del 90% del Sovaldi.

Artículos recomendados