Menú
Cómo las empresas consiguen que te apetezca la comida basura
COMIDA BASURA

Cómo las empresas consiguen que te apetezca la comida basura

La comida basura es una forma rápida y barata de comer, parece atractivo pero en realidad solo te lo hacen creer.

Mª José Roldán Prieto

¿Alguna vez has pensado cómo puede ser que te apetezca siempre consumir comida basura aun a sabiendas de que no es sana para ti? La comida basura siempre tiene una cantidad insana de calorías, no son alimentos nutritivos y además, pueden hacer que te sientas culpable de consumirlos una vez que te los hayas acabado. Todo esto sería más que suficiente para mantener la comida basura lejos de ti, pero parece que siempre vuelve.

En ocasiones incluso, puedes sentir ansia para poder comer este tipo de alimentos, un ansia incluso irracional. Las empresas de comida basura tienen un gran abanico de tácticas para que vayas detrás de ellos pidiendo más aunque sea perjudicial para tu salud. Por eso, es necesario que identifiques y comprendas cuáles son algunos de sus métodos y así, te protejas y no vuelvas a caer en esos atracones tan poco saludables.

Las empresas de comida rápida te muestran una gran variedad de alimentos con una imagen apetecible para que te apetezca comerlosLas empresas de comida rápida te muestran una gran variedad de alimentos con una imagen apetecible para que te apetezca comerlos

Incluyen varios alimentos apetitosos

Las empresas de comida rápida te muestran una gran variedad de alimentos con una imagen apetecible para que te apetezca comerlos. Es probable que consumas más calorías y te alimentes peor si además de tiras de pollo también te ponen patatas fritas con Kétchup para acompañar.

Utilizan un lenguaje bien pensado

Las palabras que utilizan en su publicidad tienen mucho que ver con generarte ansia por comer su comida basura. El 28% de los consumidores son más propensos a comprar comida basura si ponen: 'Premium', 'saludable' o 'aperitivo' en su venta.

Las palabras clave tienen un gran impacto en la forma en la que ves el alimento, y eres capaz de comerlo pensando que no es tanto sin tener en cuenta lo que realmente estás aportando al organismo. Es un comer sin sentido y puede provocar problemas de salud.

Publicidad por todas partes

Un estudio de la UCLA 2013 identificó una correlación entre la publicidad de comida basura y la obesidad. Existen investigaciones anteriores que han encontrado que los anuncios de comida rápida influyen más en personas de bajos ingresos, zonas minoritarias o marginales... Y además, los anuncios y vallas publicitarias crean un impacto interno que hace que se consuma más. Existen estudios que muestra que hay una relación específica entre los anuncios al aire libre (vallas publicitarias con imágenes apetecibles de comida rápida) y la obesidad. Las empresas de comida rápida gastan la segunda mayor cantidad de dinero (después de la televisión) en los anuncios al aire libre.

Es necesario ser conscientes de lo que estamos comiendoEs necesario ser conscientes de lo que estamos comiendo

Olores engañosos

Nada desencadena el apetito tanto como el aroma de unas patatas fritas recién hechas o de bollería en el aire. El sentido del olfato de nuestro cuerpo se intensifica cuando tenemos hambre, y al parecer se trata de una vía de doble sentido. De acuerdo con un estudio publicado en Obesity, una revista de investigación, los estímulos externos como el olor pueden aumentar nuestra producción de grelina, una hormona que controla el hambre.

Las empresas de comida basura se aprovechan de este fenómeno mediante la colocación de sus hornos cerca de la parte delantera de las empresas y calientan sus productos para producir olores que te hagan sentir hambre, aunque realmente no necesites comer en ese momento. Existen panaderías que utilizan esta misma táctica para vender más pan.

Es necesario ser conscientes de lo que estamos comiendo. Comer rápido también hará que a tu cerebro no le dé tiempo de procesar la información y piense que no está lleno, por lo que comerás más rápido, más cantidad de comida innecesaria y estarás perjudicando a tu salud. Es necesario dedicar comer unos 20 minutos para comer despacio con alimentos saludables, así al cerebro le dará tiempo a darse cuenta que has comido suficiente y que no necesitas ingerir más. A partir de ahora que el marketing agresivo de la comida basura no pueda contigo, sé responsable de tu alimentación y no permitas que te convenzan de lo que es perjudicial para ti.

Artículos recomendados

Comentarios