Menú
Hongos en la piscina, cómo evitarlos y tratarlos
HONGOS

Hongos en la piscina, cómo evitarlos y tratarlos

¿Cómo podemos evitar contagiarnos con hongos este verano? ¿Cómo tratar los hongos si ya los hemos cogido?

Gretel Sánchez García

Los hongos son microorganismos, pequeños seres vivos, que pueden permanecer durante meses en un estado vegetativo encerrados en sus esporas y que conviven con nosotros, en nuestro cuerpo. Una vez se dan las circunstancias óptimas se inicia su crecimiento y proliferación. Su hábitat idóneo es un sitio húmedo y umbrío, con una temperatura que oscile entre los 20ºC y los 28ºC. Por eso suelen aparecer tanto en piscinas como en saunas y gimnasios, ya que reúnen estas condiciones, siendo en verano la temporada en la que más infecciones, o sus manifestaciones, se producen.

La infección por hongos, también llamada dermatomicosis o tiña, es una enfermedad contagiosa que afecta a la piel y pelos que es producida varios tipos de hongos y que afecta a casi todas las especies animales y el hombre. Las más frecuentes en esta temporada de piscinas y calor son las infecciones causadas por los dermatofitos, que sólo afectan zonas con queratina como pelo, uñas y superficie de la piel; el "pie de atleta" es la más común de todas, presentando, como otros tipos de hongos, diferentes signos como descamación, maceración, ampollas o vesículas, úlceras o zonas blanquecinas, fisuras, prurito, mal olor o incluso dolor.

Los hongos producen descamación, ampollas o picor, entre otros síntomasLos hongos producen descamación, ampollas o picor, entre otros síntomas

Si no se siguen unas condiciones higiénicas adecuadas, los hongos pueden permanecer o desarrollarse en aguas cloradas a pesar sobrevivir mal en ellas. Seguir unas mínimas normas de higiene es una prevención de desarrollar una dermatomicosis.

Prevención de la infección

Para prevenir una infección por hongos, sigue estos consejos_

- Usa siempre chanclas o zapatillas de goma para aislar el pie de la humedad o agua del suelo, ya que es aquí donde más proliferan los hongos.

- Dúchate antes y después de entrar en la piscina o el gimnasio. Esta acción elimina la mayor parte de microorganismos de nuestra piel.

- Sécate después de bañarte. Con especial esmero en los pliegues de la piel y los espacios que hay entre los dedos.

- El sudor excesivo aumenta la probabilidad de que los hongos se desarrollen. Puedes usar productos especiales que disminuyan la humedad producida por la sudoración, como pueden ser los polvos de talco.

- No intercambies textil o calzado con otras personas (toallas, calcetines, chanclas, playeros). Hay personas que pueden ser portadoras de hongos y no saberlo por no tener síntomas ni signos.

- Usa ropa de fibras naturales, (algodón, lino) ya que son fibras que favorecen la prevención de acumulación de microorganismos.

Tratamiento en caso de infección

Si, a pesar de seguir las pautas de prevención, consideras que tienes una infección por hongos, realiza una consulta con tu médico de cabecera. Prescribirá los antifúngicos precisos o derivará la consulta a un dermatólogo para una identificación y tratamiento concretos en caso necesario. Una vez que se inicie el tratamiento no deberá abandonarse hasta que médico no lo haya recomendado.

Los tratamientos farmacológicos pueden ser tópicos (aplicado sobre la piel), recomendados cuando la infección epidérmica es leve, superficial y sin complicaciones. Se limpiará y secará la zonas afectada antes de la aplicación del tratamiento. La aplicación de crema en los espacios interdigitales se deberá realizar en pequeñas cantidades hasta que el producto se absorba bien. En el resto de localizaciones se deberá aplicar el producto sobrepasando un poco los límites de la zona afectada hasta que se absorba completamente. Es conveniente utilizar polvos como complemento del tratamiento con crema, usados sobre todo para espolvorear el calzado.

Los tratamientos por vía oral se utilizarán en infecciones crónicas, recurrentes o en los casos en los que falle el tratamiento tópico. También se aplica en casos en los que el sistema inmune está debilitado, proporcionando una mayor protección contra una infección micótica invasiva.

Pare prevenir los hongos es imprescindible utilizar un calzado que nos aísle del suelo de la piscinaPare prevenir los hongos es imprescindible utilizar un calzado que nos aísle del suelo de la piscina

Remedios naturales para los hongos

Existen además otros tratamientos naturales que ayudarán a eliminar los hongos de nuestra piel o uñas:

Pasta de bicarbonato

Con 150 gramos de bicarbonato sódico y un poco de agua que se agrega poco a poco se forma una pasta para untar posteriormente sobre la zona afectada y aplicándola durante 10 minutos, tras los que se lavará y secará la zona.

Vinagre de manzana

Se prepara un cuenco para hacer un baño de pies en el que se pondrá una parte de agua y otra de vinagre de manzana, aplicándolo una o dos veces al día, durante al menos 2 semanas. Se secarán los pies completamente después terminar el baño. El vinagre contiene ácido acético el cual ayudará a quemar los hongos que tengamos en pies y uñas a la vez que es lo suficientemente leve como para no dañarlos.

Yogur

Se aplica en la zona en la que existan hongos y se deja actuar media hora, una vez al día. Para potenciar el efecto puede añadirse al yogur unas gotas de zumo de limón. Los fermentos del yogur ejercen propiedades de fungicida. Al finalizar, lavar bien y secar muy bien.

Ajo

Se coloca cuatro o cinco dientes de ajo en un cazo con agua y se hierve, sacándolo del fuego y se deja entibiar. Entonces se sumergen los pies o las manos de las uñas con hongos durante unos 10-15 minutos, repitiendo varias veces a la semana.

Los hongos se contagian fácilmente por lo que se evitarán los baños en las piscinas y se tendrá especial cuidado de no extender la infección en el propio cuerpo, tocando la zona infectada y seguidamente una zona sana.

Si ya se ha tenido dermatomicosis en alguna ocasión se recomienda vigilar la zona afectada, y zonas propicias para su aparición, ya que es posible una reaparición y deberá tratarse nuevamente.

Artículos recomendados

Comentarios