Menú
Intolerancia a la lactosa en niños: Recomendaciones dietéticas
INTOLERANCIAS

Intolerancia a la lactosa en niños: Recomendaciones dietéticas

Al ser la leche una importante fuente de calcio, es importante cuidar su dieta para que no le falte este y otros nutrientes.

Triana Ocete Calvo

La lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra en la leche. La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de digerir este tipo de alimentos, que de manera especial y notable, se encuentra en la leche. Esta intolerancia a la lactosa está provocada cuando el intestino delgado no produce suficiente enzima lactasa, la cual ayuda al cuerpo a digerir los alimentos que tomamos diariamente. En el caso de los niños, especialmente los recién nacidos, crean esta enzima de manera innata por ello que puedan digerir la leche materna con mucha facilidad y sin problemas digestivos.

La OMS (Organización Mundial de la Salud), en un estudio que realizó el pasado 2014 acerca de las intolerancias alimenticias, destacó el alto porcentaje de niños/as menores de 7 años que padecían intolerancia a la lactosa y destacaron como motivo principal, el exceso de leche que ingieren los años previos a empezar a incluir en su dieta diaria comida sólida. Por regla general, los recién nacidos prematuros, tienen el sistema digestivo inmaduro y suelen rechazar la leche y mantener esa intolerancia a la lactosa a lo largo de los años, aunque sin duda alguna y según recomiendan los médicos especialistas, la mejor dieta para un recién nacido es la leche materna.

La intolerancia a la lactosa se produce cuando al cuerpo no produce suficiente lactasa, una enzima que ayuda a la digestiónLa intolerancia a la lactosa se produce cuando al cuerpo no produce suficiente lactasa, una enzima que ayuda a la digestión

Además, existen otras dietas y productos alimenticios que ayudan a que el niño/a no padezca ningún síntoma en cuanto a la intolerancia. Muchos de los productos que consumimos en nuestra dieta diaria, contienen trazas de leche por lo que pueden provocar los síntomas propios de cuando una persona es intolerante a la lactosa por ello es muy importante leer las etiquetas de los productos que vamos a comprar, antes de consurmirlos. En Bekia, os vamos a contar que alimentos son recomendables o sustitutivos a la leche o que contengan lactosa si el niño/a es intolerante.

Productos sustitutivos a la lactosa

La leche es el principal alimento que aporta calcio en la dieta de un niño/a por lo que es importante encontrar alimentos que sustituyan este aporte de calcio tan necesario para el crecimiento de un niño/a.

En la actualidad, son innumerables las alternativas a la leche, especialmente desde que cada vez son más los recién nacidos o niños pequeños que presentan estos síntomas. Una de las principales es dar al bebe cualquier tipo de leche sin lactosa, estará fuera de peligro, pero eso sí, debe fijarse bien en los ingredientes que compone dicha leche pues en algunos casos ponen sin lactosa, pero contienen pequeñas trazas que si la intolerancia no es de grado alto, puede que el cuerpo las digiera sin problema. Para evitar preocupaciones, lo mejor es la leche de soja, arroz, almendras o avena. Contienen el mismo calcio que la leche de habitual, pero no contienen lactosa ni trazas de ella. Además, la leche de soja y avena ayudan al sistema digestivo y son muy recomendables para que los niños puedan ir al baño con mayor facilidad y en mayor medida.

En el caso de la dieta diaria, puede compensar la falta de calcio con algunos productos que contienen un alto volumen de calcio, como por ejemplo, verduras de hoja verde y/o brócoli que pueden utilizar en puré, en el caso de que el bebé sea un recién nacido, y para los niños mayores de 3 años para hacerle este producto más atractivo, incorporárselo en sándwich en la merienda en el caso de la verdura de hoja verde.

Incorporar verduras de hoja verde a los bocadillos es una buena manera de incluir calcio de forma fácil en la dieta de los niñosIncorporar verduras de hoja verde a los bocadillos es una buena manera de incluir calcio de forma fácil en la dieta de los niños

En el caso de tener una intolerancia baja, es decir, no pueden tomar un alto nivel de lactosa, pero si el producto contiene bajos niveles de lactosa no afecta al niño o niña, tenemos diversos productos que puede intentar introducir en la dieta de los pequeños e ir observando cómo afecta en su organismo o si por el contrario, los digiera sin problema. Alguno de estos productos son la mantequilla, los quesos curados, los productos fermentados como el yogurt o los deslactosados que solo contienen un 0,001% de lactosa.

En cualquier caso, para asegurarnos que el porcentaje necesario de calcio para el crecimiento del bebé es el correcto, lo mejor es incorporar en la dieta un complejo vitamínico rico en calcio. Una buena forma de introducirlo es durante el desayuno y/o en la merienda mediante un batido preparado por ejemplo, con chocolate en polvo, azúcar o cualquier otro producto que agrade al sabor del pequeño y que camufle el sabor del complejo vitamínico en el caso de que este, tenga sabor.

En el caso de que detectemos cualquier sintomatología de intolerancia a la lactosa, lo primero que deberíamos hacer es acudir a nuestro médico especialista para que determinar si efectivamente el bebé o el niño pequeño tiene intolerancia o no y qué nivel tienen para poder actuar en consecuencia y que además, el médico ponga una dieta especifica al menos, los primeros años del bebe que es cuando más riesgo asumen ante este tipo de síntomas.

Artículos recomendados

Comentarios