Menú
Los diferentes tipos de cáncer de piel que existen
CÁNCER DE PIEL

Los diferentes tipos de cáncer de piel que existen

Para cualquier tipo de cáncer de piel la mejor prevención es controlar la exposición al sol.

Carolina Avedano

Anteriormente, ya hemos hablado sobre el melanoma. Este tipo de cáncer de piel consiste en la degeneración de las células normales de la piel en células anormales o cancerosas.

El cáncer de piel se divide en melanoma y no melanoma: la diferencia es el no melanoma se genera a partir de células de la piel distintas a los melanocitos (que son las células encargadas de elaborar el pigmento que da color a la piel, el pelo y lo ojos). Sin embargo, ambos tipos de cáncer de piel pueden ocurrir en cualquier parte de la piel, aunque es bastante frecuente encontrarlos en la cabeza, cara, cuello, dorso de las manos brazos y piernas, ya que estas zonas están más expuesta a los dañinos rayos de sol.

La mejor prevención de los diferentes tipos de cáncer de piel es la protección del selLa mejor prevención de los diferentes tipos de cáncer de piel es la protección del sel

Es ampliamente sabido que son las quemaduras solares la causa más frecuente de este tipo de tumores: el daño producido por los rayos del sol se acumula a lo largo de los años.

Cáncer de piel no melanoma

En cuanto a los dos tipos de cáncer de piel no melanoma más comunes, encontramos:

-Carcinoma de células basales (también llamado carcinoma basocelular o basalioma): se produce en la capa más externa de la piel (epidermis).

-Carcinoma escamoso o espinocelular: se produce en las capas más altas de la epidermis (donde están las llamadas células escamosas).

Cáncer de piel de tipo melanoma

Por otra parte, hay cuatro tipos de melanoma muy frecuentes:

-Lentigo maligno-melanoma: se encuentra en el 5-10% de los casos de melanoma. En la mayoría de los casos se da en mayores de 60, en la cara. Tiene un crecimiento lento superficial y tarda mucho en penetrar en profundidad; las metástasis no son frecuentes y se limitan a los ganglios linfáticos cervicales.

-Melanoma de extensión superficial: este melanoma es sin duda, el más frecuente: se da en el 70% de los casos. Aparece sobretodo en personas de entre 40-60 años y su localización habitual: varones en el tronco y mujeres en las piernas. Su crecimiento superficial no es muy rápido, y puede tardar meses o años en penetrar profundamente y diseminarse.

-Melanoma lentiginoso acral: sólo representa el 10% de todos los melanomas y por lo general, lo encontramos en las palmas, plantas, bajo la uña y en los labios. Su crecimiento superficial es corto y rápidamente crece en profundidad. El problema es que no presenta los típicos signos de sangrado, picor o dolor. Este melanoma es mucho más frecuente en personas de etnia negra y asiáticos.

-Melanoma nodular: constituyen el 10-15% de melanomas cutáneos. Se caracteriza porque su color es homogéneo y su tamaño no aumenta demasiado, pero crece en profundidad rápidamente y es difícil realizar una detección precoz. Sin duda, es el tipo más agresivo y más peligroso.

Existen diferentes formas de cáncer de piel de tipo melanoma y de tipo no melanomaExisten diferentes formas de cáncer de piel de tipo melanoma y de tipo no melanoma

Factores de riesgo

Hay personas que tienen más posibilidades de desarrollar melanoma. Si te has quemado muchas veces por la exposición continuada al sol, si tienes múltiples lunares (las personas con 50 o más lunares tienen un factor de riesgo añadido para padecer melanoma, por lo que deben ser evaluadas por un dermatólogo) y si tienes lunares atípicos. Los lunares atípicos tienen que cumplir al menos tres de las siguientes características: tienen bordes irregulares en la superficie y bordes difusos en el límite, son de varios colores, tienen más de 5 mm de diámetro y son rojizos.

Si consideras que cumples varios factores de riesgo para desarrollar cáncer de piel, consulta con tu dermatólogo o médico de cabecera para saber cómo y cada cuanto debes hacerte un chequeo. Mejor prevenir que curar, y este es uno de los cánceres que más fácil podemos prevenir: cuidarnos depende de nosotros y ser consciente de los riesgos del sol es básico para no maltratar nuestro cuerpo.

Artículos recomendados

Comentarios