Menú
8 alimentos que debemos limitar en Navidad

NAVIDAD SANA

8 alimentos que debemos limitar en Navidad

La Navidad es la época propicia para ciertos tipos de alimentos que, aunque se puedan tomar de manera controlada, tendemos a ingerirlos en exceso.

Marta Cabrera Benito

Con la llegada de la Navidad, en cada comida o cada cena que hacemos con nuestra familia o amigos comemos alimentos que durante el resto del año ni tocamos, ya sea porque no sea época de ellos o porque estamos inmersos en una dieta sana que los prohíbe para tener una salud mejor.

El problema no viene cuando comemos un poco de este tipo de alimentos, sino cuando nos excedemos, y luego llegan las lamentaciones pasadas las fiestas debido a los excesos. Tras las fechas navideñas muchas son las personas que se apuntan a un gimnasio para quitarse esos kilos de más, o las que ya lo hacían incrementan el esfuerzo físico para quemar lo ingerido. Para evitar usar un exceso para solucionar otro es recomendable saber qué tipo de alimentos de los que comemos en Navidad en cualquiera comida o cena es necesario reducir o incluso no comer.

Los dulces navideños son muy tentadores, pero no debemos abusarLos dulces navideños son muy tentadores, pero no debemos abusar

Si quieres controlar tu peso debes añadir alimentos saludables al menú navideño, además de evitar aquellos alimentos que tienen bajo valor nutritivo y alto contenido calórico. Aparte de por una razón de salud, hay que tener en cuenta otras circunstancias que pueden darse, como el embarazo, diabetes o cualquier otra situación persona que requiera un control más exhaustivo.

Alimentos que debemos limitar en Navidad

1. Bombones: Estos aperitivos que existen durante todo el año adquieren mayor importancia en Navidad ya que están presentes en cada sobremesa. Su gran peligro reside en que no son alimentos que llenen realmente y por ello pueden llegar a ingerirse más de los necesarios incluyendo una gran cantidad de calorías cada uno por la combinación de azúcar y grasa.

2. Polvorones: Este postre navideño tan típico supone un gran problema si se comen sin control. Cada polvorón está hecho en su mayoría por grasa, sumando ésta un gran porcentaje de su composición. Por ello, probarlos sí, pero atiborrarse no.

3. Mazapanes: Siguiendo con los postres de cualquier comida o cena navideña está este otro tipo. Son un gran peligro ya que poseen una alta densidad calórica y al combinar los nutrientes que el cuerpo más desea, como azúcares y grasas, nos estimularán a seguir comiendo.

4. Mahonesa: Ésta o cualquiera de sus derivadas como la salsa rosa sirven de acompañantes de muchos de los alimentos que usamos como entrantes. La mahonesa tiene vitamina E y grasa buena, aunque por otra parte contiene un alto contenido en colesterol y calorías, por lo que no podemos abusar de este ingrediente que está compuesto en 90% por grasa.

5. Embutido: En cualquier comida o cena de Navidad que se precie, los embutidos están presente dentro de los entrantes o de los aperitivos. Se debe moderar el consumo de aquellos más ricos en grasas como el chorizo, salchichón o la mortadela ya que, además de grasas saturadas y colesterol, contienen alta cantidad de sodio en su composición.

Hay que tener especial cuidado con el alcohol, tan propio de las comidas navideñasHay que tener especial cuidado con el alcohol, tan propio de las comidas navideñas

6. Patés: Estos son otros de los entrantes fijos en cualquier comida navideña, sobre todo por la gran variedad que existe. Hay que tener cuidado con ellos porque tienen un alto contenido en grasas saturadas que incrementa su valor calórico, aunque sí que es cierto que aportan una gran cantidad de proteínas.

7. Queso: Dependiendo de en qué región nos encontremos, el queso tiene un gran peso en su gastronomía y por lo tanto está presenta en las mesas navideñas, ya sea como aperitivo o formando parte de una salsa. Aunque aporta una gran cantidad de calcio al estar hecho con leche, también tiene mucha grasa si no se consume con moderación.

8. Refrescos: Estas bebidas sirven, sobre todo, a los más jóvenes para acompañar la cena. Es un alimento rico en azúcares simples y otras sustancias no nutritivas para el organismo. Por lo tanto, básicamente estamos bebiendo azúcar y calorías únicamente.

9. Bebidas alcohólicas: Este tipo de bebida está presente en todas las celebraciones, ya sea en forma de vino para comer, cava para brindar o las copas para celebrar. El alcohol ya no es que sólo aporte calorías vacías, sino que también incide en nuestro sistema nervioso central, por lo que el abuso de cualquier variante de éste ha de estar controlada en su ingesta.

Artículos recomendados