Menú
10 alternativas al azúcar para no renunciar a una dieta dulce y saludable

SIN AZÚCAR

10 alternativas al azúcar para no renunciar a una dieta dulce y saludable

Te contamos algunas alternativas para sustituir el azúcar de tus alimentos sin renunciar a una dieta sana.

Mercedes Benito Alfonso

La sociedad actual ingiere cada vez más azúcar en su dieta, y este consumo excesivo está relacionado directamente con la obesidad y otras enfermedades que afectan de modo creciente a niños y adultos. Por suerte, existen muchas alternativas naturales al azúcar, que además de ser más saludables son igual de sabrosas y aportan fibra, vitaminas y minerales. Su popularidad ha ido en aumento y cada vez es más fácil encontrar estos productos no sólo en herboristerías o tiendas especializadas, sino también en supermercados. Si tienes interés en reducir o eliminar el azúcar de tu dieta y lograr así un estilo de vida saludable, te contamos algunas alternativas capaces de conseguir este objetivo endulzando tus alimentos de forma sana y natural. Cualquiera de estas opciones es válida tan sólo has de encontrar la que mejor se adapte a tus gustos o necesidades. Endúlzate la vida sin renunciar a tu salud.

1. Stevia

Es quizás uno de los edulcorantes más conocidos, pues su uso está cada vez más extendido, especialmente en Sudamérica, China y Japón, donde sus propiedades son conocidas desde hace años. Es el más natural y el más dulce de los edulcorantes. La Stevia es una planta originaria de América del Sur, crece en la cordillera de Amambay, entre Paraguay y Brasil, y ya era consumida por los indios guaraníes mucho antes de la llegada de los españoles a América. Es trescientas veces más dulce que el azúcar refinado. Su consumo cuenta con incontables propiedades medicinales para la salud del individuo, como es su efecto hipotensor suave o su capacidad vasodilatadora y diurética. Resulta ideal para personas diabéticas, ayuda en la digestión y facilita las funciones de páncreas, bazo e hígado. Sin embargo, presenta un inconveniente, posee un sabor dulce muy particular que en ocasiones no es del agrado de todos los paladares y puede llegar a enmascarar otros sabores.

El jarabe de arce que no es puro contiene altos niveles de azúcarEl jarabe de arce que no es puro contiene altos niveles de azúcar

2. Jarabe de Agave

Un jarabe para sustituir el azúcar es el sirope de Agave. Un edulcorante originario de México, algo más caro que el azúcar. Su elaboración es a partir del Agave, una planta de origen caribeño de la que se extrae el jugo, cuyo resultado es un jarabe altamente endulzante, pero con un sabor discreto. Puede utilizarse para endulzar cualquier tipo de receta, desde repostería hasta un simple café. Se presenta en forma líquida, de consistencia similar a la miel y de color más o menos oscuro. Es especialmente recomendable para las personas que presentan disfunciones del tracto urinario. Está compuesto principalmente por fructosa y glucosa por lo que se recomienda un consumo moderado y que su elaboración sea 100% ecológica, para una mayor garantía de sus propiedades.

3. Jarabe de arce

También conocido como Maple, proviene de la evaporación de la savia de los árboles de arce, unos árboles que crecen sobre todo en Canadá y la parte alta de Estados Unidos. Comparado con el sirope de Agave, su producción es mucho más sencilla y natural, por lo que constituye una mejor alternativa. El jarabe de arce natural puro es costoso por lo que hay que desconfiar de productos económicos, pues éstos contienen altos niveles de azúcar y colorantes artificiales. Se trata de una alternativa saludable para el azúcar refinado que ofrece, además, minerales importantes como el zinc, el magnesio, el calcio y el potasio, proteínas, riboflavina y más de 20 antioxidantes.

4. Melaza

La melaza se obtiene de la extracción de diferentes cereales como el maíz o la cebada y de frutas, bayas o vegetales, mediante un proceso de fermentación. Presenta un alto contenido en hidratos de carbono, vitamina B y minerales como: potasio, calcio, hierro, cobre, ácido fosfórico y magnesio. Gracias a su alto contenido en carbohidratos, se aconseja su uso a deportistas y es un remedio excelente contra los calambres. Posee un sabor similar al regaliz, y un color oscuro. Cuanto más oscura sea la melaza más intenso será su sabor y más nutrientes tendrá. Se puede utilizar como endulzante de tés, licuados, jugos, aguas o postres.

5. Miel

Es un producto que elaboran las abejas a partir del néctar de las flores. Quizás sea el producto más conocido a la hora de sustituir el azúcar en la dieta, y es además el único edulcorante natural sobre el que no se plantean sospechas de riesgos para la salud. Tienen más calorías que el azúcar blanco, pero al tener un sabor más dulce, precisa de cantidades menores para obtener un sabor dulce. Ofrece además muchos beneficios nutricionales, es una fuente natural de vitaminas, antioxidantes, minerales, enzimas, fitonutrientes, carbohidratos y aminoácidos. También presenta propiedades antibacterianas y antimicrobianas. Lo recomendable es usar miel orgánica o natural, de producción local en granjas o campos, y descartar aquellas cuya fabricación es industrial, pues contienen muchos ingredientes adicionales que le restan nutrientes.

6. Polen de abejas

El polen de las abejas sirve para sustituir el azúcar en los alimentos. Es rico en proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales y, al igual que la miel, su consumo puede ayudar a tratar las alergias estacionales o prevenirlas. Perfecto para batidos, zumos o smoothies.

7. Azúcar de coco

Se elabora a partir de los jugos dulces de las flores de la palma de coco, y es muy popular su uso en la cocina asiática. Tiene el doble de hierro, cuatro veces más de magnesio y más de 10 veces cinc que el azúcar moreno, además aporta vitamina C y es rico en enzimas que ayudan a disminuir su absorción en el torrente sanguíneo.

La sal rosa del Himalaya potencia el sabor de los alimentos dulcesLa sal rosa del Himalaya potencia el sabor de los alimentos dulces

8. Dátiles

Los dátiles son una fuente de fibra dietética, además son ricos en antioxidantes, hierro, minerales y taninos. EL azúcar de dátiles se obtiene de dátiles deshidratados y se utiliza como lo harías con el azúcar moreno. No obstante, hay que tener presente que no se disuelve en agua, por lo que su uso está indicado mejor para hornear o espolvorear.

9. Sal rosa del Himalaya

Aunque parezca contradictorio, añadir unos granos de sal rosa del Himalaya a cualquier producto dulce o plato, aumenta su dulzura natural sin necesidad de azúcar. Esta sal no sólo cubre la amargura de determinados alimentos, sino que potencia el dulzor de otros, lo que significa que se necesita menos azúcar para conseguir el sabor deseado. La sal, esencialmente, aumenta la capacidad del cerebro para procesar la sensación de dulce, y por consiguiente hace que los alimentos de por sí dulces, lo sean más.

10. Azúcar integral o moreno

El azúcar integral o moreno es rico en hidratos de carbono y nos aporta vitaminas B1 y B2, y altos contenidos de Vitamina A. Este edulcorante se obtiene evaporando el jugo de la caña por calentamiento o liofilización, y presenta un color característico que indica la presencia de fibras solubles de fácil absorción y digestión. A diferencia del azúcar blanco, el azúcar integral prácticamente no se refina y así logra mantener sus cualidades nutricionales.

A la hora de comprar azúcar integral hay que tener presente que el verdadero azúcar de caña integral no es marrón, sino que tiene un color ligeramente tostado y se apelmaza con facilidad al contacto con la humedad. Esto es importante, si queremos que el azúcar presente todas sus propiedades naturales, y sea beneficioso para nuestra salud.

Artículos recomendados