Menú
Cáncer de pulmón: síntomas y diagnóstico
CÁNCER DE PULMÓN

Cáncer de pulmón: síntomas y diagnóstico

El riesgo de muerte con el cáncer de pulmón es cada vez menor, pero debe detectarse a tiempo.

Triana Ocete Calvo

El cáncer de pulmón es una enfermedad que se produce al tener un exceso de células malignas en este órgano vital. En algunas ocasiones, también se deriva a partir de otras partes del cuerpo cuando la enfermedad se encuentra en una fase avanzada y ha contagiado al resto de órganos (metástasis) hasta afectar al pulmón, aunque el cáncer no sea directamente éste.

El cáncer de pulmón es uno de los más frecuentes en la actualidad, según afirma la OMS (Organización Mundial de la Salud), tanto en hombres como en mujeres. Se desarrolla en la mayoría de los casos a partir de los 50 años de edad y es el cáncer con más riesgo de muerte.

Síntomas del cáncer

Los síntomas que denotan la posibilidad de padecer cáncer de pulmón son muy similares a los síntomas de otras enfermedades más habituales y menos peligrosas como bronquitis crónica, gripe, problemas respiratorios, tos aguda... La única diferencia es que estos síntomas persisten en el tiempo y se van agudizando conforme la enfermedad va creciendo. En cambio, los síntomas de enfermedades similares al cáncer, no duran en exceso, se curan en su totalidad o aparecen de manera intermitente y no de manera persistente.

Cada vez hay menor riesgo de morir de cáncer de pulmón si se detecta a tiempoCada vez hay menor riesgo de morir de cáncer de pulmón si se detecta a tiempo

Los síntomas más comunes a la hora de padecer este tipo de cáncer suelen ser muy generales, pero por regla general de derivan a partir de:

- Tos o dolor torácico: La tos es un síntoma claro que refleja el malestar de nuestra garganta, pulmones o tórax. En la mayoría de los casos es el síntoma más leve y que menos refleja la posibilidad de cáncer, pero es una señal muy evidente de que algo está pasando en nuestro organismo. La llamada "tos perruna", tipo ladrido de perro, agresiva y dolorosa es la que mejor refleja la posibilidad de cáncer.

- Silbido respiratorio: Cuando respiramos, tosemos o dormimos y se escucha una especia de silbido involuntario denota que en nuestros pulmones hay un exceso de aire contaminado o que el proceso respiratorio está fallando.

- Esputos con sangre: Escupir mocos con sangre, que la saliva salga machada de sangre o que lo hagan las expectoraciones, es un claro ejemplo de que dentro de tu organismo están apareciendo anomalías graves y/o roturas o infecciones internas.

- Ronquera aguda y/o falta de oxigeno: La ronquera pronunciada o la falta de oxigeno cuando se anda o se practica alguna actividad física leve es un problema común, pero que si no se trata a tiempo puede derivar en un cáncer de pulmón u en otro tipo de cáncer.

Si cree padecer alguno de estos síntomas de manera repetida o constante o si siente molestias agudas, acuda a su médico para realizar un chequeo específico según sus dolencias. Este tipo de enfermedades si se detectan a tiempo, tienen un porcentaje alto de curación y de poder llevar a largo plazo una vida totalmente normal.

Causas del cáncer de pulmón

Las causas que producen cualquier cáncer y en este caso, el cáncer de pulmón son muy diversas y dispares. Existe un alto porcentaje de casos en que si están presentes dichas causas se derive en esta enfermedad, pero no necesariamente derivan en un cáncer, sino que puede ser cualquier otra enfermedad de las mencionadas anteriormente.

Las causas más comunes en este tipo de enfermedades son las siguientes:

- Consumo abusivo del tabaco: El tabaco es una de las causas más comunes en derivar en un cáncer de pulmón, aunque éste afecta de manera muy agresiva a todos los órganos del cuerpo. Causa una elevada concentración de células cancerígenas, dañinas y perjudiciales que aceleran de manera notable cualquier enfermedad mortal.

Fumar aumenta las probablidades de padecer cáncer de pulmónFumar aumenta las probablidades de padecer cáncer de pulmón

- Radón: El radón es un gas altamente radiactivo que se desprende de cosas tan comunes como el suelo o materiales rocosos. Al ser invisible e inodoro es un gas que no se percibe y por tanto, es muy difícil evitar su inhalación. Cada vez son más los casos de cáncer de pulmón donde se han detectado moléculas de este gas radiactivo. Un claro ejemplo de personas expuestas al radón son los mineros, ya que la arenilla y el polvo que desprenden las rocas cuando son picadas tienen un alto contenido de este gas perjudicial para la salud. Por ello, es importante que toda aquella persona que esté en contacto constante con rocas o similares, se proteja adecuadamente para evitar un exceso de inhalaciones toxicas.

- Componente genético: Cualquier tipo de cáncer puede ser producto de la genética de la persona, puede ser que en su familia exista un alto porcentaje de personas que lo han padecido y que pase de unas generaciones a otras, aunque como cualquier otra causa, no tiene por qué ocurrir necesariamente, pese a que existan otros miembros de la familia que lo hayan padecido. Aun así, lo recomendable es que si en tu familia directa cercana (padres, hermanos, abuelos...) se han dado varios casos de cáncer, a partir de los 30-35 años se comiencen a realizar pruebas anuales para controlar que no exista ningún riesgo y en el caso de que si, se pueda coger a tiempo de curarlo sin correr riesgos excesivos.

La principal forma de detectar el cáncer, y sobre todo de prevenirlo con tiempo de actuar, es a partir de una cierta edad (generalmente a partir de los 35 años) sin distinción de sexo, se comienza hacer revisiones anuales para descartar cualquier anomalía. Con especial interés aquellas personas que hayan tenido en su familia directa casos de algún tipo de cáncer.

En el caso de padecer alguna de los síntomas citados anteriormente o en su día a día se den alguna de las causas que provocan en mayor medida que se produzca un cáncer de pulmón, acuda a su médico para que le quede constancia estos hechos que pueden ser detonantes de cualquier cáncer y además, pueden ser el motivo de otras dolencias derivadas de éstos hábitos rutinarios. Según la OMS, el cáncer es la enfermedad que más afecta al mundo entero, pero que cada vez es menor el riesgo de muerte por sus números avances en la ciencia.

Artículos recomendados