Menú
5 claves para afrontar la pérdida de un ser querido

MUERTE

5 claves para afrontar la pérdida de un ser querido

Cuando un ser querido fallece, puede ser un golpe muy duro, por eso es importante saber 5 claves para afrontarlo.

Marta Cabrera Benito

En muchas ocasiones, cuando perdemos a una persona cercana, no sabemos cómo afrontarlo. Por un lado, tenemos el dolor que sentimos nosotros mismos por esa pérdida. Por otro, la sensación que nos produce ver cómo nuestro entorno también lo está pasando mal. Es una situación de impotencia ya que se trata de un problema cuya única solución para salir adelante es asimilar y aprender a vivir con ello. También influye, de gran manera, cómo se haya producido el desenlace. No es lo mismo perder a una persona querida de repente que haber tenido tiempo para ir asimilándolo. Otro aspecto que influye es la edad de esa persona, ya que es posible que, a veces, no nos afecte tanto el fallecimiento de una persona mayor que el de una más joven.

Muchas veces los consejos para llevarlo mejor no sirven de mucho, además hay que tener en cuenta que cada persona es diferente y no tiene por qué haber un patrón universal para el dolor. Es por ello que los consejos en estos momentos no se deben imponer, ya que lo que funciona para uno no tiene que funcionar para todos. Lo que está claro es que para todo el mundo son unos momentos en los que es necesario sacar fuerzas para poder avanzar.

 No es lo mismo perder a una persona querida de repente que haber tenido tiempo para ir asimilándolo No es lo mismo perder a una persona querida de repente que haber tenido tiempo para ir asimilándolo

Consejos para afrontar la muerte de un ser querido

Como acabamos de decir, no todos los consejos pueden servir para todas las personas ni tienen la misma efectividad. Pero, aun así, nunca hay que dejar de intentar seguir hacia delante, por mucho que nos cueste. Es por ello que deberemos poner de nuestra parte para que la situación vaya mejorando y nuestro ánimo decaiga las menos ocasiones posibles.

1. Saber salir adelante

Muchas veces, y sobre todo cuando se trata de un ser bastante cercano, la primera sensación es de venirse abajo. El vacío que nos deja esa persona hace que veamos nuestra vida a partir de ese momento demasiado hueca. Es por ello que tenemos que cambiar nuestra mentalidad y ver la vida como un camino que no debemos dejar de caminar por muchas piedras y baches que nos encontremos. Seguir hacia delante es lo mejor que nos hacemos a nosotros mismos y la persona que se ha ido.

2. No caer en el egoísmo del dolor

Es cierto que hemos perdido a una persona querida, pero también nuestro entorno ha padecido esa pérdida. Es por ello que no debemos creer que nuestro dolor es mayor que el del resto y reclamar una atención especial. En estas situaciones, es mucho más reconfortante pasar el dolor entre todos, sirviendo de apoyo unos a otros. Aunque no todas las personas muestren su dolor de la misma manera, no significa que no lo estén pasando mal.

3. Dejarse ayudar

En estos duros momentos, hay muchas personas que prefieren recluirse en sí mismas y no tener relación con nada más. En relación al consejo anterior, se puede volver a decir que el dolor entre más personas se lleva mejor, pero en este punto habría que ir más allá. Tienes que dejarte ayudar por todas aquellas personas de tu entorno que quieren lo mejor para ti. No te cierres a planes, propuestas y demás cosas que te propongan porque te ayudarán a despejarte y no pensar en lo mismo constantemente.

Es posible que nos cueste asimilar durante un tiempo la pérdida de esta persona tan importanteEs posible que nos cueste asimilar durante un tiempo la pérdida de esta persona tan importante

4. No lamentarse de lo no vivido

Cuando sufrimos la pérdida de un ser querido, muchas veces nos quedamos con todos los momentos que nos han quedado por vivir con él, las cosas que nos han quedado por decirle o la ausencia que va a dejar a partir de ahora. Muchas veces, cuando tomamos esta actitud, tendemos a exagerar. Si esa persona es tan querida e importante en nuestras vidas es porque hemos compartido multitud de momentos con ella que nos harán recordarla en multitud de ocasiones, aunque ya no esté a nuestro lado.

5. No convertir la pérdida de ese ser querido en un tabú

Es posible que nos cueste asimilar durante un tiempo la pérdida de esta persona tan importante, pero negar la evidencia no hará más que alargarnos la aceptación de la realidad. A veces, el dolor puede hacer que nos comportemos de esta manera, es decir, que no aceptemos que esa persona ya no está con nosotros, pero no hará más que crearnos una esperanza ficticia. Debemos asumir la pérdida lo antes posible para nuestro propio bien.

Artículos recomendados