Menú
Cómo saber si eres un adicto a la comida

PROBLEMAS CON LA COMIDA

Cómo saber si eres un adicto a la comida

Ser adicto a la comida puede ser un gran problema, por eso es muy importante saber por qué ocurre y cuáles son los síntomas que te dicen que lo eres.

María González Cabrero

Ser adicto a la comida es uno de los problemas que más se plantean últimamente, y es que está adicción está relacionada no solo con darse grandes atracones de comida, sino que también cumple con otras características específicas.

El consumo abusivo de comida es un trastorno que al igual que la dependencia de sustancias como el alcohol y las drogas, conocemos y somos conscientes de las consecuencias negativas que tienen para nuestra salud, además de los cambios químicos que provocan en nuestro cuerpo y las alteraciones en nuestro comportamiento.

El consumo abusivo de comida es un trastorno que al igual que la dependencia de sustancias como el alcohol y las drogasEl consumo abusivo de comida es un trastorno que al igual que la dependencia de sustancias como el alcohol y las drogas

También tenemos que tener en cuenta que los alimentos que consumimos hoy en día son muy diferentes a los de antes, y es que ahora los productos suelen estar muy procesados, lo que hace que muchos incluso incorporen sustancias para reforzar el comportamiento adictivo. Por lo que consumir este tipo de alimentos a una edad muy temprana puede provocar grandes riesgos.

Síntomas

Para saber si sufres adicción a la comida debes ver si manifiestas continuamente alguno de estos síntomas:

Comer sin tener hambre

Tener continuos antojos después de estar saciado, de haber comido sustancias que te han aportado todos los componentes nutritivos básicos de una comida tienes hambre. Hay que recordar que el hambre y los antojos no es lo mismo. El hambre es lo que nos surge después de no haber comido durante varias horas, en cambio los antojos son los que nos surge después de comer y de ya estar saciado y es la urgencia por comer algo más.

Comer más de la cuenta y la preocupación por reducir ciertos alimentos

Uno de los problemas más frecuentes con la adicción a la comida es que se reduce la injerencia de ciertos alimentos que son saludables para nuestra salud. Pero también otra cosa que hacen las personas adictas a la comida es comer mucho más de lo que en realidad quiere, y en realidad esto lo hace de forma inconsciente, y es que dentro de su vocabulario ya no existe la palabra moderación, al igual que pasa con las personas adictas algunas sustancias como la droga o el alcohol, no les puedes pedir que consuman la sustancia a la que se encuentran enganchadas con cierta moderación. De hecho, las personas con este problema de adicción comen aunque se sientan excesivamente llenas, de esta forma el estómago se hará más grande y la sensación de hambre será cada vez mayor.

El sentimiento de culpa

Una vez que una persona reconoce su adicción a la comida, normalmente siempre se encuentra con remordimiento y su sentimiento de culpabilidad bastante grande por haber comido más de la cuenta. Y es que en muchas ocasiones para las personas después de ceder al antojo se sienten con remordimientos, además de inventar excusas ya que no pueden resistirse a abstenerse a comer, por lo que la persona adicta genera muchas excusas con respecto a la hora de pecar y ceder al antojo.

Ansiedad

Una de las etapas por las que pasan las personas con este tipo de adicción es que el intentar no ceder al antojo les cuesta tanto que el decir no puede generar ese sentimiento de ansiedad. Además como hemos dicho inventará excusas e incluso llegará a ocultar a otras personas ese mal hábito y esa vida poco saludable que lleva para no sentirse más culpable de lo que se siente. Todo este conjunto puede llegar a producir un episodio de gran ansiedad.

Hay que recordar que el hambre y los antojos no es lo mismoHay que recordar que el hambre y los antojos no es lo mismo

Ser incapaz de abandonar el hábito

Una vez que la persona adicta es consciente de que tiene un problema con la comida y de todos los problemas que puede acarrear desde mal aliento hasta mala salud dental, e incluso puede llegar hasta producir obesidad, la persona es incapaz de dejarlo ya que se siente tan enganchado que se siente incapaz de dejar de comer y decir no a sus antojos, por lo que deberá de recurrir a la ayuda de un profesional.

Artículos recomendados