Menú
Cómo superar la depresión postvacacional de septiembre

DEPRESIÓN POSTVACACIONAL

Cómo superar la depresión postvacacional de septiembre

Descubre algunos consejos para superar la depresión postvacacional de septiembre y encontrarte mucho mejor.

Mª José Roldán Prieto

Hay personas que vuelven al trabajo en septiembre porque han tenido la oportunidad de disfrutar de unas merecidas vacaciones. La mejor forma de poder superar la depresión postvacaconal de septiembre y de volver a la rutina, es sobre todo pensar, que al menos has tenido vacaciones que has podido disfrutar. Son muchos millones de personas en el mundo que no se pueden permitir el lujo de tener unas vacaciones en todo el año y solo disfrutan de los ratitos libres que el día les puede permitir a veces tener.

Temas relacionados
Por tanto, si te sientes triste por volver al trabajo en septiembre, recuerda dos cosas: tienes trabajo y también, has tenido vacaciones. Siéntete privilegiado/a porque en realidad eres bastante afortunado/a. Aunque claro, quizá ahora después de algún tiempo de descanso te cueste ver esta realidad. Por eso, si tienes depresión postvacaciones y septiembre se te empieza a hacer demasiado pesado, entonces no te pierdas estos consejos para superarlo.

Siéntete privilegiado/a porque en realidad eres bastante afortunado/aSiéntete privilegiado/a porque en realidad eres bastante afortunado/a

Consejos para superar la depresión postvacacional en septiembre

Estos consejos te pueden ir bien tanto para la depresión postvacacional de septiembre como para cualquier otra época en la que puedas disfrutar de tus vacaciones y que luego volver al trabajo suponga un esfuerzo demasiado grande.

Ponte en movimiento, ¡ejercita tu cuerpo!

Es posible que esto no es lo que quieras escuchar, pero el ejercicio y el movimiento es una excelente forma de mantener sano tu cuerpo, pero también tu mente. Si te sientes con ansiedad por volver al trabajo, realizar una caminata de unos 10 o 15 minutos puede mejorar tu humor considerablemente.

El ejercicio además, puede ayudarte a despejar tu mente y a darte la oportunidad de identificar qué es lo que te está causando ese estrés que no te deja en paz. No te preocupes si no tienes tiempo para hacer deporte durante una hora al día, con tan solo 10 o 20 minutos puede ser más que suficiente para beneficiarte anímicamente.

Organiza tu tiempo y tu espacio

La organización de tu horario es imprescindible para reducir la depresión o tristeza postvacacional. Ser capaz de mirar tu calendario te hará ver rápidamente qué tienes que hacer o qué falta en tu vida. Además, te darás cuenta también las responsabilidades que tienes que hacer. Puedes tener una agenda para el trabajo y para tu vida personal. De esta manera te organizarás mejor el tiempo.

Incluso, puede que te des cuenta de si necesitas (o no) reorganizar algunos aspectos de tu vida para encontrar un mejor equilibrio. Organiza tus horarios, tu espacio personal, tu trabajo... Con todo ordenado y bien organizado podrás tener la mente más despejada y sentirte mucho mejor casi sin darte cuenta.

Disfruta socializando con tus compañeros de trabajo

Si te sientes decaído empieza a hablar con tus compañeros de trabajo con los que sientas más afinidad. No es necesario que tengas que confesar que tienes tristeza o depresión, ni mucho menos. Únicamente puedes hablar de cosas que te hagan sentir bien, o hablar por hablar. También puedes ir a tomar un café con tus compañeros o llamar a tus amigos al salir del trabajo y dar un paseo o salir a cenar.

Sé flexible con tu vida, con las cosas que te ocurren y también con tu cuerpoSé flexible con tu vida, con las cosas que te ocurren y también con tu cuerpo

Si en cambio no tienes muchas ganas de socializar, siempre tienes la opción de ver una película de comedia al llegar a casa para sacarte una sonrisa. Aunque salir de casa y socializar te puede ayudar a darte cuenta cómo te sientes realmente, pero si no te sientes cómodo con el contacto social, entonces envía mensajes de texto a personas que te importan, chatea por Whatsapp o Facebook con tus amigos, pero evita hablar con extraños.

Sé flexible y practica yoga

Sé flexible con tu vida, con las cosas que te ocurren y también con tu cuerpo. Puedes practicar yoga para reducir el estrés y ponerte en forma. La práctica del yoga implica aprender cómo respirar y pensar con una buena actitud, algo que te vendrá de perlas cuando te sientas decaído/a. Si no estás seguro/a acerca de tu equilibrio o flexibilidad, considera la posibilidad de intentar una clase de restauración que se centra en el estiramiento y la meditación.

Artículos recomendados