Menú
Supera el Síndrome del Impostor y mejorarás en salud mental

SÍNDROMES

Supera el Síndrome del Impostor y mejorarás en salud mental

El Síndrome del Impostor podría estar perjudicando tu salud mental y emocional, ¡puedes superarlo! Vales más de lo que te piensas.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Hay personas que sienten el síndrome del impostor dentro de su ser, un síndrome que les hace sentir diferente a cómo son realmente, piensan que son personas falsas poco honestas y esto puede agravar su salud mental. Estas personas se sienten cómodos hablando pero saben que algo está mal en ellos antes recomenzar la charla. Hay quienes sienten que no son capaces de hacer las cosas tan bien como quisieran y piensan que son impostores y que no valen todo el esfuerzo que realizan.

El sindrome del impostor es un asesino silencioso de tu estado de ánimo, hace que tu alegría se apague que no sepas sonreír de nuevo.  En sus peores formas, puede ser paralizante. Y, por supuesto, puede hacer que tu vida sea miserable cuando realmente estás dando lo mejor de ti, pero te cuestionas si realmente lo que haces es merecedor de la atención de los demás.

De dónde viene

¿De dónde viene el Síndrome del Impostor? La víctima típica es exitosa, trabajadora y altamente responsable. Por lo tanto, en su mente, hay algún nivel de conocimiento, o perfección, o nivel de logro del que es consciente, y también es muy consciente de las infinitas formas en que puede no alcanzar esa perfección. Los discursos siempre pueden ser mejores, la entrega siempre puede ser más apasionada y la respuesta de la audiencia siempre es más sincera.

La víctima típica es exitosa, trabajadora y altamente responsableLa víctima típica es exitosa, trabajadora y altamente responsable

Y entonces doblas tu turno y trabajas para mejorarlo. Pero curiosamente, esa pequeña voz de "¿quién crees que eres?" Es una dura lucha contra un "demonio" interno, pero debes saber que no importa la cantidad de trabajo duro que hagas para mejorar, esa voz no se silenciará tan fácilmente. El Síndrome del Impostor es complicado de atrapar, pero no es imposible... solo tienes que estar atento de su llegada para saber cuándo no debes escuchar esa voz interna que solo te sabotea la felicidad.

Qué puedes hacer al respecto

Entonces, ¿qué podemos hacer? Seguiremos a Jeff Bednar y Bryan Stewart. Realizaron un estudio de estudiantes universitarios con síndrome de impostor... para ver que se puede hacer para ayudar a las personas que lo padecen. Lo que encontraron, fue sorprendente.

Se podría pensar que trabajar más para mejorar aún sería el Diablo del Síndrome Impostor, pero no es así. En cambio, los estudiantes que encontraron validación social  fuera  de sus campos de estudio obtuvieron alivio. Debido a que el síndrome del impostor se trata de tener miedo de que a la gente no le gustemos si descubren quiénes somos realmente (es decir, no tan buenos como parecemos ser en nuestro campo), luego unirnos a un club y hacer amigos fuera del área de la preocupación nos ayuda a sentirnos más aceptables y menos como si todo dependiera de esa área de especialización.

Únete a personas que te valoren por quien eresÚnete a personas que te valoren por quien eres

Entonces lo que importa para superar este síndrome es tener la mente abierta y buscar aficiones que nos hagan salir de la zona de confort y descubrir a personas nuevas en nuestras vidas. Únete a personas que te valoren por quien eres, por tus cualidades personales y no solo profesionales, que te acepten tal y cómo eres, que al lado de esas personas puedas ser tú mismo desde el minuto uno. Entonces, siendo tú mismo no sentirás que estás dentro de las garras del Síndrome del Impostor.

Quizás, solo quizás, tu nuevo círculo de amigos o actividad ampliará tu perspectiva y hará que esa pequeña voz debilitante en tu cabeza sea un poco menos audible. ¿Quién hubiera pensado que el camino al alivio estaba fuera de tu campo de especialización? Cuando hables con tus compañeros de trabajo o especialización, permítete ser humano. Habla acerca de tus errores, así como de tus éxitos, tus imperfecciones y tus increíbles logros, y de ese modo dale permiso a tus colegas y competidores para hacer lo mismo. Será un alivio para todos... y te mejorará la salud emocional notablemente.

Artículos recomendados