Menú
Cómo se transmite y se contagia el Ébola

VIRUS DEL ÉBOLA

Cómo se transmite y se contagia el Ébola

Descubrimos el verdadero riesgo de contagio del Ébola y si podría transmitirse rápidamente por la población

Sara Menéndez Espina Sara Menéndez Espina Doctora en Psicología

En Bekia Salud ya hemos hablado sobre qué es el Ébola, cuáles son sus síntomas y su tratamiento, ahora vamos a descubrir cómo se contagia, y el riesgo que existe de contraerlo. El virus del Ébola se transmite de manera primaria de animales a personas. Los portadores naturales del virus se cree que son, según informa la Organización Mundial de la Salud, los murciélagos frugívoros o de la fruta, concretamente los de los géneros Hypsignathus monstrosus, Epomops franqueti y Myonycteris torquata, que residen en algunas zonas de África y Asia. Además de los humanos, los primates también se ven afectados por este tipo de infección, pero no son portadores naturales, sino que han sido infectados por otros animales.

El Ébola se contagia mediante el contacto con fluidos corporalesEl Ébola se contagia mediante el contacto con fluidos corporales

La manera en que el virus pasa de animales a humanos es mediante el contacto directo de las personas con órganos, sangre, secreciones u otros fluidos corporales de los animales infectados, tanto si ha sido mientras vivían o si ya habían muerto. De la misma manera, una persona que se ha infectado mediante esta vía con el virus del Ébola se lo transmite a otras personas por el contacto directo con sus fluidos corporales o a través de material contaminado con esos fluidos, como el instrumental médico u objetos del hogar.

Período de contagio

Cuando una persona es infectada por el Virus del Ébola los síntomas tardan en aparecer entre 2 y 21 días después. A esto se le conoce como el período de incubación, y durante el mismo no se produce el contagio a otras personas, es cuando comienzan los síntomas cuando el virus se hace contagioso. Una vez fallecida la persona o muerto el animal que estaba infectado, la OMS recomienda su incineración extremando las precauciones, ya que en muchas ocasiones los enfermos por el Virus del Ébola lo han contraído en los rituales de inhumación de los infectados fallecidos. La carga de virus en los fluidos corporales va aumentando conforme va agravándose la enfermedad, es decir, una persona que acaba de empezar a presentar síntomas tendrá menos cantidad de virus en sus secreciones que alguien que está en fase terminal.

EL lavado de manos evita la propagación del virusEL lavado de manos evita la propagación del virus

Los hombres que se han curado de la Enfermedad por el virus de Ébola siguen manteniendo el virus en el semen durante las 7 semanas posteriores a la cura, por lo que deberán evitar mantener relaciones sexuales en ese margen de tiempo. Estas personas, una vez han eliminado el virus, se vuelven inmunes al mismo, igual que si hubieran sido vacunados.

El Ébola sólo se transmite mediante fluidos corporales: sangre, heces, saliva, orina, semen, etc. No se transmite ni por el aire ni por el agua.

Riesgos de contraer el Ébola

Para conocer los riesgos de contagio del Ébola, podemos acudir a las recomendaciones que el Ministerio de Asuntos Exteriores de España ha recogido en un documento para informar de los riesgos y precauciones a las personas que viajan o residen en las colonias españolas de los países afectados por el último brote, el más violento hasta la fecha: Liberia, Sierra Leona, Guinea y Nigeria. En dicho documento se indican los diferentes niveles de riesgo de contagio del virus del Ébola según la exposición que se tenga al mismo:

- Nivel de riesgo muy bajo o desconocido: Contacto casual con un paciente febril, contacto casual con individuos en cuidados ambulatorios o sometidos a auto-cuidados. Ejemplos: compartir una sala de estar o transporte público, tareas de recepcionista, etc.

- Nivel de riesgo bajo: Contacto estrecho con un paciente febril, contacto estrecho con individuos sometidos a cuidados ambulatorios, contacto estrecho con individuos sometidos a autocuidados; individuos que realizan toma de muestras para el diagnóstico; individuos que realizan mediciones de la temperatura corporal o presión arterial.

- Nivel de riesgo moderado: Estrecho contacto -utilizando equipos de protección personal-, con pacientes que tosen o vomitan, tienen hemorragias nasales o diarreas.

- Nivel de riesgo alto: Contacto percutáneo, punción con agujas, exposición de mucosas a sangre contaminada con el virus, fluidos corporales, tejidos o muestras de laboratorio de pacientes gravemente enfermos y positivos.

De igual manera, el Centro europeo para la Prevención y Control de Enfermedades ha indicado que el virus del Ébola tampoco se transmite mediante el contacto con superficies que haya tocado el enfermo, pues el virus no sobrevive durante mucho tiempo fuera de un organismo. Aseguran que "El virus del Ébola se destruye fácilmente con jabón, lejía, luz solar, altas temperaturas o mediante secado. Al lavar en la lavadora la ropa contaminada por líquidos se destruye el virus. El virus del Ébola sobrevive durante poco tiempo en superficies que están al sol o que se han secado".

Cómo prevenir el contagio de Ébola

Como no existe vacuna para el Ébola, hay que mantener unos hábitos de precaución para evitar contagios. Para ello es necesario conocer la enfermedad, su naturaleza y mecanismo de transmisión. Las personas con mayor riesgo de contagio son aquellas que conviven con enfermos y los profesionales sanitarios que los atienden, los cuales tienen que seguir unos estrictos protocolos internacionales.

Los profesionales deben protegerse debidamente del virusLos profesionales deben protegerse debidamente del virus

Una completa higiene con agua y jabón también es una buena prevención, recordando que el virus es muy vulnerable a los materiales desinfectantes. Si una persona ha estado en contacto con un enfermo de Ébola, tendrá que mantenerse atento a la posible aparición de síntomas y el tiempo que ha pasado desde el contacto, e informará al personal sanitario de ese contacto.

Los profesionales de la salud que se dedican a tratar enfermos de Ébola tienen que poner en marcha una serie de acciones de seguridad como protocolo de actuación. Entre esas medidas de seguridad se encuentran los trajes integrales de protección que evitan que entren en contacto con las secreciones del enfermo. También, tal y como informa Médico Sin Fronteras, organizan su trabajo para evitar una exposición prolongada con los enfermos, y priorizan el uso de medicamentos administrados por vía oral para prevenir los pinchazos con agujas de los enfermos.

Artículos recomendados