• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
    • Tendencias
    • Artículos
    • Looks
    • Diseñadores
    • Modelos & Iconos
    • Marcas
    • Complementos
    • Niños
    • Hombres
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
Audiencias ‘GH Duo’ lidera con su final
EFECTO REBOTE

El efecto rebote en las dietas

El efecto rebote en las dietas
Mercedes Benito Alfonso
Última actualización: 20 Enero 2015
¡Comenta!
El efecto rebote tras una dieta puede ser un enemigo silente. Conoce qué es, porqué se produce y cómo evitarlo.

Son muchas las personas que ven cómo su cuerpo está condenado a una rueda de pérdida y aumento de peso, sin que ellas puedan controlarlo. La razón de esto es el efecto rebote que se produce al finalizar una dieta, siendo el riesgo mayor cuando se trata de las denominadas dietas milagro. Es por ello por lo que la sensación de sentirse bien consigo mismo dura poco. Tras la dieta, aparece el efecto rebote, que pone en riesgo tu salud y predispone tu organismo a crear adaptaciones que provocan que tu cuerpo no pierda correctamente peso la próxima vez que lo intente, aparecen los kilos de más que se suman a los perdidos anteriormente y tu físico se deteriora.

Para evitar que aparezca este problema, antes de seguir una dieta, es conveniente conocer no solo qué es el efecto rebote, sino cuáles son las causas del mismo y cómo evitarlo, con el fin de que su seguimiento sea óptimo y se consiga el resultado deseado sin efectos secundarios a corto o largo plazo.

¿Qué es el efecto rebote y por qué sucede?

Efecto rebote, también denominado efecto yo-yo, es el nombre que se aplica a un fenómeno que sucede tras el seguimiento de una dieta muy baja en calorías o muy extrema. El cuerpo tras verse "obligado" a perder muy deprisa varios kilos para lograr un peso determinado, recupera los kilos perdidos, incluso con frecuencia sobrepasa hasta en un 20% el peso que se tenía antes de la dieta, cuando ésta finaliza o se suaviza.

En las dietas no debemos pasar hambre, sino comer alimentos más sanosEn las dietas no debemos pasar hambre, sino comer alimentos más sanos

Este fenómeno puede durar entre una semana y hasta dos años después de acabada la dieta. Se trata de un proceso progresivo y silente, pues sucede muy poco a poco y la persona no suele darse cuenta de ello. Es entonces, cuando se suele comenzar una montaña rusa que se mantiene en el tiempo de aumento y bajada de peso cada vez más extrema y con más riesgos para la salud. Se alternan períodos de bajada de peso al realizar la dieta, se sube de peso cuando se deja de hacer para luego bajar de peso otra vez con otro período de dieta. Y este ciclo se repite en el tiempo, convirtiéndose en un círculo vicioso del que es difícil salir y provocando en la persona ansiedad y cambios en el metabolismo cada vez más difíciles de corregir.

Pero, ¿por qué se produce?¿Cuáles son sus causas?

Son varias las causas del efecto rebote, pero una de las principales es que la persona vuelve a sus hábitos menos saludables, aquellos que primero se deben eliminar cuando se pretende reducir peso y además, elimina los hábitos saludables que ha adquirido durante la dieta. Por ejemplo, se relaja permitiéndose "caprichos" con más frecuencia, no vigila las cantidades de comida que ingiere, vuelve a picar entre horas, disminuye o suspende la práctica de ejercicio físico y no sigue una dieta equilibrada de mantenimiento.

Una dieta desequilibrada y/o extrema en la que se suprimen completa o parcialmente algunos nutrientes, o se consumen muy pocas calorías, produce cambios en el metabolismo del cuerpo que se prepara para la supervivencia. Cuando el cuerpo detecta una disminución en la ingesta de calorías o nutrientes, diferente a la que está habituado, reacciona, se adapta y después almacena. El cuerpo se adapta y empieza a funcionar con lo mínimo y almacena el resto, por si fuera necesario. Para ello, primero comienza a deshacerse de agua, por eso lo primeros kilos que se pierden en realidad es sólo líquido retenido. Después tira de masa muscular. Ésta se pierde debido a que de este modo, el cuerpo obtiene nutrientes que extrae del músculo.

Tanto el agua como la masa muscular pesan, por eso se nota un descenso en la báscula, pero no perdemos esa grasa localizada que tanto nos atormenta y a la vez estamos perdiendo salud. Esta situación es factible durante un corto periodo de tiempo, y siempre que después sigamos una dieta equilibrada que instaure hábitos saludables, para que nuestro cuerpo aprenda a comer. De lo contrario, aparecerá el efecto rebote.

¿Cómo podemos evitarlo?

El efecto rebote tras seguir una dieta puede generar frustración. Si tras realizar un régimen volvemos a nuestro peso anterior o recuperamos parte, nos sentimos fracasados y nos preguntamos: ¿qué he hecho mal? Conoce de antemano cómo puedes evitarlo, con algunos sencillos consejos.

1. Que la dieta que sigamos esté supervisada por un dietista o nutricionista. Esta dieta debe aportarnos menos calorías pero absolutamente todos los nutrientes necesarios, en su correcta medida.

2. La pérdida de peso debe ser progresiva. No es sano que una persona pierda peso rápidamente, puesto que además de ser muy perjudicial para la salud, también se tiende a aumentar peso más rápidamente. Por tanto, la clave está en perder peso poco a poco.

3. No pasar hambre. En una dieta de adelgazamiento no se debe pasar hambre, de lo contrario se puede provocar un aumento de la ansiedad o de apetencia hacia alimentos no recomendados que te llevan a saltarte la dieta.

4. Continúa practicando ejercicio físico. Es vital no solo para mantener el peso perdido dentro de lo que se consideraría como un "peso ideal". Es frecuente que, una vez perdido el peso marcado, muchas personas no sólo terminan por no seguir la dieta, sino que pasan a una vida más sedentaria. Es un error que influirá en la recuperación de los kilos perdidos.

5. Después de terminar la dieta sigue con una dieta de mantenimiento .El objetivo es hacer una dieta normocalórica para mantener el peso durante un mínimo de 3 meses. Ese es el tiempo necesario para que tu cuerpo se adapte a un metabolismo más adecuado y el peso se mantenga en el tiempo evitando el típico efecto rebote de las dietas.

Volver a los hábitos menos saludables desencadena el efecto reboteVolver a los hábitos menos saludables desencadena el efecto rebote

El efecto rebote y su relación con las dietas milagro

Durante un tiempo, la persona que ha bajado peso siguiendo un régimen se siente muy bien consigo misma. Sin embargo, si no se ha hecho bien, aparecerá el efecto rebote y engordará otra vez. De nuevo volverá a hacer dieta, y así entrará en un círculo vicioso. Es por ello por lo que se ponen de moda las denominadas dietas milagro. Se denominan dietas milagro a aquellas que prometen producir una pérdida de peso mayor a a un kilo a la semana. Normalmente están centradas en un tipo de alimento que suele dar el nombre a la dieta.

Después de todo lo señalado anteriormente, es lógico pensar que las dietas milagro, aparte de no ser nada saludables por su importante disminución de ingesta calórica y las carencias nutricionales que suponen, el efecto rebote que aparece tras ellas es mucho mayor que con el resto de dietas y el daño a tu salud también. Como hemos explicado, el cuerpo perderá agua y masa muscular, pero además, este tipo de dietas genera ansiedad, el cuerpo demanda los nutrientes que has eliminado, y cuando reiniciemos su ingesta, el cuerpo acostumbrado a trabajar bajo mínimos pensará que debe almacenarlos para cuando haya de nuevo escasez, y lo almacena en forma de grasa.

Mientras el cuerpo almacena, la persona va recuperando los kilos perdidos, pero en peores condiciones debido a que el peso que perdió no fue de grasa, sino que se deshizo del músculo y entonces, ese peso que se recupera es en forma de más grasa.

Artículos recomendados