Menú
Hábitos que producen mal aliento

MAL ALIENTO

Hábitos que producen mal aliento

Además de una incorrecta higiene bucal, existen muchas otras causas por las que puedes padecer mal aliento.

Sara G. Rizzotto

Se conoce como halitosis o mal aliento a los olores desagradables, normalmente de origen bacteriano, que se emiten por la cavidad bucal. Se trata de un problema bastante común, ya que se calcula que el 25% de la población mundial lo sufre de manera crónica, y hasta el 50% lo hace de manera ocasional; en especial al despertarse, ya que al haber estado la boca en reposo durante el sueño, se ha producido menos saliva y hay mayor concentración de los organismos que causan el mal olor .

Sin embargo, que la halitosis sea tan prevalente no hace que sea menos desagradable para todos los que se ven afectados por ella, ya sea en su propia boca o por tener que estar expuestos al mal aliento de otra persona. De hecho, se ha considerado muchas veces más un problema social que clínico, ya que tenerla crea dificultades en las relaciones interpersonales que pueden llevar a tener pérdidas de autoestima y, en casos más graves, incluso al aislamiento social.

Y es que a nadie le gusta notar que el olor que produce su boca está causando asco a otra persona, independientemente de lo buena que pueda ser la relación que se tenga con ella. Por eso, si se quiere acabar con el mal aliento, lo primero es ir a la raíz del problema, a las causas que provocan que una boca tenga mal olor.

Así, hoy en Bekia ofrecemos una lista de las razones por la cuál una persona podría estar sufriendo halitosis, y así dictaminar la mejor solución para decirle adiós de una vez por todas.

CAUSAS NO PATALÓGICAS

Se consideran razones patólogicas para la halitosis aquellas que no responden a ningún tipo de afección o enfermedad física, si no a factores externos. Entre las más comunes que pueden llevar a sufrir halitosis se encuentran las siguientes:

1. Mala higiene dental: Una de las razones principales del mal aliento y la primera que se suele comprobar cuando se sufre este problema. Al no eliminar la placa bacteriana mediante un buen cepillado de dientes, se contribuye al crecimiento de bacterias, sobre todo en la lengua, el área de debajo de las encías o los abcesos que puedan aparecer en la boca, lo que, a su vez, provoca halitosis; además de por supuesto problemas más graves a largo plazo como el sarro y las caries.

2. Edad: Con la edad es normal que, como en otros aspectos del cuerpo, se sufran cambios en las glándulas salivales y, por lo tanto, en el pH de la boca, lo que puede ocasionar que sea más alcalino. Esto a su vez contribuye a una mayor putrefacción del detritus acumulado en la boca, lo que aumentando el mal olor bucal.

 Una causa frecuente de halitosis es una mala higiene bucodental. Una causa frecuente de halitosis es una mala higiene bucodental.

3. Fármacos: Es sabido que algunos medicamentos, como los antidepresivos o los anticolinérgicos - que actúan sobre funciones motoras y musculares - producen sequedad bucal o xerostomía. Si la producción de saliva, que actúa como un agente higienizador, es menor, mayor será por tanto el riesgo de sufrir halitosis.

4. Prótesis dentales: Aunque las dentaduras postizas o los puentes de por sí solos no causan mal aliento, si no se limpian adecuadamente con los productos necesarios y se permite que acumulen restos de comida pueden adquirir, como es obvio un olor bastante desagradable.

5. Ayuno: Decidir saltarse comidas o incluso el tener una dieta demasiado baja en calorías pueden favorecer la aparición de la halitosis. Y es que cuando los intervalos entre comidas se hacen mayores, aumenta el depósito de saburra ? la capa blanquecina que aparece a veces sobre la lengua ? y baja el flujo salival lo que, como ya hemos visto antes, produce alteraciones en el pH bucal que llevan al mal aliento.

6. Tabaco: Esta es una de las causas más conocidas del mal aliento. El olor del tabaco, sumado al alquitrán y la nicotina - entre otras sustancias que se pueden encontrar - de los cigarrillos, se adhieren a los dientes, la lengua y las mucosas de la boca, produciendo la halitosis o agravándola si ya estaba presente. Además, el consumo de tabaco puede llevar a problemas respiratorios que, ya de manera patológica, también provocarían mal olor.

CAUSAS PATOLÓGICAS

Son aquellas que tienen como factor principal problemas físicos u enfermedades y de las cuáles la halitosis es sólo uno de los síntomas. De esta forma, si el mal olor oral viene acompañado de otras molestias o cambios, es importante consultar con el médico para asegurarse de que no se sufren ninguna de las patologías de la lista que viene a continuación:

1. Enfermedades periodontales y de los dientes: Afecciones como la gingivitis, periodontitis - que surge de la agravación de la anterior - o las caries, debido a la producción de bacterias que las acompañan, son una de las razones patológicas más habituales de la halitosis.

 El mal aliento también puede deberse a múltiples enfermedades, fármacos o tratamientos. El mal aliento también puede deberse a múltiples enfermedades, fármacos o tratamientos.

2. Tumores: Se hay presencia de cuerpos tumorosos, ya sean benignos o malignos, en las zonas de la garganta, la faringe o la nariz, el desprendimiento accidental de alguna de sus partes puede resultar en mal olor en la boca de la persona afectada.

3. Infecciones de garganta, nariz faringe: La sinusitis, la rinitis o la tonsilolitis - formación de piedras en las amígdalas - pueden provocar mal aliento, aunque suele ser de manera muy transitoria.

4. Enfermedades pulmonares: Problemas en los pulmones tales como la bronquitis -que puede estar acompañada de presencia de pus -, la neumonía o los abscesos, pueden hacer que bacterias viajen por la tráquea, llegando más tarde al esófago y pasando por último a la boca, donde resulta en halitosis.

5. Enfermedades del tracto digestivo: La presencia de cuerpos extraños en el esófago, divertículos esofágicos, oclusiones intestinales e infecciones estomacales tales como la gastroenteritis o la gastritis hacen que a través del sistema digestivo muchas bacterias malolientes pasen hasta la boca, produciendo mal aliento hasta que la enfermedad sea curada.

6. Radioterapia y quimioterapia: En ocasiones, los pacientes de cáncer que se sometan a tratamientos de radioterapia y quimioterapia pueden experimentar necrosis, la cuál produce gases malolientes que acaban internándose en el sistema digestivo y saliendo por la boca.

En conclusión, y reiterando lo que se decía al principio del artículo, una vez leída esta lista de causas, desde Bekia esperamos que se cuente con la suficiente información para planear cómo poner remedio a este mal tan común.

Artículos recomendados