Menú
Peligros de la homeopatía

HOMEOPATÍA

Peligros de la homeopatía

La homeopatía, que se basa en el principio de que las cantidades mínima de lo que causa una enfermedad también la cura, no tiene base científica.

Sandra Ramírez Cherbuy

Hace unas semanas se dio la noticia de que la Universidad de Barcelona eliminaba su Máster de Homeopatía, según informaron por considerarla un método terapéutico con 'falta de evidencia científica', reforzando la teoría de muchos que la consideran pseudociencia.

Esto ha hecho que se vuelva a abrir en la opinión publica el tema sobre la funcionalidad de la medicina homeopática.

¿Qué es la medicina homeopática y cómo se prepara?

La medicina homeopática es una medicina alternativa que fue creada en 1796 por el médico Samuel Hahnemann. La doctrina en la que se basa es la frase 'lo similar cura lo similar'. Es decir, que la sustancia que es capaz de producir una serie de síntomas en una persona sana es igualmente capaz de curar esos síntomas en una persona enferma. Para ello, las enfermedades deben tratarse, según el pensamiento de la homeopatía, con las mismas sustancias que causan los síntomas, pero suministrándole una dosis mínima a los pacientes, para que el cuerpo vaya asimilándola.

Sus medicamentos se preparan con aquello que llaman ultradisoluciones. Se realizan dos procesos: la dilución y la dinamización. Así la sustancia elegida, en pequeñas cantidades, se diluye en alcohol o agua destilada (según los homeópatas el agua tiene memoria y recuerda los principios activos que se le han añadido). Luego se mezcla con productos de origen vegetal, animal o productos químicos y se agita con golpes secos y fuertes (dinamización).

Esta ultradisolución es lo que muchos critican, ya que eso no demuestra que en la solución creada haya algún principio de la sustancia que permita producir algún efecto en el cuerpo, por lo que dicen que lo único que produce es un efecto placebo.

Ante esto muchos son los gobiernos que se replantean la utilización de estos medicamentos. Así, en España se publicó un informe en 2011 del Ministerio de Sanidad en el que se decía que no se ha demostrado de forma definitiva la eficacia en ninguna indicación o situación clínica concreta: ''Los resultados de los ensayos clínicos disponibles son muy contradictorios y resulta difícil interpretar que los resultados favorables encontrados en algunos ensayos sean diferenciables del efecto placebo'', decía el informe. De la misma manera, en 2014 el Gobierno australiano rechazó la medicina homeopática según ellos ''en base a la valoración de las evidencias sobre la efectividad de la homeopatía, el Consejo Nacional de Investigación en Salud y Medicina concluye que no hay ningún problema de salud para el cual existan evidencias fehacientes de que la homeopatía es efectiva''.

Muchos gobiernos se replantean la utilización de estos medicamentos por su más que dudosa efectividadMuchos gobiernos se replantean la utilización de estos medicamentos por su más que dudosa efectividad

Por ejemplo, existe un preparado para dormir en la homeopatía que se realiza mezclando una parte de cafeína con 99 partes de agua. Ya que según su principio si la cafeína es un estimulante, consumiendo partes ínfimas se consigue el efecto contrario, el de relajante.

Muchos médicos los comparan con lanzar un principio activo en el océano, dejar que se mezcle en todo el planeta. Si bebemos agua, la posibilidad de que ese agua que hemos bebido este mezclada con el principio que se ha lanzado es muy pequeña.

De hecho, muchos activistas se han intentado suicidar provocándose una sobredosis de estos preparados homeopáticos, sin ningún éxito.

Peligros de la homeopatía

Pero, además de no producir ningún efecto, esto también puede suponer un riesgo para la salud ya que estos 'medicamentos' pueden ser peligrosos y hasta mortales. Según el informe del ministerio de Sanidad de España, ''la homeopatía no debería ser considerada para el tratamiento de problemas de salud crónicos, serios o que puedan tornarse serios. Las personas que la elijan pueden poner su salud en riesgo si rechazan o retrasan tratamientos para los cuales sí hay buena evidencia de seguridad y efectividad''. De hecho, en España, murió en 2013, un hombre debido a que su homeópata le había recetado un preparado para las cervicales compuesto por nuez vómica y hiedra venenosa. Esto provocó en el paciente una pancreatitis aguda que acabó causando su muerte. Por lo que al final, muchos acaban poniendo en riesgo su salud

En un estudio de Edzard Ernst, Paul Posadzki y A. Alotaibi se recopilaron hasta 1159 casos demostrados de la literatura médica en la que los pacientes habían utilizado los preparados homeopáticos. La mayoría de los pacientes (un total de 1142) sufrieron efectos secundarios, y los restantes empeoraron después de utilizar estos remedios.

Tal y como comenta el estudio ''el mayor peligro de la homeopatía es que puede ser empleada para afecciones graves, y como es una terapia de placebo puede causar graves daños a muchos pacientes''. El estudio ha demostrado, así, como la adulteración de estos remedios que en su mayoría tienen un añadido de bolitas blancas de lactosa y sacarosa suponen un problema cuando también llevan mercurio, cadmio, arsénico o queroseno pueden resultar tóxicos.

Los tratamientos homeopáticos pueden tener serias consecuencias para la saludLos tratamientos homeopáticos pueden tener serias consecuencias para la salud

Y es que otros de los riesgos de la homeopatía es que las fabricas que realizan estos preparados no están obligados a demostrar su eficacia, tal y como ocurre con los medicamentos que podemos comprar en una farmacia. De hecho, tampoco existen estudios que hayan demostrado una mejora medica en los pacientes que toman estos preparados.

Tampoco, es necesario que el homeópata tenga prescribir al paciente una receta para comprar estos productos. De ahí, que muchos preparados, realizados por empresas que no están reguladas puedan producir productos homeopáticos que no están suficientemente diluidos, lo que al final produce un efecto tóxico.

Un gran negocio

Aunque parezca que no, muchos países europeos son grandes defensores de la medicina homeopática. Entre ellos, Reino Unido, donde la homeopatía está integrada dentro del sistema nacional de salud.

Y es que la falta de regulación, de controles de calidad y de prescripciones en muchos países ha provocado que la homeopatía se convierta en todo un negocio. Hay empresas farmacéuticas que se ganan la vida vendiendo estos preparados por todo el mundo, como Boiron. En España, incluso existe la Sociedad Española de Medicina Homeopática, en la que encontramos incluso médicos colegiados.

De hecho, si echamos un vistazo a la página web de la farmacéutica Boiron vemos que explican que ''según el caso, estos medicamentos se utilizan solos, en exclusiva, o junto a otros tratamientos, sobre todo en enfermedades crónicas''. Cuando hablan de enfermedades crónicas se refieren a aquellas de larga duración como diabetes, alergia, dermatitis, etc. Es decir, que no pueden asegurar, ya que no hay estudios científicos que lo avalen, que sus preparados sirven para mejorar los síntomas, sino que funcionan como complemento.

Y es que el problema y el riesgo no está solo en tratarse con remedios homeopáticos, si no pensar que eso es medicina de verdad.

Artículos recomendados