Menú
Remedios caseros para los hongos en los pies

INFECCIÓN

Remedios caseros para los hongos en los pies

Coger hongos en los pies en lugares como las piscinas es un clásico, pero ¿cómo se forman y cómo podemos evitarlo?

Triana Ocete Calvo

Los hongos en el pie son una bacteria, en la mayoría de los casos contagiosa, que se desarrolla principalmente en la planta del pie y que produce mucho escozor y picor en la zona y que también recibe el nombre de micosis. La principal causa de esta bacteria es la constante humedad del pie, el sudor, el calor o por pisar en zonas donde ha pisado muchas personas con heridas, posibles infecciones o incluso hongos también por su alta capacidad de contagio.

Los hongos en el pie es una afección muy desagradable, molesta y difícil de erradicar ya que su forma de propagarse se desarrolla con cosas tan comunes como cuando no te secas bien los pies y mantienes húmedos éstos, o el exceso de sudoración casos muy complicados de evitar puesto que son aspectos que pasan diariamente en la vida de toda persona. Ronchas rosáceas, blancas e incluso pompas que pican mucho son las formas más habituales de desarrollarse. En la mayoría de los casos podemos detectarlos en la planta del pie, pero cada vez son más los casos de hongos que se desarrollan en las uñas, entre los dedos o en la parte superior del pie y/o talón. Resulta muy molesto para caminar y además, su cara es lenta y complicada siendo en algunos casos difícil de combatir al 100 por cien.

Los picores en los pies son síntoma de hongosLos picores en los pies son síntoma de hongos

Es importante que en cuanto la persona afectada note las primeras molestias y sospeche que puede tratarse de un hongo, que acuda lo antes posible al podólogo para comenzar un tratamiento ajustados al nivel en el que se encuentre los hongos y para que éstos no se propaguen por el resto del cuerpo (los hongos pueden desarrollarse en cualquier parte de nuestro cuerpo), además de evitar infectar a otras personas que tengamos a nuestro alrededor y que puedan tener contacto con nuestra zona afectada.

Tratamientos caseros para los hongos en los pies

Cuando una persona padece de una infección por la bacteria de los hongos, es muy importante evaluar el nivel en el que se encuentra el pie. En algunos casos, el pie no llega a estar infectado al 100 por cien por hongos, sino que tiene un principio de infección que puede resolverse fácilmente si lo paramos a tiempo con algunos remedios caseros. Los más habituales y posibles de hacer en cada casa son:

- Vinagre: El vinagre es un desinfectante natural muy potente y eficaz, tanto para los hongos como para cualquier otra infección. Mezcla en una barreño vinagre con agua y mete el pie unos 15 minutos en remojo, durante 3 veces al día, cuando los saques, sécalos muy bien y evita ponerte zapatos que hagan sudor al pie. La mejoría será muy rápida y notable.

- Aceite de ajo: El ajo es un alimento muy bueno por su componente antibacteriano. Puedes prepararte tu propio aceite de ajo, metiendo en un tarro aceite con dientes de ajo crudo y dejando que macere un par de días. Cuando el aceite ya se haya impregnado de la sustancia antibacteriana que suelta el ajo en remojo, podrás aplicártelo en la zona afectada directamente varias veces al día. Deja que la piel absorba el mayor aceite posible y una vez pasado unos minutos, retirar con agua y secar bien la zona sobrante.

- Limón: El limón es una buenísimo remedio, rápido y eficaz, para prevenir e incluso curar los hongos en el pie. Si vas a estar en contacto con zonas donde van a pisar muchas personas, si tu pie produce mucha humedad con la sudoración o quieres prevenir sin más la aparición de hongos es muy recomendable lavar el pie con jugo de limón natural. Puede producir mucho escozor en la piel, picor o sensación de quemado pero eso es el resultado de que está haciendo efecto. De esta manera, evitaremos con un remedio natural, la aparición de los hongos y controlaremos además el exceso de humedad del pie.

El limón es es un gran aliado contra los hongos en los piesEl limón es es un gran aliado contra los hongos en los pies

- Talco: Poner polvos de talco en los zapatos antes de usarlo evita el exceso de sudor y de humedad y además, mantiene al pie hidratado y protegido de amenazas externas. Además, el talco es una solución muy eficaz para evitar el picor y escozor si ya está infectado con hongos.

Estos tratamiento caseros, ayudan a prevenir y a curar en muchos casos la infección y bacteria por hongos cuando no se trata de una infección muy aguda. Es cierto, que en otros casos, sobre todo cuando la infección ya está muy desarrollada estos remedios caseros no consiguen paliar las consecuencias de los hongos en el pie.

Tratamientos médicos para los hongos en los pies

A veces los remedios caseros no son suficientes para combatir los hongos en los pies. Por ello, existen también tratamientos médicos que llevan a cabo los podólogos muy eficaces que radican la infección. Algunos de estos tratamientos son:

- Cremas antibióticas: Cremas específicas para el picor y escozor de pies con un alto componente de antibiótico que ayuda a acabar con la infección. El médico especialista le indicará que crema le vendrá mejor según el grado de malestar y de infección que presente sus pies. Actualmente la puedes encontrar en farmacias o cremas con componentes curativos naturales en herbolarios.

- Sistema láser: Cuando los hongos están muy asentados en la piel del pie y/o se encuentran ubicados en el interior de la uña, un tratamiento manual puede resultar muy doloroso además de poco efectivo. Si se trata de una infección aguda, el sistema de laser es muy rápido y efectivo además de que resultado cero doloroso. Este tratamiento es más caro y solo se utiliza en casos extremos.

En cualquier caso, ante la aparición de dudas sobre si padece o no hongos y el grado de éstos lo más recomendable es que acuda al médico especialista que le ayude a determinar su estado y el tratamiento a llevar a cabo en su caso. No se asuste, la infección por hongos es muy común y tiene muchas soluciones fáciles y eficaces que permiten solucionar la afección sin necesidad de que ésta se vuelva a desarrollar. Eso sí, mantenga los cuidados de prevención pertinentes en cuanto a la sudoración, humedad del pie y limpieza y cuidado del mismo para evitar que se le desarrolle en más de una ocasión y provoque una infección crónica difícil de erradicar.

Artículos recomendados