Menú
Cómo tratar la otitis
INFECCIÓN DE OÍDO

Cómo tratar la otitis

La otitis es una infección de oído que puede afectar gravemente a las personas que lo padecen, ¿cómo se trata?

María Isabel Baena González

Si hay una enfermedad típica del verano, y que puede acabar haciendo bastante más daño del que imaginamos en un primer momento, es la otitis. La otitis es una infección que se da en el oído y que, por lo general, suele implicar una inflamación. Hay distintos tipos de otitis, aunque la más común suele ser la media. Cuando hablamos de que una otitis es media lo que estamos queriendo decir es que se ha dado en el oído medio, justo detrás del tímpano. No obstante, también puede haber otitis externa, que es lo que comúnmente se denomina otitis de nadador; esta se da en la parte más externa del oído, tal y como se puede interpretar por su nombre. Dentro de la otitis media y de la otitis externa hay muchas más clases, con lo cual dependiendo de qué tipo de otitis estemos hablando habrá un tratamiento u otro. Así que vamos a ir paso por paso para ver cómo se puede tratar cada tipo de otitis.

Otitis externa: puede llegar a ser preocupante

Vamos a comenzar hablando de la otitis externa, que consiste en una inflamación en la parte más externa del oído, casi siempre provocada por una infección. Se llama otitis de nadador porque puede darse precisamente por nadar en agua que esté en mal estado. Dentro de la otitis media, podemos hablar de tres tipos diferentes: aguda, crónica o maligna. La última es la más preocupante, puesto que cuando un profesional diagnostica una otitis maligna quiere decir que está afectando directamente a los huesos y cartílagos de la base del cráneo. Es por eso que es fundamental que, con el mínimo dolor de oído, se acuda rápidamente a un profesional para tratarla.

Para tratar en condiciones una otitis externa lo mejor es acudir al médico, incluso a urgencias si fuera necesarioPara tratar en condiciones una otitis externa lo mejor es acudir al médico, incluso a urgencias si fuera necesario

Para tratar en condiciones una otitis externa lo mejor es acudir al médico, incluso a urgencias si fuera necesario. Cuando es aguda, el dolor comienza de forma muy rápida y se hace insoportable en apenas unas horas. Una vez que se haya acudido al profesional, entonces se puede optar por un remedio casero para tratar la inflamación, siempre complementándolo con el tratamiento médico que se haya mandado. Lo que se suele recomendar, por regla general, es que se aplique calor seco directamente en el oído. Para esto no hace falta más que una bolsa térmica llena de agua caliente y un trapo seco con el que envolverla; una vez hecho esto, no hay más que ponerla encima del oído. Lo bueno de este método es que hará que baje la infección y, además, también hará que el dolor baje rápidamente.

Si eres de usar aceites, por ejemplo, puedes recurrir al aceite de oliva. Úntalo en un bastoncillo y pásalo con suavidad dentro de tu oído, dejando caer el aceite dentro del oído. También te vale una bolita de algodón. Una vez colocado, deja el aceite actuar durante una hora más o menos, y sentirás cómo el dolor se va pasando poco a poco. De nuevo queremos hacer hincapié en que estos remedios caseros hay que llevarlos conjunto a un tratamiento médico siempre.

La otitis media y su tratamiento

La otitis media también se puede tratar con métodos alternativos, acompañados a su vez de métodos médicos. Hay distintos tipos de otitis media: la crónica, que es la que se repite cada cierto tiempo y persiste; la exudativa, que es la que presenta una especie de derrame; y la aguda, que es la más conocida. La diferencia entre la aguda y el resto es que esta última suele aparecer más rápidamente, y darse en episodios cortos y dolorosos.

Para tratar la otitis media lo primero es acudir al médico, que recetará antibióticos; este tratamiento se prolongará entre diez y catorce días, y en los dos primeros se notará ya la mejoría. Eso sí: no cortes el tratamiento antes de tiempo, puesto que luego podrías volver a padecer una infección. Como complemento, para tratar de paliar el dolor, siempre puedes recurrir a las compresas de calor seco, como hemos explicado anteriormente. El aceite también ayudará, así como la manzanilla, que se aplica de la misma forma que el aceite. Recuerda que la manzanilla debe estar tibia, no hirviendo.

Si el dolor es demasiado fuerte (como suele ser en la otitis media aguda), lo normal es que el médico recete además del antibiótico un relajarte, como el ibuprofeno. De esta forma, podrás sobrellevar la enfermedad mucho mejor. Si el ibuprofeno no hace todo el efecto que te gustaría, entonces sí es buena idea complementarlo con compresas calientes o con una bolsa de agua caliente.

En algunos casos, el médico puede llegar a optar por tratamientos un poco más invasivos, como la parecentesis timpánica o los tubos de ventilación transtimpánicos. Esta primera técnica consiste en extraer el líquido del interior del oído, y se practica solo en pacientes que tienen fiebre así como el tímpano más inflamado de lo que deberían. La segunda técnica está indicada únicamente para la otitis media aguda, siempre que sea crónica. No es lo habitual.

Si el dolor es demasiado fuerte, lo normal es que el médico recete además del antibiótico un relajarteSi el dolor es demasiado fuerte, lo normal es que el médico recete además del antibiótico un relajarte

La homeopatía no es la solución

Pese a que a priori la otitis pueda parecerte algo muy sencillo, realmente no lo es. Si no se trata a tiempo, o si no se trata de la forma correcta, puede acabar siendo un problema bastante más grave. Hace unos meses, un niño falleció en Italia porque sus padres decidieron tratar una otitis con homeopatía; algo que hubiera podido ser tratado con un simple antibiótico, y que no hubiera tenido más relevancia en su vida, acabó costándole muy caro. La infección se extendió de tal forma que acabó provocando que su cerebro fallara y dejara de funcionar; pese a que los médicos trataron por todos los medios de salvarle la vida, les fue totalmente imposible.

El niño en cuestión estuvo cerca de un mes con otitis, y llegó a padecer vómitos, fiebres altas y desmayos, síntomas que nunca se dan en una otitis que se controla rápidamente. Fue entonces cuando los padres le llevaron al hospital, donde se comprobó que la otitis había afectado directamente al cerebro. Lo mejor que se puede hacer siempre es acudir a un profesional cualificado, y que sea este el que decida cómo se debe tratar la enfermedad.

Artículos recomendados

Comentarios