Menú
Aceite de coco para la psoriasis

PSORIASIS

Aceite de coco para la psoriasis

El aceite de coco se recomienda para diferentes problemas cutáneos como la dermatitis, eccemas o psoriasis. Vamos a conocer más acerca de la psoriasis y el uso del aceite de coco.

Ana M. Longo

La psoriasis es una enfermedad de la piel de carácter inflamatorio. Las personas que padecen psoriasis presentan heridas de color rojizo y blanco en la piel, similares a los eccemas. En las zonas donde más afectan son en las articulaciones, sobre todo en codos y rodillas. También pueden afectar a las uñas y el cuero cabelludo.

La psoriasis no es una enfermedad hereditaria ni contagiosa, sí crónica. Suele aparecer en una franja de edad de entre los 15 y 35 años. En el momento de administrar un tratamiento hay que conocer el caso concreto. No todos los tratamientos tienen el mismo efecto para todas las personas. Los diferentes tipos de tratamientos pasan desde ser tópicos, de fototerapia, sistémicos y combinaciones de los anteriores.

En el tratamiento tópico se utilizan cremas, lociones... justo en la zona afectada. No solo con tratamientos que impliquen fármacos o productos naturales, la esencia del tratamiento también se basa en una dieta saludable. Hidratarse con suficiente agua a lo largo del día también es muy importante. Sucede lo mismo con el ejercicio físico, baños calientes para que el picor remita. En el caso del aceite de coco se habla de sus beneficios para esta enfermedad.

Puede aplicarse el aceite caliente, no demasiado, sobre la piel y el cuero cabelludoPuede aplicarse el aceite caliente, no demasiado, sobre la piel y el cuero cabelludo

El aceite de coco para la psoriasis

Se ha expuesto que el aceite de coco es un remedio natural. En la actualidad está ganando adeptos tanto para su uso sobre la piel como en la cocina. Está compuesto por nutrientes propicios para la epidermis lo que puede aportarle salud. Puede aplicarse el aceite caliente, no demasiado, sobre la piel y el cuero cabelludo. Con esto se logrará que penetre más y mejor.

Por otro lado, previamente ponerse aceite de coco en la piel, puede potenciarse su efecto con un baño de agua tibia. O bien aplicar calor una vez untada la zona.La piel se prepara así para absorberlo de un modo más eficaz y no sufrirá efectos secundarios. A continuación debe aplicarse el ungüento, a ser posible aceite de coco virgen o esencial de herboristería. Es conveniente masajear y dejar actuar durante un tiempo. Este proceso puede realizarse unas 2 o 3 veces diarias.

Ciertas personas lo utilizan para hidratarse el pelo, los labios o la piel en general, no en el caso de pieles grasas. También puede usarse como desmaquillante, antiestrías, para reparar talones agrietados, exfoliante... Determinados medicamentos empeoran la sequedad de los enfermos de psoriasis y con el aceite de coco se logra humedad e hidratación en la piel.

El aceite de coco posee un índice elevado de grasa, no obstante es una grasa saludable que ayuda en la enfermedad de la psoriasis. Esto ocurre porque la metabolización de los ácidos grasos del aceite de coco ocurre óptimamente. El aceite de coco:

  • Consigue un efecto calmante de los síntomas.
  • Ayuda a reducir los niveles inflamatorios e infecciosos de la piel.
  • Logra disminuir el alto grado de irritación de la piel.
  • Disminuye el malestar.
  • Posee propiedades antioxidantes , antisépticas y antibacterianas.
  • Mantiene la piel hidratada.
  • Ayuda a prevenir la sequedad cutánea o la reduce.
  • Ayuda al control metabólico y graso.

El aceite de coco hidrata el cuero cabelludo. El mejor momento de aplicación es tras la ducha o baño, es decir cuando el pelo está mojado. Al igual que en la piel es conveniente masajear y dejar actuar cerca de media hora. Para aumentar los beneficios de esta acción puede enrollarse el pelo en una toalla caliente.

No se puede decir que el aceite de coco actúa al cien por cien en favor de una persona con psoriasisNo se puede decir que el aceite de coco actúa al cien por cien en favor de una persona con psoriasis

Otros aspectos sobre el aceite de coco

No se puede decir que el aceite de coco actúa al cien por cien en favor de una persona con psoriasis. La enfermedad no siempre remite. Algún porcentaje de población afectada puede ser alérgica al aceite y necesitar otro tipo de tratamiento, probablemente más agresivo y efectivo en este caso. Será el médico quien ordene el tratamiento a seguir y siga el proceso. En ningún caso debe llevarse a cabo por cuenta propia sin hablarlo con el médico. El profesional sanitario debe evaluar el caso y decidir qué grado de afectación sucede. Normalmente el aceite de coco es un paliativo, no sirve para sustituir ningún tratamiento con medicamentos si fuesen necesarios y ante un caso severo.

Como se refiere el coco es un fruto. Puede comprarse virgen en aceite esencial, crema..., en tiendas naturistas y supermercados.Si se utiliza por primera vez es conveniente probarlo mínimamente para descartar alergias. Ocurre lo mismo si se consume, ya que puede provocar diabetes, problemas cardíacos, indigestión... El alto contenido de grasas del aceite de coco implica un uso moderado del mismo, sobre todo en pieles grasas.

Lo importante es dar aliento a la persona enferma, es decir, pese a comprender que no existe una cura al cien por cien, sí puede lograrse mejoría en los síntomas en un alto porcentaje con esta práctica. Conociendo ciertos remedios, sobre todo de tipo natural, la persona no verá tan afectada su salud, ni invadido su organismo por químicos procedentes de los fármacos, otro punto perjudicial para la piel y su cuidado.

Artículos recomendados