Menú
ALIMENTACIÓN SALUDABLE

Cuáles son las mejores meriendas para niños y adultos

La merienda es una parte importante de la dieta de cualquier persona a cualquier edad, por eso es importante conocer cuál es más saludable.

Inmaculada Jiménez Peral

Cuando queremos llevar una dieta sana y equilibrada, uno de los aspectos más importantes que destacan los especialistas en nutrición es realizar cinco comidas al día. Esto podemos resumirlo como desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena. En este caso, cuando se trata de los niños si que llevamos muy a rajatabla lo de realizar las 5 comidas, pero en la mayoría de las ocasiones, por falta de tiempo o por pensar que comiendo menos vamos a mantenernos más delgados, los adultos no lo llevamos a cabo con tanta exactitud.

Cuando hablamos de merendar no estamos hablando de comernos un bocadillo de chocolate o algún que otro dulce de bollería industrialCuando hablamos de merendar no estamos hablando de comernos un bocadillo de chocolate o algún que otro dulce de bollería industrial

Normalmente, un adulto come 3 veces al día olvidando la media mañana y las meriendas, lo cual se debe a una falta de organización y de concienciación por llevar una alimentación sana. Hoy, desde Bekia vamos a destacar cuales son las mejores meriendas , tanto para niños como para adultos y que así podemos tener una mayor organización a la hora de comer.

¿Cuáles son las mejores meriendas para los niños y los adultos ?

Cuando han pasado unas 3 horas desde la hora del almuerzo al medio día, nuestro organismo necesita de nuevo que le aportemos algo de energía, sobre todo si estamos realizando alguna actividad física a tener en cuenta. Esto es debido a que ya hemos digerido lo que hemos comido hace unas horas y el organismo comienza a entrar en una fase de decadencia. Cuando hablamos de merendar no estamos hablando de comernos un bocadillo de chocolate o algún que otro dulce de bollería industrial. Existen muchísimas alternativas de meriendas sanas y nutritivas para adultos y niños que nos ayudan a mantenernos fuertes y sanos hasta la hora de la cena, sin necesidad de tomar alimentos "prohibidos".

1. Fruta fresca

La primera idea de meriendas sanas a la que podemos recurrir y que es muy fácil de llevar a cabo es la de tomar una pieza de fruta. Aprovecha, en este caso, la fruta del tiempo en la que estés que siempre van a tener más propiedades y van a resultar más ricas. Opta por las fresas, naranjas, manzanas, sandías, melón, pera, plátano... Hay un sinfín de frutas a las que podemos recurrir.

2. Frutas con yogur

Por otro lado, si ves que con las frutas solas te quedas con hambre, o quizás a tu hijo no le gustan mucho las frutas puedes mezclarla con otros alimentos. El yogur se trata de una comida ideal para mezclarla con la fruta ya que en cuanto a sabor congenian muy bien y le aportan a la merienda las proteínas que le faltan a la fruta.

Existen muchísimas alternativas de meriendas sanas y nutritivas para adultos y niñosExisten muchísimas alternativas de meriendas sanas y nutritivas para adultos y niños

3. Batidos de frutas

Esta se trata de una alternativa perfecta para los niños, ya que no se darán cuenta de que están tomando frutas, pero al mismo tiempo les encantará su sabor dulce y los colores de este. Para ello lo mejor será que elabores tú mismo los batidos mezclando fruta con leche y un poco de edulcorante, en el caso que quieras endulzarlo, mezclándolo todo con la batidora y tendrás una merienda muy rica y sana.

4. Bocadillos

Por último, dependiendo de la actividad que tu y tu hijo vayáis a hacer el resto de la tarde puedes recurrir a los bocadillos. Eso sí, aquí no todo vale. Intenta siempre elegir un pan que sea integral o de cereales, para aportar mayor fibra y saciedad a tu merienda, y tampoco vale pan de molde, ya que tiene un alto contenido en azúcares. No optes por cualquier embutido para ponerle dentro. Para ello, lo mejor es recurrir a alimentos nutritivos como por ejemplo el atún, queso tierno, salmón, pavo, pollo junto a algún brote verde y una rodaja de tomate.

Recuerda que la merienda se trata de la penúltima comida que vamos a realizar en el día y que no podemos saltárnosla pero tampoco podemos comer cualquier cosa. Lo ideal es que adaptemos la merienda al tipo de actividad que vayamos a realizar posteriormente, siendo más calórica en el caso que vayamos a hacer ejercicio y más liviana en el caso que vayamos a realizar una actividad más sedentaria.

Artículos recomendados

Comentarios