Menú
5 claves para superar una crisis emocional

BIENESTAR EMOCIONAL

5 claves para superar una crisis emocional

Las crisis emocionales pueden ocurrir en cualquier momento de tu vida, por eso, no dudes en aprender a superarlas

Mª José Roldán Prieto

No importa la edad que tengas, ni tu estatus social, tampoco importa cómo es tu vida. Todos podemos pasar por diferentes crisis emocionales a lo largo de la vida, es normal e incluso saludable en algunos casos. Las crisis emocionales te pueden ayudar a conocerte mejor y sobre todo, a saber qué quieres en la vida y cómo quieres mejorar para sentirte mejor contigo mismo/a y con el entorno que te rodea.

Es posible que un día te sientas bien contigo y con tu vida, tu trabajo, tu pareja, tu familia, tus estudios... Pero después, al día siguiente puede que te sientas paralizado/a, con miedo... Sin saber cómo continuar con tu vida o qué hacer para estar mejor. Esto es una crisis emocional, donde el llanto y el malestar se apoderan de ti. La buena noticia es que con voluntad puedes sentirte mejor. Tomando algunas decisiones puede convertirte en una persona más fuerte y feliz.

Es importante que te conozcas bien para saber cuál ha sido el detonante de esa crisis emocional que estás pasandoEs importante que te conozcas bien para saber cuál ha sido el detonante de esa crisis emocional que estás pasando

Claves para superar una crisis emocional

Conócete a ti mismo/a

Es importante que te conozcas bien para saber cuál ha sido el detonante de esa crisis emocional que estás pasando. Tu mente tiene el poder suficiente para poder controlar cómo te sientes, así que solo tendrás que aprender a calmarte. Averigua cuáles son tus valores actuales y qué es lo que te motiva para estar bien (dinero, amistad, amor, creatividad, conocimiento, etc). Una vez que lo sepas, reconstruye tu vida alrededor de eso.

Entiende tus sentimientos y tus emociones

Una crisis emocional te puede ayudar a entender mejor tus pensamientos y emociones, a poner palabras a esos sentimientos que te hacen sentir de forma vulnerable. Escucha a tu cuerpo y a tu corazón. Si sabes escuchar a los demás, ¿por qué no lo haces también contigo mismo/a? Reacciona a esas emociones y actúa para sentirte bien. Todos los sentimientos son tus guías para que aprendas a saber cómo estar y qué debes hacer para sentirte mejor. Busca el camino.

Asume las responsabilidades de tu vida

La vida es un 10% de lo que te ocurre y un 90% de cómo reaccionas a ella. Si empiezas a entender cómo tu actitud ante la vida está dentro del 100% de tu control, entonces te darás cuenta de que tú tienes el poder para cambiar tu vida a mejor, solo si quieres hacerlo.

En lugar de culpar a los demás por dónde te encuentras ahora, solo deberás preguntarte si podrías o querías haberlo hecho de otra manera. Piensa si tu comportamiento podría haber sido diferente, así podrás evitar conflictos internos semejantes en el futuro. Por ejemplo, si en el futuro alguien te irrita mucho, puedes pensar en cosas como: '¿Cómo estoy contribuyendo a este problema? ¿Cómo puedo mejorar esta situación para sentirme bien?

No te compares con los demás, no pienses en lo que los demás tienen o hacen y en lo que tú te estás perdiendoNo te compares con los demás, no pienses en lo que los demás tienen o hacen y en lo que tú te estás perdiendo

Deja las comparaciones para siempre

Es probable que veas en Facebook, Instagram o Twitter cómo los demás comparten en forma de fachada sus 'perfectas' vidas. En estas redes sociales rara vez se ve la realidad de la vida de las personas pero esto crea un sentido deformado de la realidad.

No te compares con los demás, no pienses en lo que los demás tienen o hacen y en lo que tú te estás perdiendo. Organiza tu vida para ser feliz sin importar si tus vacaciones son en el pueblo de al lado y el de tu amigo del Facebook al otro lado del charco. Disfruta del momento y no te importará otra cosa más que el presente. Solo disfruta la vida y sé tú mismo. Cuando seas tú mismo te querrán las personas adecuadas. No necesitas más que eso.

Mira a tus miedos de frente

Todos tenemos miedo, eso es algo normal. Pero es necesario aprender a enfrentarse a esos miedos, mirarles de frente y que no te paralicen. Si tienes miedo a al fracaso no permitas que el fracaso sea una palabra en tu vocabulario. No permitas que tus miedos tomen el volante de tus acciones. Deja las cosas negativas a un lado, tienes que crecer por encima del miedo y no ahogarte en él.

Artículos recomendados