Menú
Cómo evitar problemas estomacales en Navidad

PROBLEMAS DE ESTÓMAGO

Cómo evitar problemas estomacales en Navidad

En Navidades son habituales los excesos, por eso es importante saber cómo evitar los problemas estomacales.

Sara Poyo Lorenzo

Durante las fiestas de navidad a veces es inevitable sentir dolor de estómago, las abundantes y ricas comidas que nos presentan hacen que nos llenemos más de lo que podemos permitirnos, siendo contraproducente para nosotros y sobre todo para nuestro estómago. Por eso la gastritis y gastroenteritis son de las enfermedades más comunes en estas fechas. Si tenemos la oportunidad de ser nosotros mismos quienes preparan la comida es fácil evitarlo, pues si sabemos que nuestro estómago es delicado podemos elegir platos más ligeros, sustituir unos alimentos por otros que nos sientan mejor o simplemente combinarlos de forma inteligente. Sin embargo, no siempre es así. Las invitaciones de familiares y amigos a las cenas y comidas hacen que por compromiso no podamos eludir los platos que nos ponen en la mesa ya que somos invitados y tampoco podemos imponer nuestras preferencias.

Durante las fiestas de navidad a veces es inevitable sentir dolor de estómagoDurante las fiestas de navidad a veces es inevitable sentir dolor de estómago

Como no podemos rechazar esas invitaciones tenemos que hacer lo posible para minimizar los efectos que puedan tener en nuestro estómago. Ya no estamos hablando de ganar peso debido al exceso de comida que solemos ingerir en estos días si no más bien a las consecuencias que tienen en el estómago. Además las personas con trastornos específicos, como el síndrome del colón irritable deberán tener un cuidado especial porque los alimentos pesados pueden causarles diarreas, estreñimientos y fuertes dolores. Una mala comida puede arruirnarnos todo el día y toda la noche. ¿Te imaginas salir a bailar en nochevieja con dolor de estómago? No suena muy ameno.

Como evitar problemas estomacales en navidad

1) Si puedes planifica las comidas. Si eres tú quien va a preparar las comidas o cenas tienes suerte porque puedes incluir alimentos variados, que no sean todos ricos en grasas e hidratos de carbono simples. Busca platos equilibrados a la par que deliciosos. Las carnes más grasas no tienen porque ser las más deliciosas. Por otro lado las verduras al horno pueden ser el acompañante perfecto a nuestros platos principales. Por otro lado, los aderezos picantes mejor no incluirlos si tienes un estómago delicado, cámbialos por especias aromáticas que también les dará un buen sabor y son más suaves. El orégano, laurel, tomillo... hay una gran variedad.

Por último, no abuses de la sal, ponla solo si es estrictamente necesaria. Por ejemplo, hay pescados y mariscos que ya son salados de por si, agregarles sal no mejorará apenas el sabor y nos estamos predisponiendo a pasar una mala noche.

2) Huye de las salsas pesadas. Muchas veces no son los platos en sí los que nos producen malestar si no las salsas que se les agrega, sobre todo sis on demasiado grasas o especiadas. Hacen que nuestros estómagos se resientan causándonos ardor. Si eres una invitada a una cena pide que te echen menos salsa en el plato.

3) No te saltes comidas. Si estamos mucho tiempo sin comer, es decir, vamos con el estómago vacío a la cena, no solo comeremos mucho más porque estaremos famélicos si no que nuestro estómago estará más delicado. Imaginate la situación, llevas unas cuantas horas sin comer y de repente ingieres mucha comida pesada o/y condimentada. Es como si directamente le dieses una patada a tu estómago. Sin embargo, si comes algo ligero un par de horas antes tu estómago no estará totalmente vacío y la comida no te sentará tan mal. Una pieza de fruta o un yogur junto con una infusión un par de horas antes de la cena de navidad asentará tu estómago y lo irá preparando.

4) Come despacio y mastica bien. Saborea la comida, come despacio y mastica bien, así ahorrarás trabajo a tu estómago, que seguramente no esté acostumbrado a procesar tanta comida de golpe. Finalmente, una vez terminada la cena, la mejor opción para acompañar los postres es una manzanilla bien cargada a la que puedes añadirle un chorrito de anís.

5) A la hora de tomar alcohol es mejor no abusar. Una copa o dos es lo habitual, pero es recomendable no tomar más. Si abusamos de él nuestro estómago puede resentirse, aparte de la resaca que podemos tener al día siguiente. Si no puedes evitarlo al menos no te lo tomes antes de la cena, intenta que vaya acompañado siempre con la comida. Por otro lado, las bebidas fermentadas (vino, cerveza, cava...) no son tan agresivas para el estómago y por tanto son más recomendadas que las destiladas (vodka, ron, coñac). Tampoco debes abusar de las bebidas carbonatadas porque producen gases y mucho menos de los combinados donde se mezclan ambas cosas.

Lo ideal para evitar gastritis y otros problemas es cenar 2 horas antes de ir a dormirLo ideal para evitar gastritis y otros problemas es cenar 2 horas antes de ir a dormir

6) Los dulces en pequeñas cantidades. Puedes comerlos por supuesto, pero controla la cantidad, al igual que con el resto de las comidas. Un exceso de carbohidratos simples mezclado con alcohol y grasas es una bomba de relojería para el estómago. Por eso, es mejor que racionalices los dulces por días que estar varios sin probarlos y darte un atracón en navidad.

7) Muévete más. Es recomendable que durante esos días hagas un poco de ejercicio con la idea de evitar los gases, el estreñimiento o posibles cólicos. El deporte es siempre beneficioso y debería ser regular, pero nunca es tarde para empezar. Si aun así sigue sin atraerte la idea al menos durante esa quincena deberías moverte un poco para regular los intestinos y aligerar las digestiones.

Por otro lado, tras una buena cena o comida echarnos una siesta es la peor idea que podemos tener porque nos despertaremos con dolor de estómago, reflujos y seguramente con dolor de cabeza. Lo ideal para evitar gastritis y otros problemas es cenar 2 horas antes de ir a dormir.

8) Reduce el tabaco. Si eres fumador es buena idea reducir su consumo en navidad. El tabaco contiene sustancias que debilita el esfínter que divide el estómago del esófago (esfínter esofágico). Por eso, una persona fumadora tiende a tener más reflujos que una no fumadora.

9) Especial cuidado si estás embarazada. Las mujeres con más de 3-4 meses de embarazo deben tener especial cuidado porque según crece el feto en su interior se va a ejercer presión en el estómago y vejiga. Esa presión hará que el esfínter esofágico se abra con más facilidad y los gases ácidos provenientes del estómago creen reflujo en la mujer.

10) Ropa cómoda. Es mejor que lleves ropa holgada y cómoda a la cena y comida de navidad. Así conseguiremos facilitar las digestiones.

Artículos recomendados