Menú
6 cambios en tu dieta para mejorar tu digestión

DIETA

6 cambios en tu dieta para mejorar tu digestión

Descubre 6 cambios en tu dieta para mejorar tu digestión y que te sientas mejor con tu salud digestiva.

Mª José Roldán Prieto

Con la llegada del verano, son muchas personas las que, sin darse cuenta, pueden tener cambios en su dieta, algo que por desgracia, puede coincidir en graves problemas digestivos. Algunos de estos problemas pueden ser estreñimiento, hinchazón abdominal, sensación de gases, irritación intestinal... Estos son solo algunos de los problemas digestivos más comunes por culpa de alimentarse incorrectamente.

Pero si no se tratan podría afectar negativamente a tu tracto gastrointestinal y a tu bienestar y calidad de vida. Por eso, es importante que tus males digestivos los trates cuanto antes y que tengas algunos cambios en tu dieta. Si no sabes cuáles son los mejores cambios que puedes hacer para mejorar tu digestión y la salud de tu tracto digestivo, sigue leyendo.

Con la llegada del verano, son muchas personas las que, sin darse cuenta, pueden tener cambios en su dietaCon la llegada del verano, son muchas personas las que, sin darse cuenta, pueden tener cambios en su dieta

Cambios en tu dieta para mejorar tu digestión

1.Añade cultivos probióticos

Aunque hay un montón de suplementos que pretenden ayudar a aumentar tu ingesta de probióticos saludables, nada va a comparar con tomar cada día un yogur natural. El yogur natural te ayudará a mejorar la función digestiva y curar la irritación intestinal.

2. Limita el consumo de cafeína

Limita tu consumo de café y el consumo de negro. Elimina los café con leche o cualquier bebida que tenga cafeína (o teína), también en refrescos u otras bebidas. Todas estas bebidas afectan negativamente a tu aparato intestinal, e incluso, pueden hacerte daño en tu estómago. Puedes tomar infusiones en su lugar, que además de tener propiedades curativas, también contienen elementos que no son tan dañinos como la cafeína del café.

3. Elimina el gluten

Independientemente de si eres o no es alérgico/a al gluten, puede ser un culpable en tu mala digestión. El gluten es una proteína difícil de digerir que puede causar problemas digestivos tales como hinchazón de vientre, gases, estreñimiento e incluso diarrea.

Por otra parte, puede causar confusión mental, fatiga, mareos y dolores de cabeza por migraña. El gluten se encuentra en el centeno, la cebada, el trigo, y otras formas de trigo, incluyendo el cuscús, el trigo duro, y otros. Puedes considerar el comer avena sin gluten, arroz silvestre u otros elementos libres de gluten.

4. Consumir verduras crudas con moderación

El consumo excesivo de verduras crudas hace que sea más difícil para tu cuerpo el descomponer lo que comes. El consumo de vegetales crudos con moderación está bien, pero cocinarlos más a menudo puede ayudar a aliviar los síntomas de la disfunción digestiva y mejorar tu salud en general. Las verduras no pueden faltar en tu dieta, pero intenta que sean cocinadas en su gran mayoría.

5. Hierbas suaves y calmantes para sazonar tus comidas

Si sueles sufrir episodios de irritación intestinal, intenta reducir el consumo de ajo, curry, pimientas y otras especias picantes. Sazonar las comidas con hierbas suaves y relajantes, como la menta, albahaca, salvia, perejil y orégano.

Independientemente de si eres o no es alérgico/a al gluten, puede ser un culpable en tu mala digestiónIndependientemente de si eres o no es alérgico/a al gluten, puede ser un culpable en tu mala digestión

6. Disminuye el consumo de queso

Muchas personas creen que el queso es una gran fuente de cultivos vivos y pueden comerlo con libertad en lugar de comer yogur. Mientras que el queso realmente los contiene, es un alimento que no es adecuado para las personas propensas a tener problemas digestivos. El queso es difícil de digerir y puede causar estreñimiento. La levadura nutricional es una alternativa saludable y tiene ese fantástico sabor a queso, pero no causa ningún daño a tu sistema digestivo.

Estos son algunos cambios que puedes incluir en tus dietas diarias para mejorar tu digestión y que la salud de tu tracto digestivo mejore notablemente. Si después de realizar algunos cambios positivos en tu dieta sigues teniendo molestias o problemas digestivos, entonces habrá llegado el momento de que acudas a tu médico para que valore tu estado de salud y que, si es necesario, te haga las pruebas necesarias para saber si tu salud está bien o si hay algo en concreto que se deba valorar y tratar.

Artículos recomendados