Menú
Cómo prepararse emocionalmente para la jubilación

JUBILACIÓN

Cómo prepararse emocionalmente para la jubilación

La jubilación debe ser una etapa de descanso y reconocimiento, pero, ¿cómo preparase emocionalmente?

Mª José Roldán Prieto

La jubilación no tiene por qué ser un cambio de vida estresante. Las personas que se enfrentan a esta nueva etapa piensan en su situación económica, pero también en cómo se sienten emocionalmente. No todos los jubilados se sienten bien porque creen que les faltará dinero para vivir bien. Sin embargo, las investigaciones muestran que una jubilación exitosa no solo tiene que ver con el dinero que se tiene en el bolsillo... También se requiere una reserva de estados emocionales, que en ocasiones las personas no tienen en cuenta.

Aunque la jubilación se piensa que es un momento de relajación para muchos, la realidad es que también ocurre que las personas sienten que se acercan grandes desafíos, tanto a niveles financiero, como social, psicológico y emocional... Todo esto puede afectar a las personas que se jubilan así como a sus familias.

Es necesario prepararse emocionalmente para la jubilación y que de esta manera, cuando llegue este momento en tu vida te puedas sentir bien y saber que, lo mejor está por llegar. Pero, ¿cómo conseguirlo?

La mayoría de los jubilados se centran en una imagen idealizada de su jubilación en el que están felices y realizadosLa mayoría de los jubilados se centran en una imagen idealizada de su jubilación en el que están felices y realizados

Reflexiona sobre tus sentimientos acerca de la jubilación

Al igual que con todas las etapas de la vida, la mayoría de la gente asume automáticamente que su experiencia personal será más o menos el reflejo de las normas sociales percibidas. Sin embargo, la realidad está a menudo muy lejos de esto. Muchas personas jubiladas se sienten abrumadas y sin saber muy bien cómo enfrentarse o enfocar esta nueva etapa de la vida. Tan diferente a las anteriores.

La mayoría de los jubilados se centran en una imagen idealizada de su jubilación en el que están felices y realizados. El problema es que cuando aparecen otros sentimientos normales como la soledad, el aburrimiento o el lamento... Pueden experimentarse como una señal de fracaso que les haga sentirse realmente mal consigo mismos.

Es necesario saber qué sentimientos tienes y saber si hay alguno o algunos en concreto que te esté causando malestar emocional en tu vida diaria. Los sentimientos negativos pueden distorsionar tu percepción de la realidad y motivarte a escoger decisiones erróneas.

Una buena manera de prepararse para estos sentimientos es reconocer con suficiente antelación que las respuestas a la jubilación son individuales, personales y complejas. Puedes escribir una lista con aspectos positivos y negativos que te genere la jubilación y discutirlos con la familia o los amigos. De esta manera, podrás encontrar las soluciones de forma anticipada de lo que te puede hacer sentir molesto o triste de la jubilación.

Tu identidad personal no se acaba porque te jubiles, una nueva etapa comienza y puede ser muy enriquecedora para tiTu identidad personal no se acaba porque te jubiles, una nueva etapa comienza y puede ser muy enriquecedora para ti

La interacción social y el tiempo libre

Mucha parte del tiempo de las personas se gasta en el trabajo, y en ocasiones, muchas personas centran todas sus interacciones únicamente con los compañeros. Pero si solo te has relacionado con compañeros de trabajo, es posible que si te jubilas antes que ellos empieces a notar como estas relaciones empiezan a terminarse. Total, las relaciones laborales siempre serán eso: relaciones laborales. Un compañero de trabajo no será tan importante como un amigo de toda la vida o tu propia familia.

Si quieres seguir teniendo contacto con personas e interactuar con otros porque es algo que te motiva a estar bien, entonces no dudes en apuntarte a asociaciones para personas jubiladas donde encontrarás a muchas personas en tu misma situación y con ganas de realizar actividades afines a las tuyas. Podrás tener una buena vida social fuera del trabajo al que ya no perteneces y también fuera de la familia, para los momentos en los que quieras desconectar un poco de tus rutinas diarias.

Tu identidad personal no se acaba porque te jubiles, una nueva etapa comienza y puede ser muy enriquecedora para ti. Piensa qué es lo que te gusta hacer y hazlo. Recuerda que debes tener un pensamiento de ahorro igual que has tenido hasta ahora para evitar preocupaciones financieras, y simplemente... disfruta de tu vida.

Artículos recomendados