Menú
Cuáles son los tipos de Esclerosis Múltiple
ESCLEROSIS

Cuáles son los tipos de Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica y degenerativa que afecta al sistema nervioso, pero, ¿cuántos tipos de Esclerosis Múltiples hay?

Inmaculada Jiménez Peral

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica y degenerativa que afecta al sistema nervioso y es una enfermedad muy común entre los jóvenes de entre 20 y 30 años. Los síntomas que caracterizan a la esclerosis múltiple son :

[imgEsta es una enfermedad que afecta en niveles más elevados a mujeres=]https://img.bekiasalud.com/articulos/52000/52380/1.jpg[/img]

- Fatiga

- Dolor muscular y de huesos

- Falta de estabilidad

- Alteraciones visuales y cognitivas

Esta es una enfermedad que afecta en niveles más elevados a mujeres que a hombres y no se puede determinar una causa concreta que la desarrolle. Esta afecta al sistema nervioso central, formado por la médula espinal y el cerebro, y se debe a la ausencia de fabricación de una hormona llamada mielina que es la que se encarga de que la conexión entre las neuronas y las fibras nerviosas, por lo que su ausencia provoca una mala conexión que originan los síntomas anteriormente mencionados.

Tipos de esclerosis múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad que no tiene una evolución fija, es decir, no todo el mundo reacciona de la misma manera, cada organismo es un mundo y tiene una reacción diferente. Podemos diferenciar algunos tipos dependiendo del curso que tome la enfermedad en cada enfermo.

- Esclerosis múltiple benigna: Se trata de la versión más leve de la enfermedad, ya que no tiene una evolución muy rápida y su estado no es muy avanzado. Después de producirse uno o dos brotes de esta enfermedad, se da una recuperación completa. Solo se puede diagnosticar una esclerosis múltiple benigna a los 10 o 15 de que el enfermo sufra el primer brote, ya que por ello se le denomina así.

- Esclerosis múltiple reminente-recurrente: Este es el tipo de esclerosis más común entre las personas que sufren esta enfermedad. Consiste en recaídas recurrentes en las que el paciente cada vez tiene los síntomas de estas más acusado, o incluso aparecen nuevos síntomas en la enfermedad. Cada recaída puede tener una duración que se alargará entre días y meses, a la misma vez que esta puede mantenerse sin aparecer durante meses o años.

- Esclerosis múltiple progresiva primaria: la principal característica de este tipo de esclerosis múltiple es que no hay un número de ataques definidos. Es de las menos comunes que existe y esta provoca en el enfermo un comienzo leve y un empeoramiento progresivo en el sistema motor.

- Esclerosis múltiple progresiva secundaria: En este tipo de esclerosis múltiple la aparición de la enfermedad lo hace a través de los síntomas típicos de la segunda fase. El grado de incapacidad del enfermo empeora entre brotes. Un elevado porcentaje de personas que sufren esclerosis múltiple reminente-recurrente, evolucionan a la forma secundaria progresiva.

Tratamiento para combatir la esclerosis múltiple

Para tratar a un enfermo de esclerosis múltiple cuando sufre un brote de la enfermedad se puede emplear, por un lado, los corticosteroides que aminoran la duración y la intensidad de los brotes o, por otro lado, las plasmaféreris que es una alternativa para aquellos enfermos que no soportan los corticosteroides.

El objetivo del tratamiento contra la esclerosis múltiple es la de cambiar la ruta de la enfermedadEl objetivo del tratamiento contra la esclerosis múltiple es la de cambiar la ruta de la enfermedad

El objetivo del tratamiento contra la esclerosis múltiple es la de cambiar la ruta de la enfermedad, aliviar los síntomas que esta deja en el paciente y conseguir así que este sufra menos, ayudar a la rehabilitación del enfermo cuando sufre un brote y pueda así volver a realizar su vida con la mayor normalidad posible. Cada tipo de esclerosis necesitará un tipo de rehabilitación diferente, ya que cada una afecta a una zona del cuerpo y en una intensidad distinta.

Tener esclerosis múltiple no es sinónimo de vivir una vida sacrificada por la enfermedad, ya que muchos pacientes llevan una vida activa y bastante normal plena, pero hay que tener en cuenta que hay que adaptarse a ella y realizar algunos cambios en su día a día.

Artículos recomendados