Menú
13 consejos que te ayudarán a dormir mejor

DESCANSO

13 consejos que te ayudarán a dormir mejor

El descanso es un factor muy importante para que nuestro cuerpo libere todo el agotamiento acumulado y coja fuerzas para afrontar nuevos retos.

Coral Ferrero Ibáñez

Hay días que pueden ser realmente estresantes: trabajo, estudios, familia, hogar... y para enfrentarnos a todo esto lo primordial es estar preparados habiendo recargado las pilas la noche anterior. El descanso es un factor muy importante para que nuestro cuerpo libere todo el agotamiento acumulado y coja fuerzas para afrontar nuevos retos.

A veces nos sentimos exhaustos y sin fuerzas, y no nos percatamos de que esto es debido a no dormir en buenas condiciones, y que un sueño reparador es suficiente para volver a sentirnos bien. Pero para conseguir este descanso óptimo debemos seguir unas condiciones. Estos son nuestros consejos para que repongas energías de manera apropiada durante tus horas de sueño.

1. Prepara un horario con la hora de ir a dormir y con la hora de despertarte

Cíñete siempre a este horario, aunque estés de vacaciones o sea fin de semana. El horario hace que nuestro cuerpo se acostumbre al ciclo de sueño y aproveche mejor las horas de descanso, por lo que te costará mucho menos dormirte por la noche y levantarte por la mañana. También ayuda coordinarse con la luz exterior: dormir cuando está oscuro y levantarse cuando hay claridad.

2. No vayas a dormir nunca pasando hambre o sed

Esto impedirá que concilies el sueño. Asegúrate de haber comido lo suficiente para no tener que levantarte por la noche a visitar la cocina y de tener siempre un vaso de agua a tu alcance por si te despiertas con sed.

Procura acostarte y levantarte a la misma horaProcura acostarte y levantarte a la misma hora

3. No fumes ni consumas cafeína o alcohol antes de ir a dormir

La cafeína es un estimulante que tarda hasta 8 horas en desaparecer de tu organismo, por lo que si tomas algún café o bebes cola después de medio día puede costarte dormir. El alcohol puede dar sensación de adormecimiento, pero su efecto se vuelve estimulante después. La nicotina del tabaco también es estimulante, además el efecto nocivo de este compuesto orgánico en los pulmones hace que la respiración fluya con menos facilidad, lo que repercute a la hora de tener un sueño continuado. Lo ideal sería que dejaras de fumar, pero si no ves esto una idea plausible, intenta no irte a la cama inmediatamente después de hacerlo.

4. Haz alguna actividad relajante antes de ir a dormir

Esto ayudará a que el cuerpo se vaya acostumbrando al descanso, y se recomienda sobre todo si te cuesta un poco coger el sueño. Una buena opción es darte un baño o una ducha caliente, un masaje, meditar, escuchar música tranquila o leer un rato. De este modo el cerebro ira ralentizando su actividad y preparándose para el sueño.

5. Haz de tu habitación un lugar ideal para el descanso

Cuando vayas a dormir es fundamental que te encuentres cómoda. Intenta que a tu alrededor se encuentre el menor número de dispositivos electrónicos posibles. Decora tu dormitorio a tu gusto pero recordando siempre que es un lugar para relajarte, no para trabajar ni para realizar las actividades de ocio. Es aconsejable que los colores de las paredes y mueble sean de un color suave, no demasiado fuerte, porque resulta estimulante. Respecto al colchón, cada uno tiene sus preferencias por lo que es importante que encuentres uno que se adapte a ti.

6. El factor de la compañía durante las noches

Si duermes con otra persona, establece tu espacio personal y tus necesidades para conseguir un sueño reparador y pide que se respeten. Si tu mascota comparte cama contigo, reconsidera si esta es una buena opción o no. Puede que te dificulte dormir de forma continuada, aunque, por otro otro lado, puede ser muy reconfortantes.

7. Limita la duración de las siestas

Lo normal si haces una siesta prolongada es que a la hora de acostarte por la noche no tengas sueño y te cueste dormir, descoordinando el horario establecido. Si haces siesta, procura que sean de 30 minutos como máximo.

8. Hacer ejercicio durante el día

Practicar ejercicio durante el día hará que te sientas mejor y que cojas la cama con más ganas. Con 30 minutos de ejercicio será suficiente, pero ten en cuenta de hacerlo al menos 4 horas antes de acostarte, si no, la temperatura del cuerpo aún seguirá alta y te impedirá dormir. Cuando notas que tus músculos se están enfriando es cuando ya puedes ir a la cama, ya que la energía que has utilizado para hacer deporte se está reduciendo.

Leer antes de dormir ayuda a conciliar el sueñoLeer antes de dormir ayuda a conciliar el sueño

9. Intenta no cenar comidas difíciles de digerir

Algunos de estos alimentos son la carne roja, los alimentos altos en azúcar e incluso leche, ya que el cuerpo estará trabajando en lugar de descansar. Deja un espacio de tiempo de 2 a 3 horas entre la cena y el momento de ir a la cama. Si justo antes de acostarte tienes hambre, puedes tomar un tentempié ligero como una tostada o una pieza de fruta sin ácido, como el plátano.

10. Reduce el estrés al mínimo posible

Si estás muy nervioso/a y pensando en demasiadas cosas no conseguirás dormirte. Organízate e intenta que para el final del día no te queden demasiadas cosas por hacer. Una buena idea es meditar antes de ir a dormir, despejar nuestra mente de todas las preocupaciones que podamos tener. Con la meditación predispondrás tu mente a dormir.

11. ¿El silencio te relaja o te agobia?

A algunas personas el silencio absoluto les produce estrés en vez de lograr el efecto contrario de relajación total. Si este es tu caso, es aconsejable que a la hora de acostarte te pongas "ruido blanco" o sonidos que evoquen la naturaleza en un dispositivo con altavoz . De este modo hay sonido, pero este es suave y no interfiere durante el sueño.

12. Baja bien las persianas para que no entre luz o ruido que te pueda molestar

Así mismo, intenta apagar el móvil o al menos ponerlo en silencio y dejarlo lo más lejos posible de la cama para que no te despierte el sonido o la luz que pueda emitir.

13. Relaja más el clima con esencias

Una buena idea para predisponer tu cuerpo al sueño es esparcir por tu habitación esencia con un aroma agradable, como el de la lavanda o la camomila, ya que está comprobado que esta clase de fragancias relajan la actividad del cerebro.

Artículos recomendados