Menú
Ejercicios Kegel durante el embarazo, ¿merece la pena hacerlos?

EMBARAZO

Ejercicios Kegel durante el embarazo, ¿merece la pena hacerlos?

¿Es importante y merece verdaderamente la pena el realizar durante el embarazo los conocidos como ejercicios Kegel?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Todo el mundo sabe la importancia que tienen los ejercicios Kegel, ¡la salud del suelo pélvico femenino se beneficia! Pero, durante el embarazo (y después), ¿merece la pena hacerlos? Para fortalecer los músculos, necesitas ejercitarlos. Esto también incluye los músculos del suelo pélvico. Incluso si no tienes un diagnóstico clínico de disfunción del suelo pélvico, los ejercicios de Kegel pueden ser útiles si pierdes un poco de orina cuando estornudas o toses, ¡especialmente después del parto o durante el embarazo! Este tipo de ejercicios son saludables y además se recomiendan siempre.

El embarazo y el suelo pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos en el suelo del área pélvica que sostiene los órganos en la pelvis, como el útero, la vejiga y el recto. Estos músculos ayudan a evitar que la vejiga se escape. Entre otros factores como el trauma, el esfuerzo repetido por el estreñimiento y el sobrepeso, el parto vaginal puede debilitar los músculos del suelo pélvico. Para fortalecer los músculos, el médico te puede decir que hagas los ejercicios Kegel.

Beneficios

Los síntomas de un suelo pélvico débil se superponen con algunos de los efectos secundarios de estar embarazada, pero en general, cuando tienes problemas para tensar y relajar los músculos del piso pélvico, esto puede denominarse disfunción del piso pélvico o debilidad del piso pélvico. El fortalecimiento de tu suelo pélvico con los ejercicios de Kegel puede ayudar a síntomas tales como:

  • Escape de orina
  • Escape de heces
  • Estreñimiento
  • Dolor en los movimientos intestinales
  • Necesidad frecuente de orinar
  • Dolor en las relaciones sexuales
  • Dolor de espalda
Tu médico deberá realizarte un examen de tu suelo pélvico y de los músculos circundantesTu médico deberá realizarte un examen de tu suelo pélvico y de los músculos circundantes

Tu médico deberá realizarte un examen de tu suelo pélvico y de los músculos circundantes para poder establecer un diagnóstico clínico. Es posible quieras esperar hasta que te hayas recuperado del parto para ver si alguno de los síntomas ha cambiado. Sin embargo, estos síntomas también pueden ser señales de otras enfermedades, así que tienes que asegurarte de mencionarlos en su cita con el médico y si es necesario ordenará que te hagas otras pruebas para descubrir la causa raíz de los problemas que estás padeciendo.

 No necesitas ningún equipo especial para realizar estos ejercicios No necesitas ningún equipo especial para realizar estos ejercicios

Hacer los ejercicios Kegel

Hace estos ejercicios son simples, solo son apretones repetitivos o estiramiento de los músculos internos. No necesitas ningún equipo especial para realizar estos ejercicios, solo una comprensión de en qué músculos concentrarse y cómo realizar los ejercicios.

Identificando los músculos

Para encontrar los músculos correctos, hay algunas cosas que puedes probar.

Cuando orines, detén la orina en medio de la corriente con los músculos. Cuando lo hagas sabrás cuáles son los músculos que debes utilizar durante los ejercicios Kegel. De hecho, esa es la presión muscular exacta que haces durante los ejercicios de Kegel, pero no hagas tus Kegel mientras orines (hacerlo aumenta el riesgo de infecciones urinarias).

Acuéstate e inserta un dedo limpio en tu vagina.  Aprieta tus músculos como si estuvieras conteniendo la orina. Si sientes la tensión alrededor de tu dedo, estás utilizando los músculos correctos. Si realmente tienes dificultades para aislar los músculos, pide ayuda a tu médico o ginecólogo, especialmente si crees que podrías estar haciendo los ejercicios de manera incorrecta.A veces, los conos vaginales ponderados que inserta y aprieta pueden ser útiles para mostrarte qué músculos debes usar; algunos médicos también usan el biofeedback con ejercicios de Kegel para monitorear la actividad del suelo pélvico.

Puedes hacer los ejercicios acostada, sentada o de pie. Lo ideal es hacer las tres posiciones cada día para obtener la máxima fuerza. Para realizar el ejercicio, levanta los músculos de la pelvis y aprieta hasta contar tres, luego relájate mientras cuenta tres de nuevo. Lo ideal es hacer hasta 10 a 15 repeticiones cada vez que hagas Kegels. Trate de hacer los ejercicios al menos 3 veces al día.

Así que ya sabes, si estás embarazada, si no lo estás o si acabas de tener un bebé... ¡los ejercicios Kegel son beneficiosos para ti!

Artículos recomendados