Menú
Electromiograma

PRUEBAS MÉDICAS

Electromiograma

La salud del corazón es muy importante, pero, ¿sabes por qué y para qué se realizan los electromiograma?

Marta Cabrera Benito

Un electromiograma es una prueba médica que se utiliza para diagnosticar con precisión enfermedades neuromusculares. Para ello se utilizan electrodos que miden, partiendo de la amplitud de las corrientes eléctricas, el número de fibras musculares que se contraen, al igual que lo que tardan en contraerse y el tiempo que se mantienen en ese estado. Las enfermedades que detecta pueden ser congénitas o adquiridas y, además, permite que se puedan clasificar teniendo en cuenta su origen e intensidad.

Esta prueba suele ser encargada por un neurólogo para saber hasta qué punto pueden llegar a estar afectadas las fibras musculares. Lo averigua comprobando, tras la descarga nerviosa, si están afectadas éstas o las fibras nerviosas. La diferencia está en que, en el caso de que las afectadas sean las fibras musculares, se contraerán un mayor número de fibras, pero no lo harán correctamente. Por el contrario, si las afectadas son las fibras nerviosas, la descarga no llegará a gran número de fibras musculares y, por lo tanto, no se contraerán.

Esta prueba suele ser encargada por un neurólogoEsta prueba suele ser encargada por un neurólogo

Pasos previos a un electromiograma

Al igual que la mayoría de las pruebas médicas, el médico manda a un paciente que se someta a un electromiograma cuando tiene dudas sobre si éste padece o no una enfermedad. Lo utiliza tanto para diagnosticarla como para descartarla. En este, las que provocan que se realice este examen son distrofias musculares, síndrome del túnel carpiano, esclerosis lateral amiotrófica, neuropatías, miastenia gravis o síndrome de Guillain-Barré.

A la hora de realizar un electromiograma, sí que es necesario que el paciente tome una serie de precauciones antes de que se lleve a cabo la prueba. En primer lugar, es importante que, durante los cinco días previos a ésta no realice actividad física intensa para que no afecte a las fibras. Por otro lado, es importante que el médico esté informado de la medicación que está siguiendo el paciente en ese momento con el fin de entender posibles alteraciones que aparezcan en los resultados. Por último, para que no haya problemas cuando se pongan los electrodos en la piel, es recomendable que se eviten las cremas y productos de higiene personal en la zona del cuerpo a analizar.

Cómo se realiza un electromiograma

Los pasos previos antes de la realización de esta prueba ya los acabamos de mencionar. En lo que respecta al resto de la preparación, no habrá nada reseñable. Bastará con que el paciente se presente en el lugar donde se va a llevar a cabo el electromiograma a la hora que se haya acordado. Suele durar alrededor de media hora. Las veces que este tiempo aumenta es porque, para poder realizar este estudio correctamente, es preciso que la temperatura corporal del paciente sea la correcta. Por ello, sobre todo los días de frío, será necesario esperar hasta que ésta se regule.

Cuando se termine el electromiograma, el médico retirará tanto los electrodos como las agujasCuando se termine el electromiograma, el médico retirará tanto los electrodos como las agujas

Para preparar zona, en primer lugar se le pedirá al paciente que deje al descubierto la que va a ser analizada. Una vez que esté al aire, se limpiará con líquidos antisépticos para quitar todos los gérmenes que puedan haber y que puedan dar lugar a una alteración de los resultados. A continuación, se introducen unas finas agujas hasta llegar al músculo que serán los sensores. Esta es la parte más molesta de la prueba, aunque no a todas las personas llega a parecerles dolorosa. Cuando ya estén colocadas, es el momento de poner los electrodos, cuyo número dependerá de lo que considere el médico oportuno. Entonces, empieza la prueba. Por un lado, el médico pedirá al paciente que contraiga los músculos que quiere analizar y, a la vez, la dará pequeñas eléctricas a través de los electrodos.

Cuando se termine el electromiograma, el médico retirará tanto los electrodos como las agujas y limpiará aquellos lugares en lo que han tenido lugar las punciones. Para tener los resultados habrá que esperar unos días ya que el neurólogo necesita estudiar con detenimiento lo que ha salido en las pruebas. En caso de que vea algo que no está muy claro, es posible que el paciente tenga que realizar alguna prueba adicional hasta que el diagnóstico sea concluyente.

Artículos recomendados