Menú
¿Es realmente peligroso para nuestra salud reutilizar botellas de plástico?

RECICLAJE

¿Es realmente peligroso para nuestra salud reutilizar botellas de plástico?

Son muchos las leyendas sobre si es seguro o no para nuestra salud rellenar botellas de plástico. Te contamos qué hay de cierto y peligroso.

Sara Poyo Lorenzo

Nos vamos de picnic. Lo tenemos todo preparado: la sombrillas, las toallas, la comida, los platos de plástico, un pack de cervezas... ¡Uy! ¿Y el agua? Miramos en el armario y encontramos un par de botellas de plástico vacías. "Servirá" pensamos. Vamos corriendo al grifo y tras enjuagar la botellas 2 o 3 veces las rellenamos de nuevo y las metemos en la nevera con el resto de la comida. ¿Estamos haciendo lo correcto?

Existe una leyenda urbana que dice que el plástico puede soltar al agua sustancias cancerígenas. Es más, si nos fijamos en a parte de atrás de algunas botellas, como por ejemplo, la botella de agua de Fuensanta, podemos leer un mensaje que pone: "Por su seguridad NO rellenar". Da a entender que no se deben reutilizar. ¿Es verdad que las botellas de plástico sueltan estas sustancias cancerígenas?

En realidad, estamos ante una verdad a medias. En primer lugar, el mensaje que hay detrás de algunas botellas advirtiendo del peligro de reutilizarlas no es por el hecho de que puedan soltar supuestas sustancias cancerígenas ni mucho menos, es porque hay personas que las pueden rellenar con materiales peligrosos que parezcan agua y beberla por error. Todos hemos escuchado la historia de una persona que bebió aguarrás o lejía de una botella de agua. Es muy peligroso si además tenemos a niños bajo nuestro techo porque muchos aun no están familiarizados con el olor de estas sustancias y les costará más darse cuenta.

 Debemos fijarnos en el número que aparece en el interior del triángulo símolo de reciclaje Debemos fijarnos en el número que aparece en el interior del triángulo símolo de reciclaje

Por otro lado, no es cierto que las botellas suelten sustancias cancerígenas, por lo menos en lo que se refiere a España. Si nos fijamos en el etiquetado de las botellas por la parte de atrás vamos a ver un dibujo de un triángulo formado con flechas y con la palabra PET debajo, significa que está hecho con tereftalato de polietileno, es un plástico de alta resistencia al desgaste y con una buena estabilidad térmica. Al estar construido con este material tan resistente es difícil que la botella se desgaste y contamine el agua del interior con esas sustancias cancerígenas, denominadas DEHA. Según el Cancer Research UK (instituto de investigación del cáncer en el Reino Unido) no hay datos significativos de que las botellas de plástico contengan este tipo de sustancias que puedan atentar contra nuestra salud. Es más, en el 2003 un grupo suizo de investigadores hicieron un estudio en tres países diferentes donde analizaban el agua de las botellas reutilizadas para ver si había restos de DEHA. En los tres no se vieron resultados relevantes. No había rastro de estas sustancias, y si las había eran en cantidades nimias, muy por debajo de los niveles que la OMS (Organización Mundial de la Salud) considera peligrosos. La conclusión fue que es casi imposible introducir en nuestro cuerpo estas sustancias solo por beber en botella de plástico, aunque sea reutilizada.

¿Entonces es o no es peligroso para nuestra salud?

Sí y no. No es totalmente peligroso pero tampoco es muy recomendable, aunque no por sus posibles efectos cancerígenos (que son falsos) si no por el riesgo de contraer algún tipo de enfermedad bacteriana. ¿Por qué ocurre esto? Las botellas de plástico aunque pueden reutilizarse aconsejan un solo uso. Es debido a que en su interior y sobre todo en la parte de la boquilla se acumulan todo tipo de bacterias que si no se limpian adecuadamente puede dar lugar a enfermedades. Estas bacterias se pegan al plástico y pueden proceder tanto del exterior como del interior de nuestra propia boca. A veces son incluso restos de comida que se adhieren a las paredes y forman hongos. Las consecuencias pueden ser las mismas que si padeciésemos una intoxicación alimenticia.

Las bacterias pueden eliminar con un lavado a base de agua caliente y jabón, el único problema es que por muy suave que sea el jabón este acabará estropeando la botella. Por eso, tenemos que estar atentos a los primeros signos de ello. Es decir, podemos reutilizar la botella siempre y cuando seamos higiénicos y no haya pasado demasiado tiempo, el uso que le demos siempre dependerá de como la hemos cuidado, sin embargo tampoco debemos excedernos. Cámbiala frecuentemente y lávate las manos antes de rellenar la propia botella.

Por otro lado, tenemos que tener cuidado con el material del que está hecho la botella. Como dije antes, en España la mayoría de las botellas de plástico están formadas a partir de PET, el cual es bastante resistente. Sin embargo, hay algunas marcas que usan plásticos con otros compuestos mezclados, un buen ejemplo es el bisfenol A. Es un compuesto que tomado por los humanos frecuentemente puede llegar a afectar al páncreas y crear con el tiempo resistencia a la insulina.

Una manera segura de reutilizar botellas, es comprar una cantimplora deportivaUna manera segura de reutilizar botellas, es comprar una cantimplora deportiva

¿Hay alguna alternativa para proteger nuestra salud?

Está claro que no podemos comprar una botella de agua nueva cada día, aunque sea solo por el hecho de contribuir a dañar el medio ambiente.

1) Fíjate en el compuesto de la botella antes de comprarla para evitar botellas con bisfenol A. Como desgraciadamente en nuestro país no está regulado el uso de mensajes que adviertan de su contenido tenemos que prestar atención a los códigos de reciclaje (el triángulo con un número dentro). Las botellas "seguras son las que tienen los números: 1, 2, 4 y 5. Debes evitar los productos con los números 3, 7 y 10, que sí la contienen.

2)Elige otros materiales para tus botellas. Si te gusta hacer deporte compra una cantimplora ligera y rellénala. A largo plazo te ahorrarás dinero, protegerás tu salud y contribuirás a mejorar el medio ambiente. Si no practicas deporte pero te gusta tener agua fresca en la nevera utiliza una botella de vidrio. En el plástico es más fácil que se acumulen las bacterias, sin embargo el vidrio es un material más frío y liso, es más complicado que las bacterias se acumulen en las paredes. Aun así asegúrate de lavarla bien después de cada uso.

3) No la dejes expuesta al sol ni dejes pasar mucho tiempo desde que la llenas hasta que la vacías. Las altas temperaturas dañan el plástico y contribuye a la proliferación de bacterias. Mucha gente tiene la costumbre de dejar una botella de agua en el coche. Si al finalizar el día se te olvida en el interior mejor cámbiala por otra, en los coches se acumula mucho calor durante el día. Es importante que tampoco bebamos el agua de su interior porque cuanto más tiempo esté el agua en contacto con el plástico (una vez abierto) el riesgo es mayor.

4) Lávala con agua y jabón, con las manos limpias y no la compartas. Por último, como ya dijimos el número de usos dependerá de lo higiénico y cuidadoso que seas, pero aun así se recomienda no superar los 6 o 7 usos.

Artículos recomendados