Menú
6 falsos mitos sobre la menopausia

FALSOS MITOS

6 falsos mitos sobre la menopausia

Desmentimos algunos de los mitos más extendidos sobre la menopausia.

Noelia Rodríguez Alvarez

Siempre se ha visto a la mujer como un misterio. Y cuando la cosa va de cuestiones femeninas como qué lleva en su bolso, por qué siempre van en parejas al aseo, razones para explicar su mal humor o la creencia de que muta cuando pasa por determinados momentos de su vida el misterio se convierte en mito. O en leyenda.

Sobre el comportamiento de las mujeres cuando tienen el síndrome premenstrual se ha escrito mucho y no siempre se acierta. Con la menopausia ocurre lo mismo. Además, el hecho de que hablar de cómo el vaivén de hormonas afecta a las mujeres se ve como un tema tabú no ayuda a la hora de aportar algo de claridad y discernir entre el mito y la realidad.

Eso es lo que vamos a intentar hacer en el artículo de hoy de Bekia. Vamos a ver aquellos mitos sobre la menopausia que no son más que eso, historias fabuladas o al menos con un elevado porcentaje de imaginación en ellas.

1. La mujer menopáusica deja de producir estrógenos

Las hormonas femeninas se conocen como estrógenos y son las responsables de todos los cambios que afronta una mujer durante este periodo. Se dice, se cree, se comenta que una vez que una se ha convertido en mujer menopáusica deja de producir estrógenos. No es cierto. Disminuye la cantidad de estrógenos que produce el cuerpo de manera natural (también le ocurre al hombre con sus propias hormonas) de un modo significativo, pero nunca finaliza del todo la producción.

No debemos temer a los sofocos porque no todas las mujeres los tienenNo debemos temer a los sofocos porque no todas las mujeres los tienen

2. Todas las mujeres sufren sofocos

No es cierto que todas las mujeres que pasan por la menopausia sufran sofocos. La gran mayoría de ellas sí que lo hacen pero las hay, afortunadas ellas, que no tienen que pasar por esa incómoda sensación.

También es un mito como muchos piensan que los sofocos son el primer síntoma de la menopausia. Todo lo contrario. Se dan cuando la mujer se encuentra en pleno proceso. Por lo general el primer síntoma es la desaparición de la menstruación o periodos irregulares, aunque todo depende del caso.

3. La menopausia engorda

Una menor producción de estrógenos no tiene que significar que una mujer vaya a engordar. El único proceso por el que pasa una mujer que garantiza que coja kilos es el embarazo y porque esto significa que su futuro hijo está ganando peso.

Con el paso de los años el metabolismo de una persona va cambiando y llegada una edad se ralentiza. Eso combinado con la posible tendencia depresiva que se asocia con el descenso de estrógenos o el hecho de que la mujer se 'abandone' al alcanzar la menopausia puede suponer que coja algún kilo. Es un mito que la menopausia como tal engorde. Sí es cierto que llegada a cierta edad es más fácil ganar peso y cuesta más perderlo. A los hombres les ocurre lo mismo.

4. La menopausia vendrá antes si has tenido la menstruación pronto

El periodo fértil de una mujer no es un tiempo concreto, así que el hecho de haber tenido tu primera menstruación con 11 años no significa que con 35 vayas a ser menopáusica. Cada mujer es diferente y del mismo modo que a unas les viene la regla primero o más tarde el descenso de estrógenos se puede producir también vas tarde o más temprano.

5. La menopausia es cosa de gente de 50 años

Son las mujeres de 50 años las que tienen la menopausia. Éste es otro de los clásicos mitos. La edad media para entrar en el período menopáusico son los 52 años, pero hay gente que empieza antes de alcanzar los 50 y otra que lo hace mucho más tarde. No todos los cuerpos son iguales y es por eso cuando alguien que ha pasado los 50 se queda embarazada es motivo de asombro.

6. La menopausia acaba con la vida sexual

Otro de los grandes mitos sobre la menopausia es aquel que tiene que ver con el sexo. La menopausia significa el fin del período fértil de la mujer y en cierta manera lleva asociado un descenso del nivel de deseo. Pero esto no significa que su vida sexual haya acabado. Ni mucho menos. Hay mujeres que disfrutan de una vida sexual totalmente plena y satisfactoria tras la menopausia.

El hecho de saber que no podrán ser madres de un modo natural influye también en que se tenga un menor deseo sexual, ya que el objetivo principal del sexo es procrear. Aunque también sea placentero el instinto de reproducción siempre está ahí. Pero lo que ocurre con el deseo sexual es que del mismo modo que se va vuelve. Y esto es algo que puede ocurrirle a cualquier mujer en cualquier momento de su vida.

La menopausia no nos hace engordar, pero sí nos costará más perder pesoLa menopausia no nos hace engordar, pero sí nos costará más perder peso

7. Hormonas contra la menopausia

La menopausia trae asociados diversos síntomas, tanto físicos como mentales, que a veces pueden resultar complejos para la mujer que los padece. Existen actualmente varios tratamientos farmacológicos dirigidos a paliar esos síntomas que lo que hacen es aportar hormonas al cuerpo. De este modo consiguen restablecer cierto equilibrio frente a la pérdida natural de estrógenos.

Sin embargo no se debe asociar que las hormonas son el único modo de paliar los síntomas de la menopausia. Hay tratamientos naturales e incluso terapias alternativas que pueden ayudar a sobrellevar mejor los síntomas de la menopausia y que no tienen los efectos secundarios de un tratamiento hormonal.

Éste ha de ser visto como la última opción para una mujer que se encuentra en la menopausia y siempre y cuando sea recetado por un médico y se tengan en cuenta los pros y contras del tratamiento.

Los mitos que existen en torno a la menopausia y el comportamiento de las mujeres que pasan por esa etapa es básicamente una generalización y exageración de alguno de los síntomas que pueden darse. Cada cuerpo reacciona de una manera diferente ante una bajada del nivel de estrógenos y está en manos de cada una reaccionar ante los cambios que está sintiendo.

Artículos recomendados