Menú
Para qué sirve donar el cordón umbilical del bebé

BEBÉS

Para qué sirve donar el cordón umbilical del bebé

El cordón umbilical del bebé le mantiene con vida y le nutre, pero después del nacimiento puede salvar muchas vidas.

Mercedes Benito Alfonso

¿Sabías que el cordón umbilical del bebé puede salvar vidas o ayudar a curar enfermedades? El cordón umbilical es el elemento que une a la madre y al feto durante la gestación. A través de él, el embrión recibe "alimento" que le permite crecer y desarrollarse. Hasta hace no mucho tiempo, se creía que la función del cordón umbilical se limitaba hasta el momento del nacimiento. Estudios posteriores, sobre las funciones y composición del cordón umbilical, han permitido averiguar datos muy importantes sobre el cordón que van más allá del momento del parto. El desarrollo de tecnología médica que permite extraer las partes necesarias del cordón umbilical, han abierto un mundo de posibilidades en el apartado de las células madre, y la posibilidad del uso de los componentes sanguíneos y celulares del cordón umbilical para curar enfermedades y salvar vidas.

Todos estos nuevos descubrimientos han impulsado la creación de bancos para la donación de cordón umbilical, tanto de manera privada como altruista. De modo que sea posible seguir estudiando las posibilidades que el cordón umbilical, en algo que hasta hace no muchos tiempo se creía inservible, para avanzar en medicina. Hoy en día son muchos los padres, que ya durante el embarazo, se plantean esta posibilidad y demandan información. Tanto si eres uno de esos padres, como si es la primera vez que oyes hablar del tema, en Bekia te informamos sobre esta práctica cada vez más común, y sobre la importancia de la donación del cordón umbilical del bebé.

El desarrollo de tecnología médica que permite extraer las partes necesarias del cordón umbilicalEl desarrollo de tecnología médica que permite extraer las partes necesarias del cordón umbilical

Importancia del cordón umbilical más allá del nacimiento

El cordón umbilical es un órgano largo, de forma tubular y flexible que mide unos 50cm de media. Está compuesto por dos arterias y una vena. Este entramado circulatorio, permite el intercambio de sustancias nutritivas y sangre rica en oxígeno, entre el feto y la placenta. Tras el nacimiento, el cordón se corta y sólo permanece una pequeña cicatriz, el ombligo.

Sabiendo esto, se descubrió que el cordón umbilical es una importante reserva de células madre hematopoyéticas. Estas células tienen la capacidad de generar glóbulos rojos, blancos y plaquetas; algo muy importante para tratar un gran número de enfermedades tanto genéticas, hereditarias o adquiridas, como puede ser el caso de la leucemia. Se trata de uno de los mayores descubrimientos de la medicina moderna, pues abre un gran abanico de posibilidades en el tratamiento de enfermedades que de otro modo son potencialmente mortales en un gran número de casos.

Existen otras reservas de células madre en el organismo como es el caso de la médula ósea. Pero las células del cordón son mucho más fáciles de obtener, tiene mayor capacidad de multiplicación y poseen un riesgo bajo de contaminación viral o infeccioso. Y sobre todo, no poseen incompatibilidades con los distintos tipos de sangre y una efectividad cercana al 90%.

¿Por qué es importante donar el cordón umbilical del bebé?

El cordón umbilical que antes de consideraba junto con la placenta, un desecho biológico que se tiraba, se ha convertido en una reserva de células, que una vez extraídas tras su donación, puede utilizarse para trasplantes y tratamiento de enfermedades; además de para investigación biomédica. Donar el cordón umbilical de tu bebé, hecho que no supone ningún trastorno ni para el bebé ni para la madre, además de ser indoloro, puede salvar muchas vidas, igual que la donación de sangre o de médula ósea, siendo la donación del cordón el proceso menos cruento de todos.

De las donaciones de cordón umbilical se benefician personas con enfermedades congénitas o adquiridas de médula ósea, como es el caso de las leucemias.

Tras el descubrimiento de que el cordón umbilical poseía células madres sanguíneas, que se podían extraer y usar en donaciones, se comenzó en la década de los 90 a realizar trasplantes de estas células procedentes de donaciones de cordón umbilical, a pacientes con la médula ósea enferma, objetivándose éxitos tras el tratamiento. Con el paso del tiempo, se ha descubierto que además estas células son "más eficaces" y presentan menos rechazo, que las que se pueden extraer de donaciones de médula ósea o de sangre periférica, principalmente debido a su inmadurez. Por ello, son la primera opción cuando surgen casos de trasplantes en niños, donde la enfermedad suele ser más agresiva, o en casos urgentes de adultos, incluso por encima de la médula ósea. Se ha demostrado que las complicaciones a corto y largo plazo son menores y la supervivencia general es superior a otros tipos de trasplante. El uso de sangre del cordón umbilical, debido a las características de estas células, que no se encuentran en otras partes del organismo adulto, hace que el rechazo al trasplante, denominado enfermedad de injerto contra huésped, sea mucho menor. Siendo el rechazo al trasplante una de las principales causas para que el trasplante no tenga éxito.

El cordón umbilical posee otros elementos celulares que podrían ser útiles para el tratamiento de enfermedades en el futuro. Por ello, hoy en día, se sigue estudiando sobre muestras donadas de cordón umbilical, con el consentimiento de los progenitores, para seguir avanzando en el campo de la medicina. Otra razón más, para donar.

Cómo salvar una vida, proceso de donación del cordón umbilical

Determinadas enfermedades que afectan a las sangre y que son potencialmente mortales, solamente se curan con la donación de células de la sangre, como es el caso de la donación de médula ósea, como seguramente todos hemos oído hablar. Tras el diagnostico de este tipo de enfermedades, lo prioritario es encontrar un donante compatible, primeramente entre los familiares más directos. Sin embargo, el éxito ocurre solamente en un 30% de los casos. Después, se intenta encontrar un donante compatible en los bancos de donación a nivel estatal y mundial que existen para estos casos. Personas que deciden voluntariamente ser donantes de médula. Desde que se descubrieron los beneficios del cordón umbilical, se crearon también bancos de cordón, por medio de la donación altruista y pública. De manera que estén disponibles para el trasplante de cualquier enfermo compatible que lo necesite.

Cualquier mujer sana, con un embarazo y parto normal, puede ser donanteCualquier mujer sana, con un embarazo y parto normal, puede ser donante

Cualquier mujer sana, con un embarazo y parto normal, puede ser donante. Para asegurase se realizará un estudio de sangre a la madres para descartar cualquier proceso infeccioso que pudiera ser transmisible a la sangre del cordón o enfermedades hematológicas. Durante el embarazo, se debe comunicar a los médicos el deseo de donar. Ellos pondrán en contacto a los progenitores con los Bancos de Sangre de Cordón existentes en el país. Previamente deberá firmar un consentimiento. La técnica no es dolorosa ni para el feto ni para la madre y se realiza tras el parto, después de la sección del cordón umbilical. Es preciso realizar una punción en cordón umbilical mientras la placenta está todavía en el útero. Posteriormente se recoge recolecta la sangre contenida en el cordón en una bolsa específica para ello. Por último, la sangre se crio conserva hasta su uso.

Las donaciones son anónimas y todo queda registrado de forma codificada, pasando a formar parte de la base de datos, todo de manera confidencial. Los padres no reciben ningún tipo de compensación por la donación, ya que al igual que el resto de las donaciones, se considera en España un acto altruista. La sangre del cordón se utilizará para un trasplante a cualquier persona anónima que lo necesite, sin otra consideración que la compatibilidad.

Artículos recomendados