Menú
¿Qué es bueno para el reumatismo?

REUMA

¿Qué es bueno para el reumatismo?

Hay muchas personas que sufren de reumatismo, por eso siempre es bueno saber qué es lo que le va bien para mejorar.

Ángela Ruiz Martínez

El término reumatismo, aunque todavía se usa de forma coloquial ya no se emplea en el lenguaje médico. Podemos decir que no hay ningún trastorno que se denomine simplemente reumatismo. Este término tradicional cubre muchos problemas diferentes. Como sinónimo se utiliza la palabra reuma.

Aclarado esto, el uso de estas palabras está relacionado con el conjunto de enfermedades que suelen provocar alteraciones, inflamación y/o degeneración de los tejidos que forman los músculos, las articulaciones y los tendones. Esto se materializa normalmente con dolor, rigidez y limitación de los movimientos. Estas dolencia suelen estar relacionadas, entre otras, con la falta de ejercicio físico, el estrés, una mala alimentación, con disfunciones del metabolismo o una deficiente actividad glandular o nerviosa.

Remedios caseros

Entre los remedios populares está el de poner en contacto directo con la piel algunos metales, por ejemplo, cobre o plata. Son muchos los que aconsejan usar una pulsera de uno de estos metales y colocarlo en la muñeca o en el antebrazo. Otros consejos relacionados con la alimentación ayudarán a mejorar esta dolencia. En primer lugar, es muy importante mantener un peso adecuado. Esta es la base de todos estos consejos sobre una buena alimentación que se deben seguir:

- Ingerir alimentos con poca grasa, es decir, reducir su consumo.

- Lo mismo ocurre con la sal, debemos reducirla de nuestra dieta.

- Evitar el azúcar añadido en los alimentos.

Es muy importante mantener un peso adecuadoEs muy importante mantener un peso adecuado

Entre los remedios populares más extendidos que parece ayudar a mejorar el reumatismo o reuma, encontramos uno que recomienda hacer un zumo con una naranja, un apio, una ramita de perejil, un diente de ajo y media cebolla morada. Es preferible tomarlo sin colar y si es posible en el desayuno. Otro también extendido es poner a cocer flores del laurel y hojas de saúco, el caldo resultante lo aplicaremos en las zonas con dolor.

En la misma línea, echar en bastante agua, hojas de eucalipto, ramas de pino y romero, poner a cocer y con el resultado envolver las zonas afectadas, parece que el efecto es mayor si se utiliza cuando aún está templado. Algo parecido ocurre con las hojas de las ortigas, para muchos, este remedio casero, alivia considerablemente los síntomas de esta dolencia. Habría que hervir las hojas y aplicar esa agua tibia en las zonas afectadas.

El calcio y la vitamina C

Ambos están íntimamente relacionados, ya que uno necesita del otro para poder cumplir con sus funciones. El calcio es un mineral muy importante para el organismo ya que favorece la formación de estructuras e interviene en muchos procesos metabólicos, por ejemplo, la contracción muscular. Es fundamental para conservar la flexibilidad de las articulaciones, directamente relacionada con el reuma o reumatismo.

Solo un 30% aproximadamente del calcio que ingerimos es absorbido, pero podemos potenciar esto con la ayuda del ácido que contiene la vitamina C. Si combinamos alimentos ricos en calcio con frutas que contienen ácido ascórbico y ácido cítrico aprovecharemos este mineral. Añadiendo queso, tomate, nueces, naranja o pimiento a la ensalada conseguiremos una mezcla ideal en nuestra dieta. Con estos pequeños trucos aprovecharemos mejor los nutrientes de los alimentos y al mismo tiempo obtendremos una rica mezcla de sabores.

El malvavisco

Son muchos los que recomiendan su uso para aliviar las dolencias que nos ocupan. Es una planta que se cultiva desde la antigüedad por sus propiedades medicinales. Una de las propiedades a destacar del malvavisco es su poder antiinflamatorio y es un calmante por excelencia. En uso externo se emplean cataplasmas de las raíces del malvavisco, que se colocarán sobre la zona afectada.

Para ello, se recomienda verter una cucharada de flores y hojas secas de malvavisco en un vaso de agua hirviendo, colar, dejar reposar unos minutos y beber todavía caliente. Algunas personas endulzan este remedio con miel, aunque, eso sí, debe administrarse con prudencia y bajo control médico a las personas con diabetes pues puede interferir en la absorción de los azúcares. A parte de para paliar los síntomas del reumatismo, esta planta se utiliza, entre otros, para evitar la aparición de hematomas, para tratar quemaduras, ayudar a cicatrizar heridas y aliviar dolores por esguinces o luxaciones.

La lechuga en forma de cataplasma caliente constituye un buen emoliente en las inflamacionesLa lechuga en forma de cataplasma caliente constituye un buen emoliente en las inflamaciones

La manzanilla

Son muchos los beneficios que contiene esta hierva tanto en su uso interno como externo. La manzanilla o camomila es una hierba que cuenta con distintas variedades, entre las que dos de ellas contienen excelentes propiedades medicinales para mejorar la salud de nuestro organismo.

Las infusiones de esta planta son empleadas tanto para tomarlas como bebida, como para aplicarlas sobre la piel o en el cabello. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas, la manzanilla es una hierba muy buena para curar afecciones o dolencias de distinto tipo. Es ideal para reducir los dolores articulares y/o musculares y, por lo tanto, para tratar el reuma o reumatismo, la artrosis, la ciática, etc.

La lechuga

La lechuga tiene un alto exceso alcalino y también actúa como neutralizador de ácidos, benéfico en los males que resultan de demasiada acidez de la sangre o los tumores y, por eso, es una planta muy útil contra el reumatismo, la artritis, la gota, la acidosis, la diabetes, entre otros. También es buena para disminuir los nervios y el insomnio. Ya hemos comentado anteriormente que el estrés es otro de los factores que afecta directamente al reumatismo y, por lo tanto, es otro motivo por lo que ingerir este alimento ayudará a contrarrestar esta enfermedad.

Contiene mucha vitamina C también, sobre todo en las hojas más verdes, las más externas. Compuesta en un 94% de agua tiene un gran aporte de potasio, calcio y fósforo. Por sus cualidades analgésicas también es muy aconsejable su consumo como mitigante del dolor. Su consumo es muy sencillo ya que es un vegetal que no necesita cocción ya que esto restaría sus propiedades, lo ideal es tomarla cruda. Como apunte, añadir su gran riqueza en hierro por lo que nos ayudará a combatir la fatiga. Por otra parte, la lechuga en forma de cataplasma caliente constituye un buen emoliente en las inflamaciones y un eficaz calmante. Hervida durante 10 minutos y aplicada con una pequeña cantidad de aceite de oliva.

Estos son algunos de los remedios más sencillos para combatir el reuma o reumatismo. Debes tener en cuenta que no es necesario sufrirlo para aplicar estos remedios sino que te recomendamos hacerlo desde una edad temprana ya que como se dice es mejor prevenir que curar.

Artículos recomendados