Menú
Qué es la neurosis obsesiva

TRASTORNOS DEL PENSAMIENTO

Qué es la neurosis obsesiva

Muchas personas padecen neurosis obsesiva pero no todo el mundo sabe en qué consiste exactamente.

Sara Poyo Lorenzo

Antiguamente, se hablaba de la neurosis obsesiva a lo que ahora se le suele trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). Ese nombre venía del psicoanálisis y terminó cayendo en desuso. Hacía referencia a un trastorno en el sistema nervioso sin que hubiese una causa objetivamente identificada. Las principales características que diferenciaban la neurosis obsesiva de la psicosis es que la persona es consciente de que tiene un problema y lo reconoce. Sin embargo no sabe cómo hacerle frente, como pararlo.

Las neurosis obsesivas son obsesiones irracionales, exageradas y repetitivas que la persona reconoce tenerLas neurosis obsesivas son obsesiones irracionales, exageradas y repetitivas que la persona reconoce tener

¿Qué son? Las neurosis obsesivas son obsesiones irracionales, exageradas y repetitivas que la persona reconoce tener y no poder hacer nada por evitarlas. Son molestas y el paciente quiere eliminarlas aunque no tiene éxito en sus intentos. Aunque la mayoría de la gente habla de las neurosis obsesivas como si fuesen sinónimas del TOC lo cierto es que son diferentes. Las neurosis harían principalmente referencias a esos pensamientos repetitivos y molestos que pueden aparecer en un gran rango de trastornos (no solamente en los TOC), sobre todo los que se engloban dentro de los llamados trastornos de ansiedad. Por otro lado, en el trastorno obsesivo compulsivo aparte de sufrir obsesiones, la persona realiza también compulsiones con el objetivo de eliminar la ansiedad y angustia que padece a través de un acto que repite como si de un ritual se tratase. Aunque la persona reconoce que sus compulsiones no son normales no puede hacer nada por evitarlos. En conclusión, los dos son discapacitantes y un lastre para la vida de la persona. Normalmente vienen juntos, por eso en los manuales diagnósticos suelen considerarlos únicamente como trastorno obsesivo-compulsivo.

Síntomas de la neurosis obsesivo compulsiva

1) Repetición sistemática de una o varias obsesiones que angustian al paciente y que intenta suprimir sin éxito. Las obsesiones pueden distinguirse en tres tipos según su contenido.

-Obsesiones relacionadas con fobias o miedos a determinadas cosas. Dentro de esta categoría son típicas las obsesiones por las enfermedades o de contaminación.

-Obsesión compulsiva. En ellas la persona tiene miedo de realizar algún tipo de acción que considere inmoral o que vaya en contra de sus principios. Por ejemplo, una persona muy católica puede tener miedo a realizar actos sexuales o una madre puede temer atacar a sus hijos.

-Obsesión ideativa. A la persona están continuamente rondándole ideas de tipo intelectual, dudas sobre la existencia, religiosidad, el sentido de la vida, etc.

2) Aparición de compulsiones con el objetivo de intentar paliar o eliminar las obsesiones que se tienen. Estas compulsiones se tratan de actos físicos o mentales repetitivos que hace cuando aparece la obsesión que le genera ansiedad, también se pueden para prevenir su aparición cuando la persona sospecha que hay algo que podría desencadenarse la obsesión.

Normalmente las compulsiones suelen ser exteriorizadas como comprobar continuamente las cosas (¿he dejado encendido el gas? ¿he hecho bien el nudo? ¿tengo las llaves?). También pueden ser rituales de conteo que tienen que ver con el "llamado pensamiento mágico", es decir, conectar dos cosas que no están para nada relacionadas y que no tienen nada que ver la una con la otra, sin embargo la persona lo hace igualmente. Por ejemplo, contar hasta 25 antes de pasar por debajo de una puerta o repetirse un recitado interior.

3) Estas obsesiones y compulsiones son reconocidas por el paciente como molestas y le gustaría librarse de ellas pero no puede evitarlas, produciendo un deterioro significativo en la vida de la persona. Además, pasa al menos una hora al día con estos pensamientos y comportamientos. Tampoco le producen ningún tipo de satisfacción aparte de un pequeño alivio momentáneo de la ansiedad.

4) Por último, los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo no puede explicarse mejor por la presencia de otra enfermedad o trastorno, aunque en el caso de la neurosis si puede aparecer por separado pero con el tiempo la mayoría acaban convirtiéndose en TOC.

¿Cuál es la causa?

No se sabe con certeza pero las teorías actuales defienden que es una mezcla de factores biológicos y psicodinámicos. De forma que varios estudios dicen que existe una predisposición biológica consistente en anormalidades en los ganglios basales y menos concentración de sustancia gris en algunos giros cerebrales. Por otro lado, los factores psicosociales también influyen en la aparición y evolución del trastorno.

El tratamiento de las neurosis obsesivas

Es prácticamente el mismo que para el TOC y existen muchos enfoques desde los que tratarlo. El elegido dependerá del peso que tenga las compulsiones y obsesiones en el paciente. Por ejemplo si en la persona predomina las obsesiones incapacitantes la medicación y la terapia cognitivo-conductual le vendran bien, sin embargo otra persona que tenga un predominio de los rituales le puede venir mejor una terapia de corte conductista. De todos modos, tiene que ser el psiquiatra o el psicólogo el que determine la terapia a la hora de hacerle el diagnóstico. A continuación dejamos las terapias de elección para el TOC, pueden combinarse entre ellas dependiendo del caso.

Tiene que ser el psiquiatra o el psicólogo el que determine la terapia a la hora de hacerle el diagnósticoTiene que ser el psiquiatra o el psicólogo el que determine la terapia a la hora de hacerle el diagnóstico

-Psicofármacos. El más utilizado por excelencia es la clomipramina, un antidepresivo tricíclico que influyen sobre el neurotransmisor serotonina. Con su toma el 80% de los pacientes suelen notar mejoría aunque no en la misma medida para todos.

-Psicoterapia conductual, concretamente la exposición con prevención de respuestas. Altamente eficaz para personas con compulsiones. La lógica está en que se expone al paciente al estímulo/situación que le genera ansiedad pero después se le impide que haga el ritual que le alivia con ayuda terapéutica. Al principio, el paciente imagina la exposición para en un futuro exponerse de verdad. También se comienza con estímulos débiles y según se van superando se pasan a otros más anxiógenos. Es una terapia muy exitosa y duradera a largo plazo cuando se completa, pero para ello se necesita alta motivación en el paciente , que reconozca su problema y quiera terminar con él, y obviamente un psicólogo cualificado.

-Terapia cognitiva. En este tipo de terapia se parte de la idea de que las preocupaciones e ideas irracionales que tiene la persona no son el problema en sí (ya que todos podemos experimentarlas de vez en cuando) si no la valoración que se le atribuye, creyéndolas ciertas.

Finalmente, si te sientes identificado con los síntomas y sospechas que tienes obsesiones continuamente acude a un psicólogo que pueda orientarte y enviarte a un psiquiatra si lo ve necesario, ya que no todos los casos de TOC necesitan de psicofármacos.

Artículos recomendados