Menú
Qué es un eccema y cómo tratarlo
ECCEMAS

Qué es un eccema y cómo tratarlo

Un eccema es un problema de la piel que conlleva a la inflamación y que se caracteriza por un intenso picor o malestar.

Sandra Ramírez Cherbuy

¿Qué es un eccema?

Con los nombres de eccema, eczema o dermatitis eccematosa se conocen a los problemas en la piel que conllevan la inflamación de este. Se caracteriza por un intenso picor y malestar.

Se puede presentar de múltiples formas, como manchas rojas, piel muy seca y ampollas. El problema de lo eccemas es que si no se trata de manera correcta y no se controla puede esparcirse por otras partes del cuerpo.

Los eccemas son más frecuentes en niños que en adultos, pero es muy molesto para cualquier edad. Es un malestar que suele ser más común en personas que viven en la ciudad debido a la exposición de gases que en ellas hay. Aun así, no es contagiosos y tiene fácil solución si se trata de la manera correcta y no se deja llevar por el picor, pues lo peor que se puede hacer es rascarse.

Y es que cuando padecemos de eccemas nuestra piel deja pasar sustancias externas a la piel que son las que producen ese picor, inflamación y malestar. Los eccemas se caracterizan por aparecer de manera repentina en la piel una especie de manchas rojizas y descamativas.

Para tratar correctamente los eccemas lo primero que tenemos que hacer es acudir a un dermatólogo que nos ayude a encontrar aquella sustancia que nos irrita la piel y poder proteger nuestra piel de ella.

¿Por qué se origina?

Como hemos señalado arriba el contacto con gases tóxicos de la ciudad puede hacer que padezcamos de eccemas, pero por lo general esto viene debido a problemas en la piel como las alergias y el estar en contacto con sustancias que la irritan.

Existen varios tipos de eccema que pueden salir en tu pielExisten varios tipos de eccema que pueden salir en tu piel

Según el origen del eccema podemos encontrar tres tipos:

Eccema atópico: Este tipo de eccema se caracteriza por presentar costras en la piel que se inflaman y producen quemazón y malestar. Suelen estar asociadas al asma, la rinitis y la urticaria.

Eccema de contacto: Este tipo de problema suele estar causando por el contacto con sustancias que son perjudiciales para nuestras piel debido a que hemos desarrollado alguna alergia, por ejemplo.

En el eccema de contacto suelen aparecen placas rojizas que parecen escamas. Esta alergia puede desarrollarse con los años, no tiene que ser inmediata.

En este caso el eccema se desarrolla solo en la zona con la que ha entrado en contacto con la sustancia que la irrita y en algunas ocasiones se origina debido a una respuesta inmunológica del propio organismo, por lo que no supone un problema a la hora de tratarla, de ahí el picor y el escozor.

Los jabones, perfumes y los productos químicos como la lejía, son los que más problemas en la piel causan.

Eccema seborreico: Este es un tipo de problema en la piel más especial y que tiene consecuencias diferentes en bebés y adultos. Este eccema produce una lesión enrojecida sobre las que encontramos unas escamas amarillentas y oleosas.

En niños se desarrolla durante los tres primeros meses de vida y afecta sobre todo al cuero cabelludo y la zona del pañal. En adultos, los eccemas los encontramos en la cara, el cuero cabelludo y las orejas.

Cómo prevenir los eccemas y aliviar los síntomas

Para disminuir la aparición de eccemas y de otros problemas en la piel lo primero que tenemos que hacer es cuidarla. De esta manera, deberemos evitar que la piel entre en contacto con todas aquellas sustancias que provoquen malestar e irritación como el maquillaje o los productos de limpieza. Lo ideal es que utilicemos jabones suaves y sin perfume y no utilizar agua muy caliente a la hora de bañarse. Para la limpieza podemos utilizar guantes para no tener que entrar en contacto con esas sustancias.

Los eccemas se pueden prevenir y aliviar los síntomas con algunos remediosLos eccemas se pueden prevenir y aliviar los síntomas con algunos remedios

Por otro lado, si el eccema ya ha aparecido y lo que queremos es aliviar los síntomas debemos evitar actividades que nos hagan sudar como el deporte ya que esto aumentará la irritación de la piel. Mantén la piel hidratada aplicando lociones hipoalergénicas al menos dos veces al día.

Por último, y muy importante, no te rasques, ya que eso puede hacer que el eccema se expanda a otras partes del cuerpo.

Tratamiento del eccema

Lo primero que se trata en la aparición del eccema es la inflamación y la secadez. Los médicos para esto suelen recetar cremas que hidratan y humedecen la piel.

Además de esto, a los pacientes también se les suele recetar corticoesteroides (que se tomarán durante un corto período de tiempo que se decidirá según la zona y el tipo de eccema), antistamínicos y hasta antibióticos en caso de infección bacteriana.

Como el sudor y el estrés son contraproducentes para los eccemas lo ideal es bañarse inmediatamente después de hacer ejercicios y reducir los nervios para no afectar más al problema.

Por último, es muy importante evitar el contacto con aquellos productos o sustancias irritantes hasta que se diagnostique el problema en la piel y tengamos la recomendación del médico.

Artículos recomendados