Menú
Qué es y cómo se produce un ahogamiento secundario

AHOGAMIENTOS

Qué es y cómo se produce un ahogamiento secundario

Es necesario conocer qué es y cómo se produce el ahogamiento secundario o ahogamiento seco para poder evitarlo.

Sergio Gallego Uvero

Por desgracia y a pesar de las numerosas advertencias que se escuchan durante estos días en los medios de comunicación, es raro el verano en el que no se da la fatídica noticia de que un niño ha fallecido ahogado ya sea en la piscina o en la playa a causa de diferentes tipos de descuidos.

En la mayoría de los casos el menor muere ahogado sin que nada se pueda hacer por salvar su vida. El ahogamiento secundario es una afección que se suele dar poco y que no es muy conocida por la mayoría de la sociedad ya que prácticamente la desconoce. Sin embargo es importante saber actuar ante estos hechos ya que se pueden llegar a salvar muchas vidas de menores que han sufrido un pequeño ahogamiento en el agua. Acto seguido te explico en qué consiste dicho ahogamiento y la forma en la que debes actuar para salvar al pequeño que ha sufrido dicho accidente en el agua.

El ahogamiento secundario es una afección que se suele dar pocoEl ahogamiento secundario es una afección que se suele dar poco

¿En qué consiste el ahogamiento secundario?

En primer lugar hay que explicar muy claramente el término de ahogamiento secundario (también conocido como ahogamiento seco) ya que son muchos los padres que no saben en qué consiste este hecho tan peligroso. Cuando se habla de ahogamiento secundario se hace referencia a una situación en la que un niño sufre un casi ahogamiento entrando agua en sus pulmones. Este agua ingerida puede llegar a encharcar todos los pulmones. Tras el gran susto que ha supuesto para los padres y unas buenas maniobras de reanimación por parte de las personas indicadas para ello, el pequeño aparentemente se encuentra en perfecto estado y puede irse a su casa sin más. Pero tras el paso de unas horas o incluso tras 72 horas, el niño empieza a tener problemas en los pulmones y a mostrar una serie de síntomas como:

- Cierta dificultad para poder respirar.

- Una tos intensa.

- Cansancio y agotamiento.

- Pérdida de memoria.

Estos síntomas tan claros y evidentes se deben a que el agua que ha tragado el menor y que entrado en los pulmones llega hasta el fondo de los mismos provocando una irritación anormal. Como ya te he comentado unas líneas más arriba, este hecho ocurre al producirse un casi ahogamiento ya sea en una piscina o en la playa.

El ahogamiento secundario es más serio de lo que pueda parecer en un principioEl ahogamiento secundario es más serio de lo que pueda parecer en un principio

¿Qué hacer ante el ahogamiento secundario?

Si observas estos síntomas en tu hijo después de haber tragado mucha agua tras casi ahogarse, es muy importante que acudas al hospital ya que debe ser tratado lo más pronto posible para evitar males mayores. No debes acostar al niño pensando que está cansado de todo el día ya que su salud podría empeorar gravemente y poner en peligro su vida. En tal caso deberá permanecer en observación unas horas hasta que los síntomas hayan desaparecido completamente y el médico observe a ciencia cierta que ya no hay peligro para el menor. En el caso de que el pequeño haya tenido que ser reanimado tras hundirse unos segundos en el agua, el médico debe valorar su estado y comprobar que todo está bien para evitar un empeoramiento del pequeño.

Como puedes ver el ahogamiento secundario es más serio de lo que pueda parecer en un principio, por lo que hay que estar pendiente en todo momento del estado del pequeño que ha sufrido un percance en el agua. El simple hecho de llevarle al hospital a tiempo puede salvarle la vida al niño. En todo caso es bastante importante no perder de vista al niño todo el tiempo que esté en el agua y estar pendiente en todo momento de él y de esta forma evitar futuros problemas.

Artículos recomendados