Menú
6 secretos para cuidar la piel atópica

CUIDADO DE LA PIEL

6 secretos para cuidar la piel atópica

Descubre 6 secretos para cuidar la piel atópica y que de este modo tengas una piel bien tratada todo el tiempo.

Marta Cabrera Benito

Cuando hablamos de piel atópica nos referimos a una enfermedad que la piel que pueden tener todas las personas, independientemente de su edad, y que se caracteriza por la aparición de pequeñas lesiones en la piel de distintas partes del cuerpo. Sí que es verdad que hay factores, como el lugar donde se vive o la genética, que pueden favorecer tener piel atópica, pero no se tiene certeza de que haya unas causas específicas que la causen. Esto no quita para restarle importancia a esta enfermedad cutánea. Para muchas personas, las lesiones que ésta provoca pueden resultar molestas por la estética que provocan.

Aun así, la piel atópica tiene distintas formas de ser combatida. Para ello, habrá que saber que algunos trucos que nos pueden ayudar a disminuir las lesiones que nos han aparecido de la piel y, con ellas, los síntomas tan molestos que provocan. Algunos de estos son la picazón, la hinchazón y el enrojecimiento continuos por la reacción que ha aparecido en nuestra piel.

La piel atópica necesita un cuidado mayor que cualquier otra pielLa piel atópica necesita un cuidado mayor que cualquier otra piel

6 secretos para cuidar la piel atópica

La piel atópica necesita un cuidado mayor que cualquier otra piel ya que, aunque sepamos que hay algunos factores que la puede provocar, no se sabe la causa clara y siempre vamos a querer mostrar una piel lo más sana posible. Debemos de tener cuidado con los remedios que utilizamos para combatir sus lesiones. No todos son igual de aptos ni tendrán el resultado que buscamos, además será importante no abusar de los tratamientos que nos pongan. Por ello, siempre que tengamos alguna duda, será necesario acudir a un dermatólogo que pueda aclararnos todas aquellas dudas que nos surjan.

1. Utilizar ropa de algodón

Hoy en día, hay mucha ropa de la que denominamos "low cost" que está fabricada con materiales artificiales que pueden provocar una reacción en nuestra piel. Muchas veces, estos tejidos son tratados con químicos que no favorecen la buena salud de ésta. Es por ello que, en caso de que tengas ya una lesión o seas propenso, utilices tejidos naturales, como puede ser el algodón, para evitar este tipo de reacciones tan incómodas.

2. Cuidado con los químicos

Volviendo a lo tratado en el primer punto, ya no hay que tener cuidado con los materiales de los que está compuesta nuestra ropa, sino con aquellos productos que utilizamos para lavarla. Hay veces que las lejías o detergentes son demasiado agresivos para nuestra piel y, por lo tanto, debemos moderar o suspender su uso. Para ello, existen productos para limpiar la ropa que no producen ningún tipo de reacción en la piel por la composición que tienen. Sí que es verdad que su precio es superior, pero la mejora de nuestra piel afectada será notable. Esto también puede ser aplicado a los productos que utilizamos para nuestra higiene diaria.

Uno de los síntomas de la piel atópica es la picazón que provocan las lesiones cutáneasUno de los síntomas de la piel atópica es la picazón que provocan las lesiones cutáneas

3. Más mar y menos piscina

De sobra son sabidas las buenas propiedades que tiene el agua del mar en muchos aspectos. En este caso, nos centraremos en la ayuda que supone para la piel atópica y sus lesiones por sus propiedades antisépticas. Por otra parte, tiene una gran cantidad de minerales que ayudan a regenerar la piel y a mejorar su hidratación. Por el contrario, el agua de la piscina, dependiendo de la cantidad de cloro y de cómo afecte éste a nuestra piel, puede ser la causa de las distintas lesiones que aparezcan en ésta después de haber estado en contacto con este químico.

4. Ten las uñas cortadas

Como ya hemos dicho al principio, uno de los síntomas de la piel atópica es la picazón que provocan las lesiones cutáneas. Por ello, ya que, aunque se intente será inevitable rascarse al sentir picor, será recomendable no tener las uñas largas para que no se agrave la lesión.

5. Huir de la ropa apretada

Cuando llevamos la ropa demasiado ajustada, es posible que, por el continuo roce que ésta provoca, aparezcan más lesiones por la continua lesión de la piel. No es necesario que utilicemos una ropa ampliamente holgada, bastará con que deje que nuestra piel no se sienta presionada y, además, no ir tan apretados ayudará a la transpiración evitando que se cree una sensación humedad constante que favorezca una lesión de piel atópica.

6. Secarse con pequeños toques

Cuando tenemos la piel humedecida, solemos secarnos con una toalla o cualquier otro tejido frotándola. Esto, en muchas ocasiones puede provocar abrasión en nuestra superficie cutánea ya que, en el caso de que se padezca piel atópica, no estará preparada para soportar ese roce. Por ello, es recomendable que, a la hora de secarnos lo hagamos con pequeños toques o golpes en la piel de manera que, paulatinamente, se vaya absorbiendo la humedad.

Artículos recomendados