Menú
Señales que te advierten de que puedes tener una enfermedad hepática

HÍGADO

Señales que te advierten de que puedes tener una enfermedad hepática

Es posible que sientas las señales que te pueden indicar que padeces alguna de estas enfermedades hepáticas.

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

¿Sabes cuál es el órgano interno y la glándula más grandes del cuerpo humano? Si pensaste en el hígado, estás en lo cierto. En un adulto, su hígado puede ser tan grande como un balón de fútbol. Tiene muchas funciones importantes, pero tres de las más importantes son: la producción de bilis, ayudar con la digestión, limpiar las toxinas del suministro de sangre y el almacenamiento de glucosa para poder usarla en el momento que se necesita energía.

Cuando algo va mal en esta zona del cuerpo, es posible que sufras una enfermedad del hígado, es decir, una enfermedad hepática. Descubre algunas señales de advertencia que debes tener en cuenta porque serían, la alarma suficiente para que acudas al médico lo antes posible.

Hay diferentes tipos de hepatitis que afectan al hígadoHay diferentes tipos de hepatitis que afectan al hígado

Hepatitis

Hay diferentes tipos de hepatitis que afectan al hígado. Los tres tipos más importantes son la hepatitis A, B y C. Puede contraer hepatitis A al comer alimentos o agua infectada. La hepatitis B generalmente se transmite a través del contacto sexual con una persona infectada, pero también se puede contraer con una aguja no esterilizada. La hepatitis C se contagia al estar en contacto directo con la sangre de una persona infectada.

Las primeras señales de hepatitis pueden ser síntomas leves, similares a la gripe como fatiga, falta de hambre, vómitos y pérdida de peso. Si los síntomas empeoran, pueden aparecer mareos, problemas de circulación y una orina oscura.

El tratamiento de la hepatitis A y B consiste principalmente en reposo con una dieta alta en proteínas y carbohidratos. El interferón a veces se prescribe para pacientes con las variantes B y C. Como el hígado está inflamado, el objetivo del tratamiento es darle la oportunidad de recuperarse y comenzar a funcionar de nuevo.

Puedes tener la enfermedad del hígado graso

Esta enfermedad no tiene nada que ver con demasiado alcohol. Esto puede indizar que tienes una dieta poco saludable y que se ha acumulado demasiada grasa en tu hígado. Un hígado normal y saludable casi no tiene grasa. Esto, parece que ocurre demasiado a menudo en las personas de nuestra sociedad por culpa de la mala alimentación. Es necesario descubrir cómo son las primeras etapas de esta enfermedad para evitar problemas futuros.

Si no se trata, esto puede provocar cirrosis hepática, ataque cardíaco o derrame cerebral. Las primeras señales pueden ser molestias y dolor debajo de las costillas, pero a veces los síntomas no son tan obvios. El tratamiento generalmente es tan simple como comer bien y dormir lo suficiente. Existen investigaciones que muestran que la irregularidad o falta de sueño causa estragos en la función hepática. Los cambios de estilo de vida relacionados con la dieta y el ejercicio también son esenciales a tener en cuenta.

Puedes tener ictericia

Una señal de advertencia clásica de que hay una enfermedad hepática es la coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos. Esto sucede cuando se acumula un cierto tipo de bilis (bilirrubina) que normalmente se elimina en el hígado y colorea la piel. Cuando esto ocurre hay que acudir rápidamente al médico.

Si te sientes cansado y agotado de forma extrema, también puede ser que haya un problema en tu hígadoSi te sientes cansado y agotado de forma extrema, también puede ser que haya un problema en tu hígado

La orina más oscura

La orina más oscura puede ser el resultado de la medicación o la falta de ingesta de líquidos. Pero cuando el color es mucho más oscuro de lo normal y tienes heces blancas, esto puede ser un indicador de que tu hígado está enfermo. En este caso, será importante buscar atención médica urgente, ya que puede indicar que la función hepática se ha visto gravemente dañada.

Tener cansancio extremo

Si te sientes cansado y agotado de forma extrema, también puede ser que haya un problema en tu hígado. Cuando el hígado no puede desintoxicar la sangre de forma suficiente, uno de los métodos más utilizados por los médicos es evaluar si esa fatiga se debe a una enfermedad hepática. Se evalúa cómo la fatiga afecta las actividades físicas y mentales.

Artículos recomendados