Menú
Ser feliz o no serlo; es tu elección

FELICIDAD

Ser feliz o no serlo; es tu elección

Para poder mejorar tu salud mental es importante que elijas ser feliz, ¿realmente es una elección?

Mª José Roldán Prieto Mª José Roldán Prieto Psicopedadoga experta en aprendizaje y salud

Tu salud mental depende mucho de cómo entiendas la vida y lo que quieres de ella. Si anhelas la felicidad a toda costa, es probable que a la larga te resientas y tu felicidad simplemente, no exista. La felicidad es tu elección y sale de dentro de ti, por lo que solo tú tienes el poder de vivirla y de que tu salud mental permanezca estable o inestable.

Quizá la mayoría de los días te sientes enfadado, con ansiedad, deprimido o apático. Quizá también experimentes cambios de humor que te descolocan y no sabes cómo reaccionar en la mayoría de ocasiones. Puedes recordar momentos en los que eras feliz pero te parecen lejanos y las circunstancias de la vida actuales parece que solo te están poniendo la zancadilla una y otra vez.

Pero, ¿y si te dijera que tú puedes elegir tu propia felicidad? ¿Y que es más fácil de lo que te piensas? Tu salud mental puede verse fortalecida y que tu vida, gane por todas partes. Tu felicidad y tu salud mental están a la vuelta de la esquina, ¿vas a buscarla?

Tu salud mental depende mucho de cómo entiendas la vida y lo que quieres de ellaTu salud mental depende mucho de cómo entiendas la vida y lo que quieres de ella

La felicidad no es una idea, es una experiencia

La felicidad no es nada que puedas tocar con las manos, es una experiencia que vives, que disfrutar en tu día a día. No se encuentra la felicidad cuando consigas una cosa u otra, la felicidad debes sentirla en el camino, no en la meta. Pero, ¿cómo puedes elegir ser feliz cuando alguien te ha tratado tan mal, cuando las circunstancias van más allá de tu control y solo sientes dolor físico o emocional? Muchos se sienten así.

El concepto de felicidad es muy relativa en el mundo. Cada año, la Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible de la ONU publica el Informe de Felicidad Mundial. Esto mide la felicidad general de diferentes países. El informe de 2018 encuentra que los residentes en Finlandia ocupan el primer lugar, mientras que los residentes en los Estados Unidos están muy por detrás en el puesto 18. A pesar del hecho de que los ingresos de los estadounidenses se han más que duplicado desde 1972, ni siquiera están en el top 10 de los países más felices... ¿quizá dan más valor al dinero que a la felicidad?

Más dinero no significa más felicidad: la paradoja de Easterlin

Aunque se consiga más dinero, no significa que exista un aumento de felicidad. Esta disparidad entre el ingreso y la felicidad se llama la paradoja de Easterlin. ¿Tienes dinero pero eres infeliz? Esta paradoja puede ayudarte a comprender qué es la felicidad. Resolver este dilema parece complejo: después de todo, es una paradoja. Sin embargo, la respuesta es mucho más simple de lo que cabría esperar: la felicidad es una elección. Es tan simple como elegir la felicidad

La felicidad es un estado del ser que puedes aprovecharLa felicidad es un estado del ser que puedes aprovechar

La felicidad es un estado del ser que puedes aprovechar, como cuando un corredor toma aire con sus pulmones. Cada inhalación es esencial, y con cada inhalación, la exhalación debe seguir. Si la felicidad es un estado del ser, entonces podrías decir que la felicidad es simplemente una experiencia o un conjunto de experiencias.

La felicidad es el acto de encontrar alegría en las experiencias cotidianas con otras personas. Las comunidades de personas que se apoyan los unos a los otros, que comparten el valor de la generosidad, el valor del amor, un amor que no espera nada a cambio, son los más felices. Es por eso que, según el Informe Mundial de la Felicidad, las redes de generosidad y apoyo social son dos factores clave que conducen a la felicidad. 

Cada segundo que estás vivo y consciente, que tienes salud... entonces tienes opciones para hacer, puedes elegir cómo tiene que ser tu vida.  Cada día de tu existencia consciente puedes elegir apoyar a otros, aceptar su apoyo, participar en actividades que son buenas para ti. Todos estos actos traerán felicidad. Puedes elegir confiar en los demás y hacer cosas que les ayuden a confiar en ti. Puedes elegir construir la comunidad que te rodea y ser parte de ella.

Artículos recomendados